“LO MÁS PE­NO­SO FUE NO PO­DER DE­CIR­LES A LOS PA­DRES DÓN­DE ES­TÁN SUS HI­JOS”

Que Pasa - - ACTUALIDAD - [ Por Ro­dri­go Ver­ga­ra ]

El abo­ga­do chileno Fran­cis­co Cox par­ti­ci­pó en una co­mi­sión es­pe­cial con­for­ma­da pa­ra des­ci­frar los he­chos que ter­mi­na­ron con la des­apa­ri­ción de 43 es­tu­dian­tes en Igua­la. El gru­po en­fren­tó las cor­ta­pi­sas y aco­so por par­te del es­ta­do me­xi­cano, y aho­ra asu­me la frus­tra­ción de no ha­ber lle­ga­do a la ver­dad.

Cuan­do par­tió ha­bía una es­pe­ran­za, pe­ro lue­go de un po­co más de un año de tra­ba­jo, dos in­for­mes y mil 133 pá­gi­nas análisis, pe­ri­ta­jes y tes­ti­mo­nios, no hu­bo éxi­to. Fran­cis­co Cox (47), el abo­ga­do chileno que par­ti­ci­pó en el de­no­mi­na­do Gru­po In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Ex­per­tos In­de­pen­dien­tes de Ayot­zi­na­pa (GIEI), con­vo­ca­do por la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH), aca­ba de lle­gar des­de Mé­xi­co, don­de en­tre­ga­ron el se­gun­do do­cu­men­to y, pro­ba­ble­men­te, el úl­ti­mo so­bre la des­apa­ri­ción de los 43 es­tu­dian­tes nor­ma­lis­tas de Igua­la en el es­ta­do de Gue­rre­ro. Avan­za­ron, pe­ro las cor­ta­pi­sas y el ni­vel de co­rrup­ción hi­cie­ron im­po­si­ble po­der lle­gar al fon­do del asun­to y des­en­ma­ra­ñar la red de men­ti­ras, nar­co­trá­fi­co e in­mo­vi­lis­mo que de­san­gra a un es­ta­do con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo fa­lli­do. Es­ta es la pri­me­ra en­tre­vis­ta en Chi­le de Cox lue­go de en­tre­gar ofi­cial­men­te, jun­to a otros cin­co ex­per­tos de di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des, el do­cu­men­to que da lu­ces so- bre los he­chos de la no­che del 26 y ma­dru­ga­da del 27 de sep­tiem­bre de 2014 en la ciu­dad del es­ta­do de Gue­rre­ro. En ri­gor, es un com­ple­men­to de un pri­mer in­for­me, co­no­ci­do el 6 de sep­tiem­bre de 2015, a ca­si un año de la ma­sa­cre. Ese pri­mer do­cu­men­to es­ta­ble­ció dos he­chos cla­ve que des­vir­tua­ban el tra­ba­jo ofi­cial rea­li­za­do por la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR), el sí­mil de la Fis­ca­lía en Chi­le: el pri­me­ro, la au­sen­cia de un au­to­bús en el re­por­te ofi­cial, sien­do que to­dos los tes­ti­mo­nios e imá­ge­nes de vi­deo es­ta­ble­cían que eran cin­co y no cua­tro los vehícu­los que esa no­che trans­por­ta­ban a los nor­ma­lis­tas y, lo más re­le­van­te, que la teo­ría de que las víc­ti­mas ha­bían si­do in­ci­ne­ra­das en el ba­su­re­ro de la ciu­dad de Co­cu­la era, por la evi­den­cia y el tra­ba­jo pe­ri­cial, im­po­si­ble. O sea, la his­to­ria ofi­cial no cua­dra­ba con los he­chos. “No­so­tros emi­ti­mos es­te pri­mer in­for­me y se­ña­la­mos que no es­ta­ban cum­pli­dos los objetivos y so­li­ci­ta­mos una pró­rro­ga de seis me­ses más. Así em­pe­za­mos a in­ves­ti­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.