Co­ra­zo­nes so­li­ta­rios

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Aus­ka Ovan­do, des­de Cam­brid­ge, In­gla­te­rra]

EN LA ERA DE TIN­DER Y EL RO­MAN­CE DI­GI­TAL, CIEN­TOS DE SOL­TE­ROS BRI­TÁ­NI­COS GAS­TAN MI­LES DE LI­BRAS EN UNA ES­TRA­TE­GIA ANÁLOGA. A TRA­VÉS DE DATING COACHES, O EN­TRE­NA­DO­RES DE CI­TAS, BUS­CAN CAM­BIAR SU CON­DUC­TA PA­RA EN­CON­TRAR —U OL­VI­DAR— UNA ME­DIA NA­RAN­JA.

En los con­se­jos de Johnny Cas­sell, la vi­da noc­tur­na es un ani­mal. Pa­ra do­mar­la, se de­be co­no­cer al re­vés y al de­re­cho. Es la úni­ca ma­ne­ra de te­ner con­fian­za. Con 27 años, el bri­tá­ni­co lle­va nue­ve en­se­ñan­do (a hom­bres, prin­ci­pal­men­te) có­mo con­se­guir la pa­re­ja que bus­can. “Si no pue­des jun­tar la con­fian­za su­fi­cien­te pa­ra ha­blar­le a al­guien, ¿cuán­tos ve­ra­nos ro­mán­ti­cos se te van a es­ca­par?”, pre­gun­ta Cas­sell des­de Lon­dres, una ciudad con más de 13 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en la que —al me­nos en los nú­me­ros— las opor­tu­ni­da­des pa­ra los sol­te­ros no son po­cas. Se­gún la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas bri­tá­ni­ca, un 51% de los ha­bi­tan­tes del Reino Uni­do son le­gal­men­te sol­te­ros, por­cen­ta­je que por pri­me­ra vez en la his­to­ria su­peró al de pa­re­jas ca­sa­das. Pe­ro aun­que las cifras sue­nen aus­pi­cio­sas, en la prác­ti­ca mi­les de in­gle­ses bus­can ayu­da al mo­men­to de en­con­trar pa­re­ja. Los dating coaches pro­mul­gan que, por más Tin­der y si­tios web que se usen, es en el en­cuen­tro ca­ra a ca­ra don­de se jue­ga la po­si­bi­li­dad de te­ner una re­la­ción. A juz­gar por su po­pu­la­ri­dad, la pre­mi­sa tie­ne am­plia acep­ta­ción. Los se­mi­na­rios de Johnny Cas­sell se lle­nan con se­ma­nas de an­ti­ci­pa­ción y re­gu­lar­men­te via­ja a otros con­ti­nen­tes a ase­so­rar clien­tes. “Los ho­te­les de­ben ser de cin­co es­tre­llas y los vue­los en pri­me­ra cla­se o bu­si­ness”, acla­ra su pá­gi­na web. El en­tre­na­mien­to in­clu­ye una se­rie de re­glas que se de­ben do­mi­nar an­tes de sa­lir a co­no­cer gen­te. Ke­zia No­ble, otra de los dating coaches más po­pu­la­res de Lon­dres, di­ce que la más im­por­tan­te es la del cin­cuen­ta y cin­cuen­ta: “Una in­ter­ac­ción de­be en­fo­car­se el 50% en la otra per­so­na y el 50% en ti. Sue­na ob­vio, pe­ro los hom­bres mu­chas ve­ces se po­nen ner­vio­sos y sien­ten pre­sión de pre­gun­tar a la mu­jer mu­chas co­sas o ha­blar mu­cho so­bre ellos”. Pa­ra No­ble, el peor pe­ca­do que pue­de co- me­ter un sol­te­ro es es­tar muy ne­ce­si­ta­do. Una pa­ra­do­ja que pa­ra mu­chos no es fá­cil de re­sol­ver. La Ofi­ci­na de Es­ta­dís­ti­cas pre­gun­tó en 2014 so­bre el es­ta­do de las re­la­cio­nes so­cia­les y fa­mi­lia­res. El re­sul­ta­do mos­tró que un 53% de los en­cues­ta­dos en Gran Bre­ta­ña re­por­ta­ron sen­tir al­gún ti­po de so­le­dad. Se­gún un es­tu­dio de la ONG In­de­pen­dent Age, el pa­no­ra­ma no me­jo­ra cuan­do pa­san los años. Es­ti­man que 700 mil hom­bres y 1,1 mi­llo­nes de mu­je­res so­bre 50 años su­fren de so­le­dad se­ve­ra en In­gla­te­rra. En The Out­sour­ced Self, la so­ció­lo­ga Ar­lie R. Hochs­child afir­ma que fe­nó­me­nos co­mo el de los en­tre­na­do­res de ci­tas tie­nen que ver con una trans­for­ma­ción pro­fun­da en las so­cie­da­des con­tem­po­rá­neas. En su aná­li­sis, la mer­can­ti­li­za­ción de la vi­da ín­ti­ma ha lle­va­do a que sea po­si­ble ex­ter­na­li­zar as­pec­tos de nues­tras vi­das en los que an­tes la pre­sen­cia del mer­ca­do era im­pen­sa­da. Es que in­clu­so hay ser­vi­cios pa­ra lo que ocu­rre después del amor. Lau­ra Ya­tes es una break-up and heart­break coach, que pro­me­te em­pe­zar a sa­nar co­ra­zo­nes ro­tos y re­cu­pe­rar la con­fian­za después de una rup­tu­ra en só­lo trein­ta días. Al te­lé­fono, Lau­ra ex­pli­ca que en los úl­ti­mos años la gen­te se ha vuel­to más re­cep­ti­va a ana­li­zar re­la­cio­nes fa­lli­das y ex­pre­sar sus emo­cio­nes, en una cul­tu­ra en la que—afir­ma— eso mu­chas ve­ces no es­tá bien vis­to. “La ma­yo­ría de la gen­te con la que tra­ba­jo son muy exi­to­sos pro­fe­sio­nal­men­te, muy fuer­tes en su vi­da co­ti­dia­na y que en la su­per­fi­cie tie­nen to­do con­tro­la­do, pe­ro en cuan­to a las re­la­cio­nes y a li­diar con rup­tu­ras y esas emo­cio­nes es don­de sien­ten que les cues­ta más”, cuen­ta Ya­tes. Más que con­se­guir u ol­vi­dar una pa­re­ja, la pro­me­sa de­trás de los ser­vi­cios de coaching es am­bi­cio­sa: ser la me­jor ver­sión po­si­ble de ti mis­mo. Lue­go de se­sio­nes que du­ran has­ta cin­co ho­ras, y cues­tan cer­ca de 750 mil pe­sos chi­le­nos, cien­tos de sol­te­ros en el Reino Uni­do afir­man es­tar más cer­ca de lo­grar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.