¿Quo va­dis, Ber­nie?

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Se­bas­tián Ri­vas, des­de Chica­go ]

AUN­QUE ES PRÁC­TI­CA­MEN­TE UN HE­CHO QUE HI­LLARY CLIN­TON SE­RÁ LA NO­MI­NA­DA DE­MÓ­CRA­TA, LA IN­CÓG­NI­TA ES BER­NIE SAN­DERS. ¿SATISFARÁ A SUS SE­GUI­DO­RES MÁS RA­DI­CA­LES O BUS­CA­RÁ LA PAZ PA­RA EVI­TAR QUE DO­NALD TRUMP SE APRO­VE­CHE?

Era ape­nas una reunión de unos cien­tos de de­le­ga­dos, pe­ro la no­ti­cia em­pe­zó a di­fun­dir­se el sá­ba­do pa­sa­do co­mo re­gue­ro de pól­vo­ra. Gri­tos, in­sul­tos, in­ten­tos de boi­cot y has­ta de­nun­cias de ame­na­zas de muer­te eran el se­llo de una jor­na­da que, en un ini­cio, só­lo bus­ca­ba con­fir­mar los re­sul­ta­dos de las pri­ma­rias de­mó­cra­tas en Ne­va­da, el es­ta­do cu­yo ícono más fa­mo­so es Las Ve­gas. Y, de for­ma más sor­pren­den­te, los pro­ta­go­nis­tas que ame­na­za­ban y pro­tes­ta­ban eran los fie­les se­gui­do­res de Ber­nie San­ders, el can­di­da­to re­ve­la­ción de la iz­quier­da es­ta­dou­ni­den­se. El ma­les­tar es el re­fle­jo del ex­tra­ño ca­lle­jón en que se han con­ver­ti­do las pri­ma­rias de­mó­cra­tas des­de fi­nes de mar­zo. Nin­gún ana­lis­ta du­da de que Hi­llary Clin­ton ter­mi­na­rá a me­dia­dos de ju­nio —cuan­do vo­tan los úl­ti­mos es­ta­dos— con una ma­yo­ría de de­le­ga­dos elec­tos, y que la di­fe­ren­cia con San­ders se­rá con­si­de­ra­ble, pro­ba­ble- men­te en torno a los 300 de­le­ga­dos; es de­cir, más del do­ble de lo que Ba­rack Oba­ma le sa­có a la pro­pia Hi­llary en 2008, otra elec­ción dispu­tada has­ta el fi­nal. Eso, sin con­tar los su­per­de­le­ga­dos —au­to­ri­da­des del par­ti­do y po­lí­ti­cos elec­tos—, que la apo­yan en una abru­ma­do­ra ma­yo­ría y que le ga­ran­ti­zan una có­mo­da vic­to­ria. Pe­ro la pre­gun­ta que hoy ron­da a los de­mó­cra­tas no tie­ne que ver con los re­sul­ta­dos de la ex pri­me­ra da­ma, sino con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.