¿Cuán­to más po­de­mos leer?

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Er­nes­to Ot­to­ne, mi­nis­tro de Cul­tu­ra ]

Qué bien habla de la so­cie­dad chi­le­na que las dispu­tas en torno al li­bro si­gan ocu­pan­do ti­tu­la­res. Es sor­pren­den­te que una ni­ña de 17 años ha­ya mo­vi­li­za­do a mi­les de per­so­nas a tra­vés de re­des so­cia­les pa­ra pe­dir la re­ba­ja del IVA al li­bro. ¿Quién di­jo que a nues­tros jó­ve­nes chi­le­nos no les gus­ta leer? No só­lo les gus­ta sino que les preo­cu­pa có­mo po­der ac­ce­der a la lectura, que es jus­ta­men­te lo que nos in­tere­sa fo­men­tar a to­dos. Se ha cum­pli­do un año des­de que la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca dio el va­mos a la nueva Po­lí­ti­ca Na­cio­nal de la Lectura y el Li­bro 2015-2020. Un mar­co ins­ti­tu­cio­nal que con­tie­ne orien­ta­cio­nes que han guia­do y guia­rán nues­tro ca­mino ha­cia es­te ob­je­ti­vo. Es­to sig­ni­fi­ca un es­fuer­zo trans­ver­sal úni­co en la his­to­ria de las po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les de Chi­le que re­sul­ta de un pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo, en el cual más de 700 ac­to­res del eco­sis­te­ma de la lectura y el li­bro die­ron a co­no­cer los prin­ci­pa­les te­mas de su queha­cer y de­fi­nie­ron los objetivos pa­ra el desa­rro­llo del sec­tor. En­tre los par­ti­ci­pan­tes de las me­sas de tra­ba­jo que fun­cio­na­ron en­tre agos­to y oc­tu­bre del 2014 en San­tia­go y re­gio­nes se cuen­tan au­to­res, edi­to­res, re­pre­sen- tan­tes de la Cá­ma­ra Chi­le­na del Li­bro, de los Edi­to­res In­de­pen­dien­tes de Chi­le, de la Coo­pe­ra­ti­va Edi­to­res de la Fu­ria; re­pre­sen­tan­tes de la Aso­cia­ción Gre­mial de In­dus­tria­les Grá­fi­cos, Asim­pres; li­bre­ros, SECh, Le­tras de Chi­le, en­tre otros or­ga­nis­mos e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das que hoy ha­cen de la Po­lí­ti­ca de la Lectura y el Li­bro una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo con­cre­ta pa­ra los pró­xi­mos cin­co años. En ese sen­ti­do, me gus­ta­ría des­ta­car lo que ha si­do el pri­mer ate­rri­za­je y con­cre­ción de la po­lí­ti­ca y con­ti­nui­dad del Plan Na­cio­nal de Fo­men­to de la Lectura Lee Chi­le Lee. Me re­fie­ro al Plan Na­cio­nal de la Lectura. Un ins­tru­men­to que se ha propuesto nú­me­ros ambiciosos, en­tre los que se cuen­ta au­men­tar en un 10% la po­bla­ción que de­cla­ra leer li­bros en for­ma­to im­pre­so, por mo­ti­vos de es­tu­dio o tra­ba­jo, o por en­tre­ten­ción u ocio; y au­men­tar del 26% al 28% la po­bla­ción que de­cla­ra leer li­bros en for­ma­to di­gi­tal. Es­tas cifras, pro­yec­ta­das en ba­se a los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en los dos es­tu­dios de com­por­ta­mien­to lec­tor rea­li­za­dos por el Con­se­jo del Li­bro en 2011 y 2014, res­pec­ti­va­men­te, son di­fí­ci­les de alcanzar, pe­ro hoy más que nun­ca las consideramos po­si­bles. Es­to gra­cias a que las ac­cio­nes di­se­ña­das pa­ra lo­grar­las han si­do crea­das to­man­do en cuen­ta los sa­be­res y acuer­dos de es­tos ac­to­res en ca­da una de las re­gio­nes del país. Es así que otro de los objetivos prin­ci­pa­les del Plan Na­cio­nal de la Lectura ha si­do im­pul­sar la crea­ción de pla­nes re­gio­na­les de lectura, con­si­de­ran­do ca­da con­tex­to pa­ra ge­ne­rar un real im­pac­to en las dis­tin­tas reali­da­des del país. Es­ta es una me­di­da iné­di­ta, pe­ro in­elu­di­ble en vis­ta a la evi­den­cia de que fren­te a un pro­ble­ma tan es­truc­tu­ral co­mo la fal­ta de lec­to­res, las me­di­das cen­tra­li­za­das (te­rri­to­rial e ins­ti­tu­cio­nal­men­te) es­tán des­ti­na­das al fra­ca­so. Las on­ce ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas que for­man par­te del plan se en­cuen­tran lle­van­do a ca­bo 40 pro­gra­mas de fo­men­to lec­tor a lo lar­go de Chi­le, tan di­ver­sos co­mo el im­pul­sa­do por Mi­ne­duc de bi­blio­te­cas de au­la en las sa­las de cla­ses de pre­kín­der a se­gun­do bá­si­co, una bi­blio­te­ca pú­bli­ca di­gi­tal con 12 mil tí­tu­los dis­po­ni­bles desa­rro­lla­da por la Di­bam, el pro­gra­ma de vi­si­tas de es­cri­to­res a es­cue­las pú­bli­cas del Con­se­jo de la Cul­tu­ra o la in­clu­sión de li­bros en el Pro­gra­ma de Apo­yo al Re­cién Na­ci­do de Chi­le Cre­ce Con­ti­go. Es­ta la­bor con­jun­ta nos per­mi­te ins­ta­lar un ho­ri­zon­te co­mún. Un ho­ri­zon­te que in­clu­ye a la so­cie­dad ci­vil y el Es­ta­do ba­jo un so­lo gran com­pro­mi­so: ha­cer de Chi­le un país de lec­to­res y lec­to­ras du­ran­te to­do el ci­clo de la vi­da, des­de la más pri­me­ra in­fan­cia has­ta la adul­tez.

EL PLAN NA­CIO­NAL DE LA LECTURA SE HA PROPUESTO OBJETIVOS AMBICIOSOS EN EL AUMENTO DE LAS CIFRAS DE LOS LEC­TO­RES CHI­LE­NOS. SON METAS DI­FÍ­CI­LES DE ALCANZAR, PE­RO HOY MÁS QUE NUN­CA LAS CONSIDERAMOS PO­SI­BLES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.