¿Y los in­ten­den­tes?

Que Pasa - - POSTEOS -

EL PRO­YEC­TO DE ELE­GIR DI­REC­TA­MEN­TE A IN­TEN­DEN­TES Y GO­BER­NA­DO­RES GO­ZA, EN TEO­RÍA, DE CON­SEN­SO EN LA COA­LI­CIÓN DE GO­BIERNO. RE­SUL­TA DI­FÍ­CIL EN­TEN­DER QUE NO SE LE HA­YA PUES­TO UR­GEN­CIA. AUN­QUE SE PUE­DEN IMA­GI­NAR AL­GU­NAS RA­ZO­NES.

[ Por Mau­ri­cio Mo­ra­les, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio Po­lí­ti­co Elec­to­ral UDP ]

Re­sul­ta un tan­to inexplicable que el go­bierno no pon­ga ur­gen­cia a pro­yec­tos que im­pli­can cam­bios re­le­van­tes y, al me­nos de acuer­do al dis­cur­so pú­bli­co de los re­pre­sen­tan­tes de la Nue­va Ma­yo­ría, es­tán am­plia­men­te con­sen­sua­dos, co­mo la elec­ción di­rec­ta de los in­ten­den­tes o go­ber­na­do­res re­gio­na­les. La idea de le­gis­lar fue apro­ba­da ca­si por una­ni­mi­dad en el Se­na­do. ¿Por qué no apro­ve­char es­te apo­yo le­gis­la­ti­vo y sa­car ade­lan­te una re­for­ma concreta que ade­más cuen­ta con un só­li­do res­pal­do ciu­da­dano? Las en­cues­tas de la UDP de 2013 y 2014 mues­tran que tan­to los ciu­da­da­nos de re­gio­nes co­mo de San­tia­go le asig­nan una al­ta im­por­tan­cia a es­ta re­for­ma. Al­gu­nos pen­sa­rán que es­ta re­for­ma es­ta­rá in­clui­da en la nue­va Cons­ti­tu­ción. Pe­ro esa nue­va Car­ta no es­tá ga­ran­ti­za­da, y me­nos con un go­bierno que co­se­cha cer­ca de un 30% de apro­ba­ción. Re­sul­ta cu­rio­so que la re­for­ma cuen­te con un apo­yo le­gis­la­ti­vo tan evi­den­te, pe­ro más cu­rio­so aún es la pos­tu­ra de al­gu­nos le­gis­la­do­res que pú­bli­ca­men­te res­pal­dan la re­for­ma, pe­ro que en pri­va­do se mues­tran —por de­cir­lo de ma­ne­ra ele­gan­te— ti­mo­ra­tos. Pa­ra los le­gis­la­do­res, los mie­dos pa­san fun­da­men­tal­men­te por­que la elec-

ción di­rec­ta de los in­ten­den­tes des­or­de­na­ría el ma­pa de po­der. Los dipu­tados que­da­rían al fi­nal de la ca­de­na de man­do. Hoy son esos dipu­tados los que in­ci­den en la no­mi­na­ción de los in­ten­den­tes. Pro­ba­ble­men­te, en sus men­tes es­té la idea de que si el in­ten­den­te es elec­to, se­rá él quien vi­se las lis­tas de can­di­da­tos a dipu­tados. Al­go si­mi­lar pa­sa con los se­na­do­res, que ven en un in­ten­den­te elec­to la com­pe­ten­cia di­rec­ta. Ese in­ten­den­te ten­dría más vo­tos que cual­quier se­na­dor, ac­ce­dien­do a una vi­tri­na úni­ca pa­ra al­zar­se co­mo fi­gu­ra pre­si­den­cial. En con­se­cuen­cia, los mie­dos de al­gu­nos le­gis­la­do­res po­ca re­la­ción tie­nen con el di­se­ño ins­ti­tu­cio­nal y las atri­bu­cio­nes o com­pe­ten­cias del in­ten­den­te elec­to. Más bien, sus sos­pe­chas se con­cen­tran en la dis­tri­bu­ción de po­der. ¿Cuá­les son los be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos de la elec­ción di­rec­ta de los in­ten­den­tes? Pri­me­ro, un in­ten­den­te elec­to po­dría con­tri­buir a sa­car de la mo­do­rra elec­to­ral a los ciu­da­da­nos, y en es­pe­cial a los de re­gio­nes. Se­gun­do, los li­de­raz­gos pre­si­den­cia­les no pro­ven­drían ex­clu­si­va­men­te de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. Ter­ce­ro, los par­ti­dos po­drían reac­ti­var­se te­rri­to­rial­men­te, con­cen­tran­do sus es­fuer­zos más allá de la pre­si­den­cial o de las le­gis­la­ti­vas. In­clu­so, si se apli­ca­ra un sis­te­ma elec­to­ral de do­ble vo­to si­mul­tá­neo, las co­mu­nas pe­que­ñas de las re­gio­nes se­rían muy re­le­van­tes. Por tan­to, las cam­pa­ñas no se fo­ca­li­za­rían so­la­men­te en los gran­des cen­tros ur­ba­nos. En es­te sis­te­ma elec­to­ral es elec­to el candidato más vo­ta­do del pac­to o lis­ta más vo­ta­da. Las coa­li­cio­nes pue­den com­pe­tir con más de un candidato. Ideal­men­te, uno por par­ti­do. Eso in­cre­men­ta­ría la ofer­ta y la com­pe­ten­cia, ge­ne­ran­do es­ce­na­rios de ma­yor in­cer­ti­dum­bre elec­to­ral y, teó­ri­ca­men­te, de ma­yor par­ti­ci­pa­ción. Da­do que ba­jo es­ta fór­mu­la cues­ta más an­ti­ci­par al ga­na­dor, la de­fi­ni­ción pue­de ser muy es­tre­cha. Por tan­to, las co­mu­nas pe­que­ñas ad­qui­ri­rán un inusi­ta­do pro­ta­go­nis­mo. Cuar­to, los in­ten­den­tes ac­tua­les no go­zan de legitimidad po­pu­lar, a di­fe­ren­cia de los con­se­je­ros re­gio­na­les. Quin­to, da­do que en pro­me­dio los in­ten­den­tes du­ran po­co más de dos años en sus car­gos, se anu­la to­do plan de desa­rro­llo re­gio­nal de más lar­go pla­zo. Sex­to, el in­ten­den­te es­ta­rá su­je­to al ac­coun­ta­bi­lity de los ciu­da­da­nos, desaho­gan­do así al pre­si­den­te. Si lo que Chi­le ne­ce­si­ta es un pre­si­den­cia­lis­mo me­nos exa­cer­ba­do, son los in­ten­den­tes elec­tos los lla­ma­dos a pro­ce­sar las de­man­das ciu­da­da­nas, des­con­ges­tio­nan­do la agen­da pre­si­den­cial. En tér­mi­nos es­tra­té­gi­cos, las coa­li­cio­nes de­bie­sen im­pul­sar la re­for­ma. Si hay elec­ción de in­ten­den­tes en 2017, la coa­li­ción con ma­yor chan­ce de ga­nar la pre­si­den­cial sen­ti­rá que tam­bién pue­de ga­nar to­das las in­ten­den­cias. En tan­to, la coa­li­ción per­de­do­ra ve­rá en las in­ten­den­cias el úni­co lu­gar don­de re­fu­giar­se por cua­tro años. Si el in­ten­den­te no es elec­to, esa coa­li­ción per­de­do­ra que­da con ce­ro ga­nan­cia. Mu­chos han ar­gu­men­ta­do que el in­ten­den­te elec­to ofi­cia­rá co­mo una es­pe­cie de fa­raón, lleno de atri­bu­cio­nes y re­cur­sos. Lo que ig­no­ran es que ese in­ten­den­te de­be­rá re­la­cio­nar­se con el po­der cen­tral. La pre­si­den­ta de­bie­ra po­ner­le ur­gen­cia al pro­yec­to, pa­ra que las nue­vas au­to­ri­da­des sean elec­tas en 2017. Es­pe­rar una nue­va Cons­ti­tu­ción es pos­ter­gar y even­tual­men­te sa­cri­fi­car uno de los cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les más im­por­tan­tes de la agen­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.