Se bus­ca CO­LE­GIO

Que Pasa - - EDUCACIÓN. -

Jun­to con la vuel­ta a cla­ses en mar­zo, va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos dan ini­cio a un nue­vo pro­ce­so de ad­mi­sión pa­ra el 2017. ¿Qué de­ben con­si­de­rar las fa­mi­lias al mo­men­to de ele­gir el co­le­gio? Aquí al­gu­nos con­se­jos.

ETA­PA 1: Elec­ción

An­gus­tia ex­pe­ri­men­tan los pa­dres al bus­car un co­le­gio pa­ra sus hi­jos y en­fren­tar el pro­ce­so de ad­mi­sión, pues en los úl­ti­mos años los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les han ido au­men­tan­do los re­qui­si­tos de ingreso, y hoy “los pos­tu­lan­tes su­pe­ran 10 ve­ces el nú­me­ro de va­can­tes. Ade­más, tie­nen prio­ri­dad hi­jos de ex alum­nos y her­ma­nos de alum­nos en cur­so, lo que li­mi­ta las po­si­bi­li­da­des”, se­ña­la Ve­ró­ni­ca Vi­lla­rroel, in­ves­ti­ga­do­ra y di­rec­to­ra del Cen­tro de Investigación y Me­jo­ra­mien­to de la Edu­ca­ción de la UDD.

Fren­te a es­te es­ce­na­rio, pen­sar en el co­le­gio de los hi­jos cuan­do es­tos ten­gan dos años de edad, pues en al­gu­nos es­ta­ble­ci­mien­tos los ni­ños in­gre­san a los tres, y con­si­de­rar cier­tos fac­to­res pue­de mar­car la di­fe­ren­cia, se­ña­la Vi­lla­rroel.

Iden­ti­fi­car las ex­pec­ta­ti­vas que tie­nen los pa­dres so­bre la edu­ca­ción que quie­ren pa­ra sus hi­jos y bus­car co­le­gios acor­des a ello, pri­vi­le­gian­do los de al­to ren­di­mien­to aca­dé­mi­co u otros más cen­tra­dos en el desa­rro­llo per­so­nal y la crea­ti­vi­dad, co­mo los co­le­gios Wal­dorf, por ejem­plo; así co­mo la exi­gen­cia del co­le­gio en re­la­ción a la par­ti­ci­pa­ción de los pa­dres, el va­lor agre­ga­do que en­tre­ga el co­le­gio, que se co­no­ce a tra­vés de su proyecto edu­ca­ti­vo, que pue­de es­tar cen­tra­do en la eco­lo­gía, ar­te o música, así co­mo si es bi­lin­güe; y las ca­rac­te­rís­ti­cas de los ni­ños, son fac­to­res que de­ben pe- sar al mo­men­to de to­mar una de­ci­sión. Fer­nan­da Díaz, psi­có­lo­ga y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez, ex­pli­ca que an­tes de ini­ciar la bús­que­da es pri­mor­dial co­no­cer la cul­tu­ra fa­mi­liar, re­li­gión, ti­po de dis­ci­pli­na que pre­ten­den im­ple­men­tar los pa­dres, así co­mo los as­pec­tos va­ló­ri­cos. Los pa­dres de­ben sen­tir­se có­mo­dos pa­ra que exis­ta una con­fian­za mu­tua con el es­ta­ble­ci­mien­to, agre­ga.

Ale­jan­dra Cor­tá­zar, psi­có­lo­ga e in­ves­ti­ga­do­ra del Cen­tro de Es­tu­dios en Pri­me­ra In­fan­cia (CEPI) con­cuer­da en que el co­le­gio es un alia­do en el pro­ce­so edu­ca­ti­vo de los ni­ños y, por lo mis­mo, los pa­dres de­ben con­si­de­rar tam­bién si el co­le­gio res­pe­ta los pro­ce­sos de desa­rro­llo de los ni­ños. “Eso sig­ni­fi­ca que los de­jen ser ni­ños los pri­me­ros años y que lue­go pro­gre­si­va­men­te les va­yan exi­gien­do más res­pon­sa­bi­li­da­des”, lo cual no quie­re de­cir que el es­ta­ble­ci­mien­to no va­ya a ser de ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca, aco­ta.

Va­ria­bles lo­gís­ti­cas. ta­les co­mo si que­da cer­ca o le­jos de la ca­sa o de la ofi­ci­na de los pa­dres, cuál es el cos­to del es­ta­ble­ci­mien­to y fa­mi­lia­ri­zar­se con él son otras de las cla­ves que dan los ex­per­tos, así co­mo ha­cer un

lis­ta­do de los co­le­gios, pa­ra te­ner más al­ter­na­ti­vas de cu­po; re­vi­sar sus si­tios web y acu­dir per­so­nal­men­te. De esa for­ma, los pa­pás po­drán juz­gar el proyecto edu­ca­ti­vo, ambiente es­co­lar, co­no­ce­rán las ex­pe­rien­cias de los apo­de­ra­dos con hi­jos es­tu­dian­do allí y ve­rán en de­ta­lle las ins­ta­la­cio­nes con que cuen­ta el co­le­gio. Al mis­mo tiem­po, po­drán co­no­cer la for­ma­ción do­cen­te, ta­ma­ño de las au­las, má­xi­mo de ni­ños por cur­so y can­ti­dad de alum­nos por gru­po. Es­tos son los lla­ma­dos fac­to­res es­truc­tu­ra­les de ca­li­dad que Cor­tá­zar re­co­mien­da eva­luar.

Es muy im­por­tan­te tam­bién, con­cuer­dan los ex­per­tos, que pa­ra los ni­ños in­quie­tos –Cor­tá­zar se­ña­la que a los cua­tro años son muy po­cos los ni­ños diag­nos­ti­ca­dos con dé­fi­cit aten­cio­nal o hiperactividad– los pa­dres bus­quen y les den prio­ri­dad a es­ta­ble­ci­mien­tos que les im­pon­gan desafíos, don­de los ni­ños avan­cen a su rit­mo y no sea prio­ri­dad la dis­ci­pli­na y el or­den; que no ten­gan más de 20 alum­nos por sa­la y que ten­gan po­lí­ti­cas de in­te­gra­ción e in­clu­sión jun­to a los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra apo­yar­los. La in­ves­ti­ga­do­ra de la UDD agre­ga, que en ca­so de que un ni­ño ten­ga al­gún tras­torno de len­gua­je, no se su­gie­re un co­le­gio bi­lin­güe.

“De­jar­le to­da la res­pon­sa­bi­li­dad del desa­rro­llo y apren­di­za­je de los ni­ños al co­le­gio, y pen­sar que lo más im­por­tan­te son los re­sul­ta­dos de una prue­ba es­tan­da­ri­za­da son dos de los erro­res más co­mu­nes que co­me­ten los pa­dres al bus­car co­le­gio”, in­di­ca.

ETA­PA 2: Se­lec­ción

Tras la elec­ción de los pa­dres por uno o más es­ta­ble­ci­mien­tos, los ni­ños de­ben so­me­ter­se a la se­lec­ción de par­te de los es­ta­ble­ci­mien­tos. Jor­na­das de ob­ser­va­ción y en­tre­ten­ción, test de ma­du­rez, mo­tri­ci­dad, ra­zo­na­mien­to vi­so­es­pa­cial, de pen­sa­mien­to ma­te­má­ti­co y len­gua­je for­man par­te de las prue­bas con que eva­lúan los co­le­gios a los ni­ños en los ni­ve­les ini­cia­les. Es­tos va­lo­ran ha­bi­li­da­des dis­tin­tas, de­pen­dien­do del ingreso, si es a los tres o cin­co años, pe­ro en ge­ne­ral mi­den cuán pre­pa­ra­do es­tá el ni­ño pa­ra adap­tar­se al sis­te­ma es­co­lar, so­cia­bi­li­dad, au­to­no­mía y ma­du­rez emo­cio­nal, di­ce Vi­lla­rroel. Tam­bién los co­le­gios mi­den “ca­pa­ci­da­des es­pe­cí­fi­cas, ha­bi­tual­men­te li­ga­das a ha­bi­li­da­des que se re­quie­ren pa­ra apren­der a leer y es­cri­bir”, así co­mo otras ca­rac­te­rís­ti­cas, se­ña­la Fer­nan­da Díaz.

Pa­ra un gru­po im­por­tan­te de ni­ños es­tas prue­bas son di­fí­ci­les de res­pon­der co­rrec­ta­men­te, ar­gu­men­ta Díaz. Y eso tie­ne que ver, re­mar­ca, con que los ni­ños tie­nen di­fe­ren­tes rit­mos de desa­rro­llo y ha­bi­li­da­des. Por es­to, el

re­sul­ta­do de­pen­de de mu­chos fac­to­res, que no son con­tro­la­bles.

“Un mis­mo ni­ño pue­de que­dar de los pri­me­ros en un co­le­gio y no que­dar en otro, tie­ne que ver con lo que bus­ca el co­le­gio”, di­ce Cor­tá­zar, pues hay co­le­gios que pri­vi­le­gian el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo, y otros ha­bi­li­da­des que pre­di­cen el apren­di­za­je, co­mo fun­cio­nes eje­cu­ti­vas o desa­rro­llo so­cial, agre­ga. En es­ta eta­pa, más que pre­pa­rar o en­tre­nar a los ni­ños, los pa­dres de­ben dar­les con­fian­za y mos­trar una ac­ti­tud lú­di­ca y en nin­gún ca­so de­cir­les que van a ren­dir una prue­ba de ad­mi­sión, di­ce Cor­tá­zar. Por su par­te, Díaz acon­se­ja que de­ben tran­qui­li­zar­los di­cién­do­les “que van a ir a ju­gar con otros ni­ños y adul­tos, que los pa­dres van a es­tar cer­ca por si ne­ce­si­tan al­go, dar­les al­gu­na in­di­ca­ción de cuán­to tiem­po du­ra, y, en ge­ne­ral, creo que es me­jor no dar­les nin­gu­na ins­truc­ción acer­ca de có­mo de­ben com­por­tar­se”.

Ir a una jor­na­da de jar­dín ayu­da a los ni­ños a en­ten­der lo que sig­ni­fi­ca es­tar en un co­le­gio, apren­den a di­fe­ren­ciar en­tre lo que es un jue­go y lo que es tra­ba­jo, te­ner más au­to­no­mía, re­la­cio­nán­do­se con per­so­nas que no son de su círcu­lo cer­cano o fa­mi­lia, agre­ga Díaz.

Lo que no de­ben ha­cer los pa­dres es cas­ti­gar a los ni­ños cuan­do no quie­ren in­gre­sar a ren­dir el test de ad­mi­sión.

ETA­PA 3: De­ci­sión

Pa­ra los ex­per­tos, los pa­dres de­ben te­ner cla­ro que el co­le­gio per­fec­to no exis­te, que fi­nal­men­te lo que eli­gen es en ba­se a lo que ellos quie­ren que sus hi­jos apren­dan. Trans­for­mar es­ta de­ci­sión en al­go que no se pue­de cam­biar, pen­san­do que es de vi­da o muer­te es un pen­sa­mien­to erró­neo. “A ve­ces los ni­ños no lo­gran adap­tar­se a los co­le­gios, es im­por­tan­te en esos mo­men­tos re­va­luar si la de­ci­sión que to­ma­mos era co­rrec­ta, y tam­bién te­ner la li­ber­tad pa­ra cam­biar­los de co­le­gio sin sen­tir que es­to es un fra­ca- so”, di­ce Díaz.

Se­ña­la, ade­más, que los jó­ve­nes des­ta­can y va­lo­ran más las re­la­cio­nes con pro­fe­so­res y ami­gos que man­tu­vie­ron du­ran­te su ci­clo es­co­lar, y eso no se pue­de eva­luar des­de un co­mien­zo, por lo que se de­be con­fiar en la de­ci­sión to­ma­da.

“Po­de­mos te­ner cla­ro el ti­po de co­le­gio que que­re­mos pa­ra nues­tros hi­jos, pe­ro a ve­ces nues­tros hi­jos no son pa­ra ese co­le­gio, o só­lo uno de nues­tros hi­jos no es pa­ra el co­le­gio de sus her­ma­nos”, agre­ga Vi­lla­rroel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.