Es­te li­bro te sal­va­rá la vi­da

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Die­go Zú­ñi­ga ]

Hay que des­con­fiar de las mo­das, es una re­gla ca­si in­que­bran­ta­ble, so­bre to­do cuan­do se re­fie­re a li­bros — des­con­fiar, siem­pre, de la no­ve­la que to­dos es­tán le­yen­do y co­men­tan­do en re­des so­cia­les—, pe­ro a ve­ces, muy po­cas ve­ces, hay ex­cep­cio­nes. Sto­ner ( Fior­do), del nor­te­ame­ri­cano John Wi­lliams ( 19221994), es una de ellas. Una ex­cep­ción im­pre­sio­nan­te, que se de­mo­ró ca­si me­dio si­glo en lle­gar a los lec­to­res que siem­pre me­re­ció. Los tiem­pos de la li­te­ra­tu­ra son ex­tra­ños, y más lo son los tiem­pos del re­co­no­ci­mien­to. Qui­zá to­do se ex­pli­ca con aque­lla lú­ci­da fra­se de Ni­ca­nor Pa­rra: “Pri­me­ra con­di­ción de to­da obra maes­tra: pa­sar inad­ver­ti­da”. Y así ocu­rrió con Sto­ner, que fue pu­bli­ca­da en 1965 y que re­cién tras la re­edi­ción que hi­zo la pres­ti­gio­sa New York Re­view Books en 2006, em­pe­zó a cap­tar la aten­ción de crí­ti­cos y lec­to­res. Vi­nie­ron las tra­duc­cio­nes —se vol­vió un im­pres­cin­di­ble en Fran­cia— y a fi­nes de 2011 apa­re­ció en una pe­que­ña edi­to­rial es­pa­ño­la. Fue co­sa de se­ma­nas pa­ra que apa­re­cie­ran un sin­fín de re­se­ñas en­tu­sias­tas, que de­cla­ra­ban a Sto­ner co­mo una obra maes­tra. En Chi­le pu­di­mos con­se­guir la no­ve­la po­co des­pués de que apa­re­ció gra­cias a que Ser­gio Pa­rra —due­ño de Me­ta­les Pe­sa­dos— le­yó la no­ve­la, se ob­se­sio­nó y du­ran­te to­dos es­tos años no de­jó de im­por­tar­la a su li­bre­ría. Él so­lo ven­dió más de 400 ejem­pla­res. Y lue­go, otras li­bre­rías de San­tia­go se su­ma­ron a su en­tu­sias­mo. Aho­ra, por fin, lle­ga una edi­ción que sí cir­cu­la por más li­bre­rías, a car­go de la edi­to­rial ar­gen­ti­na Fior­do. Y, en­ton­ces, el se­cre­to de Sto­ner ha co­men­za­do a di­fun­dir­se por to­dos los me­dios po­si­bles, y no só­lo acá, sino tam­bién en Ar­gen­ti­na, don­de fue uno de los li­bros más ven­di­dos de la úl­ti­ma Fe­ria In­ter­na- cio­nal del Li­bro de Bue­nos Aires. ¿Pe­ro qué tie­ne Sto­ner que la con­vier­te en una obra maes­tra? ¿Por qué co­nec­ta de for­ma tan es­pe­cial con los lec­to­res? La his­to­ria de la no­ve­la es sim­ple: es la vi­da de un hom­bre co­mún y co­rrien­te, Wi­lliam Sto­ner, un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio que vi­ve una se­rie de si­tua­cio­nes que to­da per­so­na vi­vi­rá a lo lar­go de su vi­da: las muer­tes de sus se­res que­ri­dos, en­vi­dias, amo­res, desamo­res, trai­cio­nes, ale­grías es­po­rá­di­cas, tris­te­zas, la vi­da. Eso: Sto­ner es un pe­da­zo de vi­da. Pe­ro qui­zás ha­bría que de­te­ner­se en un mo­men­to de la no­ve­la pa­ra com­pren­der su va­lor, eso que la con­vier­te en una obra maes­tra: Wi­lliam Sto­ner es muy jo­ven, hi­jo de gran­je­ros po­bres, y va a es­tu­diar agro­no­mía a la uni­ver­si­dad, más que na­da pa­ra des­pués ha­cer­se car­go de la gran­ja de sus pa­dres y ayu­dar­los. Pe­ro en un mo­men­to de su vi­da uni­ver­si­ta­ria to­ma un ra­mo de li­te­ra­tu­ra y, en­ton­ces, to­do cam­bia. El pro­fe­sor lee el “So­ne­to 73” de Wi­lliam Sha­kes­pea­re y le pre­gun­ta a Sto­ner qué sig­ni­fi­ca ese so­ne­to. Sto­ner in­ten­ta res­pon­der, pe­ro no lle­ga a nin­gún la­do, y el pro­fe­sor in­sis­te: “El se­ñor Sha­kes­pea­re le ha­bla a us­ted a tra­vés de tres si­glos, se­ñor Sto­ner. ¿Us­ted lo oye?”. Sto­ner no es ca­paz de de­cir na­da, pe­ro es en ese pre­ci­so mo­men­to cuan­do asis­ti­mos al mo­men­to más im­por­tan­te de su vi­da, cuan­do se tuer­ce su des­tino. Des­pués de esa cla­se aban­do­na­rá agro­no­mía y es­tu­dia­rá li­te­ra­tu­ra y su vi­da, en­ton­ces, se­rá otra. Lo te­rri­ble, cla­ro, es que su vi­da no se­rá me­jor, se­rá una vi­da al­go me­dio­cre, con pe­que­ños triun­fos, con mu­chas tris­te­zas: se ca­sa­rá, ten­drá una hi­ja, vi­vi­rá un in­fierno co­mo pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, pu­bli­ca­rá su te­sis, se enamo­ra­rá, pe­ro las co­sas nun­ca re­sul­ta­rán co­mo él al­gu­na vez ima­gi­nó. Hay mu­chas no­ve­las y me­mo­rias en las que asis­ti­mos al mo­men­to en que la li­te­ra­tu­ra cam­bia la vi­da de al­guien, pe­ro ese al­guien ca­si siem­pre es un es­cri­tor. En el ca­so de Sto­ner no: es só­lo un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, es só­lo un lec­tor. To­dos so­mos o he­mos si­do, de al­gu­na for­ma, Wi­lliam Sto­ner, y qui­zá ahí ra­di­ca la be­lle­za y la im­por­tan­cia de es­ta no­ve­la. Los li­bros te pue­den sal­var la vi­da, nos di­ce Wi­lliams, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca, ne­ce­sa­ria­men­te, que sea pa­ra al­go me­jor.

EN 1965, JOHN WI­LLIAMS PU­BLI­CA­BA “STO­NER”, UNA NO­VE­LA IM­PRE­SIO­NAN­TE QUE PA­SA­RÍA INAD­VER­TI­DA POR MÁS DE 40 AÑOS, HAS­TA QUE LA REEDITARON Y SE CON­VIR­TIÓ EN UN LI­BRO DE CUL­TO. “STO­NER” CUEN­TA LA VI­DA ME­DIO­CRE DE UN PRO­FE­SOR UNI­VER­SI­TA­RIO. AUN­QUE EN REALI­DAD ES OTRA CO­SA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.