Se­mie­qui­vo­ca­do

Que Pasa - - POSTEOS -

[ Por Da­niel Man­suy, di­rec­tor de Es­tu­dios, Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de la So­cie­dad ]

El se­na­dor An­drés Allamand ha le­van­ta­do una idea que pa­re­ce se­du­cir a bue­na par­te de nues­tra cla­se po­lí­ti­ca: el régimen semipresidencial. És­te se ca­rac­te­ri­za por se­pa­rar las fun­cio­nes de je­fe de Es­ta­do y je­fe de Go­bierno, que pa­sa a ser res­pon­sa­ble fren­te el Par­la­men­to. Si se quie­re, es un in­ten­to por dis­mi­nuir la fi­gu­ra pre­si­den­cial, que en Chi­le tie­ne una pre­pon­de­ran­cia ex­ce­si­va. La vieja fronda, hay que de­cir­lo, nun­ca se ha sen­ti­do a gusto con el presidencialismo, que siempre ha ne­ce­si­ta­do de cir­cuns­tan­cias crí­ti­cas pa­ra im­po­ner­se. En con­se­cuen­cia, es­te hí­bri­do aso­ma co­mo una res­pues­ta equi­li­bra­da pa­ra en­fren­tar las di­fi­cul­ta­des ob­je­ti­vas de nues­tro régimen: des­pués de to­do, Chi­le po­see una tra­di­ción pre­si­den­cia­lis­ta de­ma­sia­do mar­ca­da pa­ra pen­sar en par­la­men­ta­ris­mo. Con to­do, la so­lu­ción es­tá más cer­ca de la ilu­sión que de la reali­dad. En sus de­fi­ni­cio­nes fun­da­men­ta­les, los re­gí­me­nes po­lí­ti­cos no so­por­tan de­ma­sia­da am­bi­güe­dad: no se pue­de ser blan­co y ne­gro a la vez. De he­cho, no exis­te tal co­sa co­mo un ré­gi-

men semipresidencial, y la ex­pe­rien­cia fran­ce­sa es cla­ra al res­pec­to. Cuan­do el pre­si­den­te cuen­ta con ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, se trata de un régimen pre­si­den­cial exa­cer­ba­do (pues se acu­mu­lan las atri­bu­cio­nes de am­bos re­gí­me­nes); y si el pre­si­den­te es mi­no­ri­ta­rio, es un régimen par­la­men­ta­rio pla­ga­do de con­fu­sio­nes. En es­te su­pues­to, el pre­si­den­te (con la le­gi­ti­mi­dad del su­fra­gio uni­ver­sal) se con­vier­te en el prin­ci­pal enemi­go del pri­mer mi­nis­tro, y no tre­pi­da en uti­li­zar to­dos los me­dios dis­po­ni­bles pa­ra en­tor­pe­cer­lo. Las Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, por ejem­plo, que­dan en un cu­rio­so es­ta­do de in­de­fi­ni­ción que di­lu­ye las res­pon­sa­bi­li­da­des. El le­gen­da­rio com­por­ta­mien­to de Mit­te­rrand en coha­bi­ta­ción es un buen ejem­plo de to­do es­to: obs­ta­cu­li­zó to­do cuan­to pu­do la ac­ción del go­bierno, se ne­gó a fir­mar or­de­nan­zas ape­lan­do a alam­bi­ca­das in­ter­pre­ta­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les, e hi­zo ca­llar a Chi­rac en una cum­bre in­ter­na­cio­nal. En su­ma, se trata de un régimen frágil, don­de pri­man las ju­ga­rre­tas po­lí­ti­cas de cor­to al­can­ce. Por lo de­más, ca­be re­cor­dar que el hí­bri­do de la Quin­ta Re­pú­bli­ca tie­ne un origen his­tó­ri­co bien sin­gu­lar. Al vol­ver De Gau­lle al po­der en 1958, ob­tie­ne atri­bu­cio­nes pa­ra re­dac­tar una nueva Constitución, pe­ro los par­la­men­ta­rios le exi­gen una con­di­ción: el régimen ha de ser par­la­men­ta­rio. Sin em­bar­go, el diag­nós­ti­co del vie­jo cau­di­llo era la­pi­da­rio con el par­la­men­ta­ris­mo de la fa­lli­da Cuarta Re­pú­bli­ca y, por eso, no se le ocu­rre na­da me­jor que ela­bo­rar una Constitución pre­si­den­cia­lis­ta y par­la­men­ta­ria a la vez, es­pe­ran­do im­po­ner­se lue­go por la vía de los he­chos. En vir­tud de to­do lo an­te­rior, los mis­mos fran­ce­ses (que lle­van más de dos si­glos in­ten­tan­do unir la de­mo­cra­cia con la tra­di­ción mo­nár­qui­ca) re­for­ma­ron el sistema, ha­cien­do cal­zar los pe­río­dos par­la­men­ta­rios y pre­si­den­cial, y ade­lan­tan­do en al­gu­nas se­ma­nas la elec­ción del pri­mer man­da­ta­rio. Así, las po­si­bi­li­da­des de coha­bi­ta­ción se vol­vie­ron mí­ni­mas: hoy por hoy, Fran­cia cuen­ta con un régimen pre­si­den­cial, don­de el pri­mer mi­nis­tro res­pon­de al je­fe de Es­ta­do; e in­clu­so un ti­po tan frágil co­mo Ho­llan­de ha con­ser­va­do esa pri­ma­cía. En otras pa­la­bras, si nues­tra fronda quie­re con­tro­lar al pre­si­den­te, de­be bus­car me­dios más efec­ti­vos, y tam­bién más ex­plí­ci­tos. De otro mo­do, el re­me­dio pue­de ser peor que la en­fer­me­dad: la fi­gu­ra pre­si­den­cial di­lu­ye su res­pon­sa­bi­li­dad al mis­mo tiem­po que se for­ta­le­ce. So­bra de­cir que la gra­ve cri­sis que afec­ta a nues­tro sistema re­pre­sen­ta­ti­vo exi­ge más bien avan­zar en la di­rec­ción con­tra­ria.

LA VIEJA FRONDA CHI­LE­NA NUN­CA SE HA SEN­TI­DO A GUSTO CON EL PRESIDENCIALISMO, Y LA PRO­PUES­TA DEL SE­NA­DOR AN­DRÉS ALLAMAND DE ESTABLECER UN RÉGIMEN SEMIPRESIDENCIAL ASÍ LO RECUERDA. PE­RO SE TRATA DE UN SISTEMA FRÁGIL. EL EJEM­PLO FRANCÉS PUE­DE RESULTAR ILUMINADOR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.