Ci­neas­ta de la tran­si­ción

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Yenny Cá­ce­res ]

Ri­car­do La­rraín ha muer­to y una par­te de no­so­tros tam­bién. Eso pa­sa cuan­do los ar­tis­tas co­nec­tan con su ge­ne­ra­ción y su tiem­po, y eso es lo que pa­só cuan­do en oc­tu­bre de 1991 se es­tre­nó La fron­te­ra, su de­but co­mo di­rec­tor que coin­ci­día con un país que vol­vía a la de­mo­cra­cia y que se sa­cu­día de sus te­mo­res.

La fron­te­ra era un eco de ese en­tu­sias­mo que su­po­nía el re­gre­so a la de­mo­cra­cia, ese mis­mo es­pí­ri­tu que ca­si al fi­nal de los 90 mu­ta­ría en un país sa­tis­fe­cho de sí mis­mo, arri­bis­ta in­clu­so, que La­rraín qui­so re­tra­tar en la fa­lli­da y am­bi­cio­sa El en­tu­sias­mo. Es­te in­ten­to por ha­cer­se car­go de la reali­dad no era ais­la­do. Su pe­lí­cu­la más per­so­nal y des­co­no­ci­da, el do­cu­men­tal Pa­sos de bai­le, en que en­tre­vis­ta­ba a ga­na­do­res del pro­gra­ma ochen­te­ro Bai­la do­min­go, era un puen­te en­tre el Chi­le de la dic­ta­du­ra y el Chi­le de es­ta de­mo­cra­cia re­cien­te.

Con su ho­nes­ti­dad y sus desa­cier­tos, y sin pro­po­nér­se­lo, Ri­car­do La­rraín se con­vir­tió en el ci­neas­ta de la tran­si­ción. Su ca­rre­ra ter­mi­na­ría un po­co co­mo la tran­si­ción chi- le­na. Con gus­to a po­co, con un gran fra­ca­so co­mo fue El en­tu­sias­mo, tras lo cual La­rraín se re­ple­gó en do­cu­men­ta­les y en te­le­fil­mes sin vol­ver a al­can­zar nun­ca ese pri­mer éxi­to ini­cial.

Y aún así, la par­ti­da de La­rraín ha de­ja­do en evi­den­cia que La fron­te­ra si­gue sien­do un re­fe­ren­te in­elu­di­ble del cine na­cio­nal. No só­lo pu­so a Chi­le de nue­vo en el ma­pa del cine mun­dial, sino que fue una bo­ca­na­da de ai­re fres­co. Re­cuer­do ha­ber­la vis­to en una fun­ción en el ve­rano, en al­gu­nos de esos ex­tin­tos cines de la ca­lle Huér­fa­nos, a sa­la lle­na y un po­co as­fi­xia­da, pe­ro aún así la pe­lí­cu­la era un res­pi­ro y fun­cio­na­ba co­mo una ex­tra­ña for­ma de te­ra­pia co­lec­ti­va. Una ex­pe­rien­cia úni­ca, só­lo com­pa­ra­ble a lo que fue ver años más tar­de Pa­lo­mi­ta blan­ca y Machuca.

La pe­lí­cu­la po­nía en es­ce­na un ros­tro me­nos vi­si­ble de la dic­ta­du­ra, el de los re­le­ga­dos po­lí­ti­cos y los exi­lia­dos, con­cep­tos am­bos, pa­ra los que na­ci­mos y nos cria­mos en ese tiem­po, que eran ca­si teó­ri­cos, le­ja­nos. Esos, que por tan­to tiem­po nos ha­bían ma­cha­ca­do que eran los enemi­gos del país, aho­ra te­nían un ros­tro cer­cano y ami­ga­ble, de un pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas, un ti­po con in­con­fun­di­ble ca­ra de chi­leno, co­mo era Patricio Con­tre­ras. Pe­ro La fron­te­ra tam­bién te­nía otros lo­gros. Era un res­pi­ro tam­bién por esa es­ce­na de se­xo ca­tár­ti­co, con go­zo y sin cul­pa, po­cas ve­ces vis­to en el cine chi­leno —in­clu­so has­ta aho­ra—, en­tre Patricio Con­tre­ras y Glo­ria La­so. Y era enig­má­ti­ca y de­sola­do­ra a la vez por ese pai­sa­je sal­va­je y des­co­no­ci­do —fo­to­gra­fia­do por el gran Héc­tor Ríos—, con un Puer­to Saa­ve­dra mí­ti­co, que ha­bía si­do arra­sa­do por un ma­re­mo­to y que era la me­tá­fo­ra de lo que ha­bía pa­sa­do en el país.

Po­cos han po­di­do re­tra­tar —y fil­mar— la tris­te­za del chi­leno co­mo La­rraín. Só­lo por esa es­ce­na de los hom­bres bai­lan­do so­los en un bar, Ri­car­do La­rraín de­be­ría en­trar con ho­no­res a cual­quier his­to­ria del cine chi­leno. La fron­te­ra re­pre­sen­ta­ba la so­le­dad en que vi­vi­mos los chi­le­nos, una vi­da pro­te­gi­da por una na­tu­ra­le­za agres­te y tan trai­cio­ne­ra co­mo sus mis­mos ha­bi­tan­tes. Esa so­le­dad del sur, de las ca­sas de ma­de­ra, de la llu­via y la hu­me­dad. Una so­le­dad que pe­ne­tra y que ca­la los hue­sos. Por­que más que una pe­lí­cu­la po­lí­ti­ca, La fron­te­ra era una tra­ve­sía per­so­nal, una so­le­dad más exis­ten­cial que fí­si­ca, don­de ese bai­le de los hom­bres so­los era un mo­men­to de cine pu­ro, una epi­fa­nía que po­cos, muy po­cos, lle­gan a fil­mar al­gu­na vez en la vi­da.

SÓ­LO POR ESA ES­CE­NA DE LOS HOM­BRES BAI­LAN­DO SO­LOS EN UN BAR EN “LA FRON­TE­RA”, RI­CAR­DO LA­RRAÍN, QUIEN MU­RIÓ ES­TA SE­MA­NA, DE­BE­RÍA EN­TRAR CON HO­NO­RES A CUAL­QUIER HIS­TO­RIA DEL CINE CHI­LENO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.