La com­pa­ñe­ra nue­va

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Fe­li­pe Hur­ta­do H. ]

Gian­ni In­fan­tino, nuevo pre­si­den­te de la FIFA, sa­bía que te­nía que dar una se­ñal po­de­ro­sa. La cri­sis ins­ti­tu­cio­nal lo obli­ga­ba. Cum­plía, al mis­mo tiem­po, con sus promesas de cam­pa­ña. El gol­pe de efec­to fue acor­de a lo es­pe­ra­do: nom­bró a Fatma Sam­ba Diouf Samoura co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral del or­ga­nis­mo, la pri­me­ra mu­jer en cum­plir el car­go más im­por­tan­te lue­go del que sir­ve el sui­zo. La sor­pre­sa ma­yús­cu­la, que mo­ti­vó tuits de apo­yo de gen­te co­mo Bi­llie Jean King, la ex te­nis­ta hoy con­ver­ti­da en ac­ti­vis­ta por los de­re­chos del gé­ne­ro fe­me­nino, quien ya en mar­zo re­cla­ma­ba más es­pa­cio pa­ra ellas en el en­te rec­tor del fútbol, re­co­no­ci­do co­mo se­xis­ta en la con­for­ma­ción de sus di­rec­ti­vas. Na­die se es­pe­ra­ba su lle­ga­da, prin­ci­pal­men­te, por­que la se­ne­ga­le­sa de 54 años no tie­ne víncu­los con el fútbol. Des­de ha­ce 21 años tra­ba­ja en la ONU, don­de sus ac­tua­les fun­cio­nes son las de coor­di­na­do­ra hu­ma- ni­ta­ria y re­pre­sen­tan­te del Pro­gra­ma de Desa­rro­llo de la or­ga­ni­za­ción en Ni­ge­ria. Ase­gu­ra que el de­por­te le gus­ta y que su ma­ri­do po­dría ha­ber si­do pro­fe­sio­nal, de no me­diar una frac­tu­ra. A eso le su­ma una anécdota sim­pá­ti­ca con el ca­me­ru­nés Ro­ger Mi­lla en la Copa de Áfri­ca de 1986 y que en el colegio fue com­pa­ñe­ra de cur­so del ex por­te­ro de la se­lec­ción se­ne­ga­le­sa Cheikh Seck. Tam­bién ha con­ta­do que ad­mi­ra al ma­lien­se Sa­lif Keï­ta y al ale­mán Karl-Heinz Rum­me­nig­ge, y que su equi­po fa­vo­ri­to es uno es­pa­ñol, aun­que se re­ser­va el nom­bre pa­ra evi­tar po­lé­mi­cas. Aho­ra le fal­ta sor­tear un exa­men de ido­nei­dad, que de­be­ría ser un me­ro trá­mi­te, an­tes de asu­mir en ju­nio, cum­plien­do así un an­he­lo que In­fan­tino tu­vo des­de que la co­no­ció en no­viem­bre pa­sa­do, du­ran­te un en­cuen­tro eli­mi­na­to­rio en Ma­da­gas­car, en­tre el lo­cal y Se­ne­gal. El sui­zo que­dó en­can­ta­do con ella y le hi­zo sa­ber a sus co­no­ci­dos que le in­tere­sa­ría tra­ba­jar en con­jun­to. Samoura se en­te­ró por ter­ce­ros y una vez co­no­ci­dos los re­sul­ta­dos de la elec­ción de FIFA, fue ella quien to­mó la ini­cia­ti­va y le es­cri­bió pa­ra re­unir­se. El ofre­ci­mien­to no tar­dó en apa­re­cer. Sus ami­gos —per­so­na­li­da­des po­lí­ti­cas en su ma­yo­ría— ase­gu­ran que no se tra­ta de una no­mi­na­ción sim­bó­li­ca ni decorativa y que, a lo lar­go de su ca­rre­ra en la ONU, Fatma ha de­mos­tra­do de so­bra sus ca­pa­ci­da­des de li­de­raz­go. Ha­bla cua­tro idio­mas y ha rea­li­za­do im­por­tan­tes la­bo­res en cri­sis en zo­nas com­ple­jas, co­mo Af­ga­nis­tán y Dar­fur, jun­to con tra­ba­jar con dos mil per­so­nas a car­go. En la ne­ce­si­dad de en­con­trar la trans­pa­ren­cia que se re­cla­ma en FIFA después de es­cán­da­los de co­rrup­ción por más de 150 mi­llo­nes de dó­la­res, que obli­ga­ron la sa­li­da de Sepp Blat­ter de la pre­si­den­cia y que pro­vo­ca­ron la sus­pen­sión por 12 años del an­te­rior se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Je­ro­me Valc­ke, In­fan­tino bus­ca­ba a al­guien fres­co, a al­guien de afue­ra, a al­guien lim­pio, en de­fi­ni­ti­va. Por aho­ra, la se­ne­ga­le­sa cum­ple ca­bal­men­te con ese per­fil. Que la pe­lo­ti­ta no sea lo su­yo es un detalle, por­que las ne­ce­si­da­des son otras. In­clu­so, ese pue­de ser su prin­ci­pal atri­bu­to. Su fun­ción, más allá que en­tre sus pla­nes es­té dar­le más ca­bi­da al fútbol fe­me­nino, no es re­vo­lu­cio­nar el jue­go, sino que al sis­te­ma en­fer­mo y cues­tio­na­do que he­re­da. “Te­ne­mos que de­vol­ver el fútbol a lo que era: el de­por­te más po­pu­lar del mun­do, que cru­za las di­vi­sio­nes so­cia­les”, ha di­cho. La FIFA no es la úni­ca ne­ce­si­ta­da de cam­bios ur­gen­tes. La Con­me­bol an­da en las mis­mas. Con­si­de­ra­da uno de los es­la­bo­nes más im­por­tan­tes de la ca­de­na de co­rrup­ción del ba­lom­pié mun­dial, vi­ve su pro­pio pro­ce­so de mo­di­fi­ca­cio­nes. Cla­ro que, aten­dien­do la tra­di­ción más con­ser­va­do­ra de la re­gión, su ex­hi­bi­ción fue de más ba­jo per­fil, aun­que en el mis­mo sen­ti­do. La ecua­to­ria­na Sol Mu­ñoz fue de­sig­na­da co­mo la pri­me­ra mu­jer re­pre­sen­tan­te del or­ga­nis­mo an­te Zú­rich, en el re­cién crea­do Con­se­jo de la FIFA, un car­go que no es de pri­me­ra lí­nea, pe­ro que sí de­mues­tra la vo­lun­tad de co­men­zar a lim­piar una ima­gen com­ple­ta­men­te des­tro­za­da. Por al­go se em­pie­za.

EL NOM­BRA­MIEN­TO DE FATMA SAM­BA DIOUF SAMOURA, LA NUE­VA NÚ­ME­RO 2 DE FIFA, LAN­ZA DOS PO­DE­RO­SAS SE­ÑA­LES: LA APER­TU­RA HA­CIA LA MU­JER Y QUE SÓ­LO AL­GUIEN DE FUE­RA DEL MUN­DO DEL FÚTBOL PUE­DE IN­TEN­TAR LA DU­RA TA­REA DE LIM­PIAR­LO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.