Vidal, Arán­guiz y los otros

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Die­go Zú­ñi­ga Contreras, des­de Bonn ]

De los seis jugadores chi­le­nos que ini­cia­ron la tem­po­ra­da 2015-2016 vis­tien­do ca­sa­qui­llas de la Bun­des­li­ga, so­la­men­te cua­tro ter­mi­na­ron la aven­tu­ra. A la sa­li­da de Gon­za­lo Ja­ra del Mainz, don­de afron­tó cuestionamientos por el fa­mo­so epi­so­dio de la Copa Amé­ri­ca con el uru­gua­yo Edin­son Ca­va­ni y pa­de­ció lar­gas jor­na­das sen­ta­do en la ban­ca, se su­mó el des­con­ten­to de Marcelo Díaz en el Ham­bur­go, don­de es­cri­bió una pá­gi­na de la his­to­ria del equi­po al sal­var­lo del des­cen­so con un gol de ti­ro li­bre en la tem­po­ra­da 2014-2015, aun­que al fi­nal oca­sio­nal­men­te apa­re­cía en la on­ce­na ti­tu­lar del téc­ni­co Bruno Lab­ba­dia. A Díaz la pren­sa in­clu­so lle­gó a cues­tio­nar­le el gro­sor de sus mus­los. Har­to, el ex Uni­ver­si­dad de Chi­le emi­gró a Es­pa­ña. En al­gún mo­men­to de la ac­tual tem­po­ra­da se ha­bló del fra­ca­so de los chi­le­nos en la li­ga ale­ma­na. A un le­sio­na­do Char­les Arán­guiz se su­ma­ba la prác­ti­ca­men­te nu­la fi­gu­ra­ción de Mii­ko Al­bor­noz y Eduardo Var­gas, ade­más de reite­ra­dos ru­mo­res de in­dis­ci­pli­na por par­te de Ar­tu­ro Vidal en el po­de­ro­so Ba­yern Mú­nich, don­de la ro­ta­ción im­pues­ta por Pep Guar­dio­la —for­za­do por las nu­me­ro­sas com­pe­ti­cio­nes y be­ne­fi­cia­do, a la vez, por una ri­que­za de plan­tel en­vi­dia­ble— no ga­ran­ti­za­ba la ti­tu­la­ri­dad pa­ra el vo­lan­te chi­leno. Pe­ro a me­di­da que se acer­có el tra­mo fi­nal del tor­neo ger­mano, las co­sas em­pe­za­ron a mejorar. La hu­mil­de ar­ma­da chi­le­na re­co­bró pro­ta­go­nis­mo. Bue­na par­te de ello tie­ne que ver con la re­cu­pe­ra­ción de Char­les Arán­guiz tras su des­afor­tu­na­do, ca­si mal­di­to, de­but en el Ba­yer Le­ver­ku­sen. No al­can­zó a pi­sar el terreno de jue­go en un par­ti­do oficial cuan­do su­frió la ro­tu­ra del ten­dón de Aqui­les. El club lo es­pe­ró con pa­cien­cia, cons­cien­te del va­lor no só­lo mo­ne­ta­rio (20 mi­llo­nes de eu­ros cos­tó su tras­pa­so) del vo­lan­te, sino es­pe­cial­men­te fut­bo­lís­ti­co. Co­mo se­ñal de apo­yo, tras su le­sión, sus com­pa­ñe­ros se fo­to­gra­fia­ron con car­te­les es­cri­tos en es­pa­ñol: “Es­ta­mos con­ti­go. Áni­mo”. Arán­guiz vol­vió co­mo si nun­ca hu­bie­ra pa­sa­do na­da y en sus dos úl­ti­mos par­ti­dos se hi­zo pre­sen­te en el mar­ca­dor. Su ti­tu­la­ri­dad es in­dis­cu­ti­da y po­co a po­co los hin­chas em­pie­zan a ilu­sio­nar­se con lo que pue­da en­tre­gar el 20 de los “as­pi­ri­nos” en la pró­xi­ma tem­po­ra­da, que co­mien­za en agos­to. Por lo pron­to, Char­les ju­ga­rá Cham­pions. No es po­co. Los dos go­les en dos par­ti­dos que luce Arán­guiz en su cu­rrícu­lo los tie­ne Eduardo Var­gas en to­do el tor­neo. Edu lle­gó al hu­mil­de Hof­fen­heim co­mo es­tre­lla y ter­mi­na la tem­po­ra­da en la ban­ca, cuan­do tie­ne suer­te. Otras ve­ces ni lo ci­tan. Un gol ca­da 753 mi­nu­tos es po­co pa­ra un ju­ga­dor que lle­ga con la cha­pa de go­lea­dor a cam­bio de 6 mi­llo­nes de eu­ros. Var­gas fue ti­tu­lar to­da la pri­me­ra par­te del tor­neo, pe­ro su in­efi­ca­cia fren­te al ar­co ri­val po­co a po­co fue apa­gan­do su bri­llo. Con la lle­ga­da de Ju­lian Na­gels­mann, el téc­ni­co de 28 años que es la sen­sa­ción de la Bun­des­li­ga, la suer­te de Tur­bo­mán cam­bió to­tal­men­te. Me­nos pre­sen­cias e in­clu­so ni si­quie­ra fi­gu­rar en la nó­mi­na de los re­ser­vas co­men­zó a ha­cer­se ha­bi­tual pa­ra el hom­bre de Ren­ca. Na­gels­mann con­fió en otros jugadores y no só­lo sal­vó al Hof­fen­heim del des­cen­so, sino que su­mó una no­ta­ble se­gui­di­lla de in­vic­tos. Sin Var­gas. El ca­so de Mii­ko Al­bor­noz es ex­tra­ño. Pe­se a ha­ber si­do des­car­ta­do de la nó­mi­na de Juan An­to­nio Piz­zi pa­ra la Copa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio y a ju­gar en un equi­po des­cen­di­do, el la­te­ral hi­zo una tem­po­ra­da más que co­rrec­ta en un Han­no­ver que no dio pie con bo­la. Úl­ti­mos con ape­nas 25 pun­tos de 102 po­si­bles, los sa­jo­nes fue­ron la ce­ni­cien­ta del cam­peo­na­to. Al­bor­noz par­tió co­mo ti­tu­lar in­dis­cu­ti­do, vi­vió una mi­tad de tem­po­ra­da más flo­ja y ter­mi­nó con­so­li­da­do e in­clu­so fi­gu­ran­do en­tre los me­jo­res de la se­ma­na en al­gu­na opor­tu­ni­dad. Su pre­sen­cia co­mo uno de los peo­res de la Bun­des­li­ga en un ran­king del si­tio web Goal.com es a to­das lu­ces in­jus­ta, co­mo cues­tio­na­ble es su au­sen­cia de la nó­mi­na de Piz­zi. Al­bor­noz ju­ga­ba to­das las se­ma­nas en una li­ga com­pe­ti­ti­va y a ve­ces a muy buen ni­vel. De Ar­tu­ro Vidal es po­co lo que se pue­de de­cir. Es la trans­fe­ren­cia más ca­ra de la tem­po­ra­da, lle­gó co­mo crack y, más allá de si­tua­cio­nes pun­tua­les, cum­plió ca­bal­men­te con las ex­pec­ta­ti­vas ci­fra­das so­bre él. En el Ba­yern lo quie­ren, la pren­sa sue­le lle­var­lo en por­ta­da y los hin­chas lo tie­nen en­tre sus pre­fe­ri­dos. Los mis­mos que an­tes lo cues­tio­na­ban por su com­por­ta­mien­to fue­ra de la can­cha, por sus ta­tua­jes, por su vehe­men­cia en la dispu­ta del ba­lón o por cual­quier co­sa, aho­ra lo mi­ran con res­pe­to y ad­mi­ra­ción. Vidal es de otro pla­ne­ta. Pun­to.

LOS CUA­TRO CHI­LE­NOS QUE SO­BRE­VI­VIE­RON A LA TEM­PO­RA­DA 2015-2016 DE LA BUN­DES­LI­GA TIE­NEN HIS­TO­RIAS DI­SÍ­MI­LES PA­RA CON­TAR EN CA­SA. UNOS CO­PAN POR­TA­DAS CON SUS AC­TUA­CIO­NES. OTROS SE SU­MEN EN EL OL­VI­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.