Apren­dien­do a APREN­DER

Que Pasa - - EDUCACIÓN. -

Do­cen­tes que de­jen de ser pro­vee­do­res de co­no­ci­mien­to pa­ra ser un medio fa­ci­li­ta­dor de él. Alum­nos co­la­bo­ra­ti­vos, ca­pa­ces de crear con­te­ni­do in­no­va­dor, que tra­ba­jen so­bre in­cer­ti­dum­bres más que so­bre ver­da­des es­ta­ble­ci­das, son al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ten­drán los pro­ta­go­nis­tas de las es­cue­las del ma­ña­na.

Cam­bios en la ma­ne­ra de or­ga­ni­zar las ex­pe­rien­cias de apren­di­za­je, me­to­do­lo­gías di­dác­ti­cas de los do­cen­tes, edu­ca­ción per­so­na­li­za­da, ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo, desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des y com­pe­ten­cias fren­te al sa­ber aca­dé­mi­co y desa­rro­llo de pe­da­go­gías más con­cre­tas, cen­tra­das en la ex­pe­rien­cia más que en la trans­mi­sión de co­no­ci­mien­to del do­cen­te al alumno, son al­gu­nas de las trans­for­ma­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta­rán las es­cue­las en un fu­tu- ro cer­cano, don­de se re­di­se­ña­rá la for­ma de apren­der y en­se­ñar.

Así lo in­di­can las con­clu­sio­nes a las que lle­gó el in­for­me ema­na­do du­ran­te la Cum­bre Mun­dial pa­ra la In­no­va­ción en Edu­ca­ción de la Fun­da­ción Qa­tar ( WI­SE por sus si­glas en in­glés) en 2014. La pre­gun­ta fue, ¿có­mo se­rá la es­cue­la en 2030? Más de 645 ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les par­ti­ci­pa­ron, en­tre ellos Noam Chomsky y Su­ga­ta Mi­tra, pro­fe­sor de la U. de New­castle.

La in­no­va­ción se­rá la cla­ve del fu­tu­ro en la en­se­ñan­za, se­gún sus prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes. De los con­sul­ta­dos, el 93% de ellos es­tá a fa­vor de nue­vos en­fo­ques de en­se­ñan­za y un 83% an­ti­ci­pa un cam­bio ha­cia una edu­ca­ción más per­so­na­li­za­da, don­de el pro­fe­sor se ve­rá co­mo un fa­ci­li­ta­dor de co­no­ci­mien­to.

“El mo­de­lo tra­di­cio­nal de la es­cue­la es­tá en cri­sis”, afir­ma Eu­ge­nio Se­ve­rin, consultor en edu­ca­ción. Su aná­li­sis lo com­ple­men­ta Álvaro Sa­li-

nas, aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Edu­ca­ción de la PUC e in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Es­tu­dios de Po­lí­ti­cas y Prác­ti­cas en Edu­ca­ción ( CEPPE), es­pe­cia­li­za­do en edu­ca­ción y tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción, quien ex­pli­ca que los ni­ños han cam­bia­do y el co­no­ci­mien­to que de­be en­se­ñar la es­cue­la tam­bién se ha trans­for­ma­do, de­bi­do al con­tex­to que plan­tea la so­cie­dad ac­tual “con el ac­ce­so a la in­for­ma­ción, las tec­no­lo­gías y la rá­pi­da evo­lu­ción del co­no­ci­mien­to”, aña­de Mar­ce­lo Vera, coor­di­na­dor de En­la­ces del Mi­ne­duc, ins­ti­tu­ción que des­de 1992 ha bus­ca­do con­tri­buir al me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad de la edu­ca­ción in­te­gran­do las TIC en el au­la. Un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la edu­ca­ción es lo que pro­po­ne Ana Ma­ría Raad, ge­ren­te del Cen­tro de In­no­va­ción en Edu­ca­ción de Fun­da­ción Chi­le. De una es­cue­la que en­se­ña a una co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, don­de los es­tu­dian­tes apren­den con ex­pe­rien­cias que les per­mi­ten apren­der ha­cien­do, y ad­quie­ren ha­bi­li­da­des pa­ra con­ti­nuar su apren­di­za­je a lo lar­go de la vi­da, ese es el sal­to que de­ben dar las es­cue­las. Agre­ga que no sir­ve te­ner un sis­te­ma con me­to­do­lo­gías de edu­ca­ción don­de el ni­ño es­tá fren­te a la pi­za­rra, por­que ese mo­de­lo no en­tre­ga las he­rra­mien­tas que los alum­nos ne­ce­si­tan pa­ra en­fren­tar el mun­do del ma­ña­na, y que­da­rá ob­so­le­to.

PER­FIL DE LOS ALUM­NOS

En tiem­pos me­dia­dos por la tec­no­lo­gía, los ex­per­tos con­cuer­dan en que es di­fí­cil pre­ver las ha­bi­li­da­des que re­que­ri­rán los alum­nos en el fu­tu­ro, ya que to­do va cam­bian­do muy rá­pi­do.

Lo que tie­ne cla­ro Ana Ma­ría Raad es que es ne­ce­sa­rio que los alum­nos apren­dan y do­mi­nen ha­bi­li­da­des y des­tre­zas – las que no só­lo tie­nen que ver con el uso y do­mi­nio de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les– que les per­mi­tan iden­ti­fi­car el co­no­ci­mien­to útil, pues hoy es­te es­tá en to­das par­tes y ya no es pa­tri­mo­nio del pro­fe­sor. Se­ve­rin agre­ga que de­ben ser ca­pa­ces de “dis­cer­nir crí­ti­ca­men­te el con­te­ni­do am­plia­men­te dis­po­ni­ble, pa­ra tra­ba­jar so­bre la in­cer­ti­dum­bre, más que so­bre ver­da­des es­ta­ble­ci­das”. ¿

Qué se de­be pri­vi­le­giar en el apren­di­za­je de los alum­nos? La ex­plo­ra­ción e in­da­ga­ción, así co­mo la re­so­lu­ción de pro­ble­mas más el apren­di­za­je que vin­cu­la con­te­ni­dos con apli­ca­cio­nes con­cre­tas en la vi­da co­ti­dia­na, se­gún Hu­go Mar­tí­nez, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Eduin­no­va, Cen­tro de Investigación y Desa­rro­llo de In­no­va­ción Edu­ca­ti­va. Se su­ma a ello su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jar en equi­po y co­la­bo­rar pa­ra crear con­te­ni­do in­no­va­dor.

Pa­ra Álvaro Sa­li­nas, in­ves­ti­ga­dor del CEPPE, “la es­cue­la de­be cen­trar­se en en­se­ñar ha­bi­li­da­des pa­ra desem­pe­ñar­se ade­cua­da­men­te y par­ti­ci­par con

Crear nue­vos en­tor­nos de apren­di­za­je es el desafío que en­fren­ta­rán en las pró­xi­mas dé­ca­das los sis­te­mas edu­ca­ti­vos de to­do el mun­do, gra­cias a la in­clu­sión de in­ter­net, nue­vas he­rra­mien­tas y tec­no­lo­gías en el au­la.

sen­ti­do en am­bien­tes di­gi­ta­les”, pues el uso de la tec­no­lo­gía es un ca­ta­li­za­dor de es­ta trans­for­ma­ción, aña­de Vera. “Hoy en Len­gua­je, por ejem­plo, no bas­ta con sa­ber leer y es­cri­bir. Se re­quie­ren ha­bi­li­da­des pa­ra co­mu­ni­car en len­gua­jes va­ria­dos, ta­les co­mo el au­dio­vi­sual, apren­der a bus­car, se­lec­cio­nar, sin­te­ti­zar y pro­ce­sar in­for­ma­ción va­ria­da, en­tre otros”, di­ce Sa­li­nas. Por el con­tra­rio, que­da­rán ob­so­le­tas y con me­nos re­le­van­cia las ta­reas re­pe­ti­ti­vas y ha­bi­li­da­des ru­ti­na­rias, las que que­da­rán fue­ra de las lla­ma­das “com­pe­ten­cias del si­glo XXI”, se­ña­la Se­ve­rin.

DO­CEN­TES

Los pro­fe­so­res, en­car­ga­dos de lle­var es­tas trans­for­ma­cio­nes al au­la, de­ben aban­do­nar el pa­ra­dig­ma de ser “pro­vee­do­res de co­no­ci­mien­to”, in­di­ca Se­ve­rin y con­ver­tir­se “en di­se­ña­do­res de ex­pe­rien­cias de apren­di­za­je ri­cas, y per­ti­nen­tes pa­ra sus es­tu­dian­tes. Es­to es un cam­bio muy pro­fun­do, al que lle­ga­mos bas­tan­te tar­de en Chi­le y Amé­ri­ca La­ti­na”, agre­ga. Pa­ra ello, tie­nen que es­tar abier­tos a los cam­bios, tra­ba­jan­do coope­ra­ti­va­men­te en­tre ellos e in­te­grar he­rra­mien­tas en su tra­ba­jo do­cen­te pa­ra ge­ne­rar es­tra­te­gias y me­to­do­lo­gías que apo­yen la pe­da­go­gía y pre­pa­rar­se pa­ra “trans­for­mar­se en me­dia­do­res, ar­ti­cu­la­do­res que fa­ci­li­ten y es­ti­mu­len los pro­ce­sos de apren­di­za­je de sus es­tu­dian­tes”, di­ce Mar­tí­nez.

AC­CIO­NES Y DESAFÍOS

Cons­cien­tes de los cam­bios que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do la so­cie­dad, mi­nis­tros de Edu­ca­ción de 22 paí­ses, jun­to a lí­de­res de la in­dus­tria edu­ca­ti­va, se die­ron ci­ta en la pri­me­ra ver­sión de la Glo­bal Edu­ca­tion In­dustry Sum­mit, cum­bre or­ga­ni­za­da por la Co­mi­sión Eu­ro­pea, la OCDE y el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra de Fin­lan­dia, rea­li­za­da en Hel­sin­ki en oc­tu­bre pa­sa­do.

¿ El ob­je­ti­vo? De­ba­tir so­bre la ne­ce­si­dad de crear nue­vos am­bien­tes de apren­di­za­je in­cor­po­ran­do in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que per­mi­tan me­jo­rar la edu­ca­ción y sa­tis­fa­cer las de­man­das del si­glo XXI. En aquel en­cuen­tro, An­dreas Schlei­cher, di­rec­tor de Edu­ca­ción y com­pe­ten­cias de la OCDE, apun­tó a que la idea es “crear un mar­co es­tra­té­gi­co pa­ra la trans­for­ma­ción de la edu­ca­ción en lu­gar de inun­dar las es­cue­las con so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas in­di­vi­dua­les”. Se­ña­ló, ade­más, que la tec­no­lo­gía “es la úni­ca ma­ne­ra de am­pliar drás­ti­ca­men­te el ac­ce­so al co­no­ci­mien­to”.

Mar­ce­lo Vera, de En­la­ces, in­di­ca que Chi­le va de la mano de lo que se dis­cu­te a ni­vel in­ter­na­cio­nal, y prue­ba de ello es que en 2012 se de­fi­nió una ma­triz de 20 ha­bi­li­da­des di­gi­ta­les que han si­do in­clui­das de ma­ne­ra pau­la­ti­na en el currículo na­cio­nal de 1º Bá­si­co a II Medio, las que tie­nen re­la­ción “con la bús­que­da y ma­ne­jo de in­for­ma­ción en in­ter­net, ge­ne­ra­ción de nue­vos pro­duc­tos, co­mu­ni­ca­ción y co­la­bo­ra­ción, con­vi­ven­cia di­gi­tal y el uso de tec­no­lo­gías”.

Nue­vas ba­ses cu­rri­cu­la­res, eso sí, se im­ple­men­ta­rán pau­la­ti­na­men­te de 7º Bá­si­co a II Medio, don­de se plan­tea­rán “ha­bi­li­da­des de or­den su­pe­rior”. ¿Qué quie­re de­cir? Los alum­nos no só­lo ten­drán un ma­ne­jo fun­cio­nal de la tec­no­lo­gía, sino que “de­ben ser ca­pa­ces de ge­ne­rar nue­vos pro­duc­tos o ideas a par­tir de la in­for­ma­ción ob­te­ni­da en in­ter­net, pa­ra trans­for­mar­se de con­su­mi­do­res de in­for­ma­ción a crea­do­res y par­tí­ci­pes de in­ter­net, ge­ne­ran­do nue­vos con­te­ni­dos y apren­di­za­jes”.

En medio del de­ba­te ac­tual por las re­for­mas edu­ca­ti­vas en mar­cha en el país, Se­ve­rin agre­ga que los cam­bios de­be­rían con­cen­trar­se en el fu­tu­ro en el currículo y eva­lua­ción, la for­ma­ción do­cen­te y una ins­ti­tu­cio­na­li­dad es­co­lar, pues se de­ben ac­tua­li­zar las com­pe­ten­cias de los es­tu­dian­tes y el per­fil y pa­ra­dig­ma des­de don­de los do­cen­tes en­fren­tan su ta­rea. A ello se su­ma la im­por­tan­cia que de­be­ría te­ner el ti­po de re­cur­sos pe­da­gó­gi­cos, es­tra­te­gias y me­to­do­lo­gías que pue­dan apo­yar es­to, opi­na Sa­li­nas. Ana Ma­ría Raad se­ña­la que es­ta “es una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra em­pu­jar es­ta vi­sión de la edu­ca­ción del si­glo XXI a to­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.