LA IS­LA RO­TA

Que Pasa - - ACTUALIDAD - [ Por Ni­co­lás Alon­so, des­de Chi­loé ]

Tras dos se­ma­nas de la ma­yor mo­vi­li­za­ción de su his­to­ria, en Chi­loé hay ra­bia con­tra el Es­ta­do chi­leno. A las acu­sa­cio­nes con­tra la in­dus­tria sal­mo­ne­ra por la cri­sis me­dioam­bien­tal se su­ma un sen­ti­mien­to de pos­ter­ga­ción his­tó­ri­co, la sen­sa­ción de ser “el ba­su­re­ro de Chi­le” y el mie­do a que el anun­cia­do puen­te de Cha­cao sea el gol­pe fi­nal en la de­pre­da­ción de la is­la.

El bar­co, ti­ra­do en el me­dio de la ca­lle, y la pi­la de neu­má­ti­cos que arde a su la­do son tan inusua­les co­mo es­te sol de ma­yo en Dal­cahue. La ciudad lle­va 13 días blo­quea­da por ba­rri­ca­das, y es­te sá­ba­do 14 de ma­yo se­rá el úl­ti­mo que re­sis­ti­rán los pes­ca­do­res de la lo­ca­li­dad, ya sin ben­ci­na y con es­ca­sez de ali­men­tos, an­tes de acep­tar la ofer­ta del go­bierno y que­brar, jun­to con Pu­quel­dón, Cu­ra­co de Vé­lez, Quei­lén y Quin­chao, la ma­yor mo­vi­li­za­ción de la his­to­ria de Chi­loé. Al la­do del bar­co, en la en­tra­da de la ciudad, un lien­zo di­ce lo mis­mo que mu­chas pa­re­des de la is­la. Años atrás, era co­mún ver ra­ya­da con ae­ro­sol en los mu­ros de sus re­gis­tros ci­vi­les la pre­gun­ta “¿Chi­lo­te o chi­leno?”, que días después al­guien con­tes­ta­ba. Hoy la pre­gun­ta no ha­ce fal­ta y la res­pues­ta, aun­que es la mis­ma, es dis­tin­ta. “PRI­ME­RO CHI­LO­TE, DESPUÉS $HILENO”. En el ai­re de la ciudad, des­de las ra­dios de las ca­sas, se es­cu­cha el la­men­to de una mu­jer que gri­ta, en­tre so­llo­zos, que los di­ri­gen­tes se ven­die­ron a los po­lí­ti­cos. Ha­ce mi­nu­tos, los tres lí­de­res lo­ca­les del mo­vi­mien­to re­nun­cia­ron a sus car­gos, y en la pla­za de la ciudad el his­to­ria­dor chi­lo­te Ar­man­do Baha­mon­des, de 66 años y pre­si­den­te de la red de cul­tu­ra de la is­la, tra­ta de ex­pli­car lo que sien­ten los lu­ga­re­ños. Tam­bién pa­re­ce al bor­de de las lá­gri­mas. Di­ce que es­ta cri­sis me­dioam­bien­tal fue el gol­pe de gracia, el úl­ti­mo des­pre­cio a Chi­loé, pe­ro que siem­pre ha si­do así. Que ha­ce una dé­ca­da es­tán pi­dien­do una uni­ver­si­dad y un hos­pi­tal con es­pe­cia­lis­tas, y en vez de eso Chi­le va a cons­truir un puen­te de $ 360 mil mi­llo­nes pa­ra se­guir de­pre­dan­do lo po­co que que­da. Que él ya no sa­be si pue­de se­guir sin­tién­do­se chi­leno, tras dé­ca­das de pos­ter­ga­ción. —No me pue­den obli­gar a mí a que ame a Chi­le, el país ten­dría que ha­ber­me de­mos­tra­do que es bueno pa­ra mí. Pe­ro los mayores desas­tres han si­do cau­sa­dos por ese país a nues­tra tie­rra. Es­te es el pun­to fi­nal. Las sal­mo­ne­ras se van a ir. ¡Aun­que ten­ga­mos que le­van­tar­nos en ar­mas! Esa im­po­ten­cia la ex­pre­san mu­chos is­le­ños en las ca­lles, en las pes­ca­de­rías y en las ba­rri­ca­das. Las de­nun­cias de los pes­ca­do­res, que apun­tan a la in­dus­tria sal­mo­ne­ra co­mo res­pon­sa­ble de los va­ra­mien­tos y la enor­me ma­rea ro­ja que in­fec­ta la is­la, por la acu­mu­la­ción de nu­trien­tes en sus más de 70 cen­tros de cul­ti­vo y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.