FOR­MAS DE

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Ni­co­lás Alon­so ]

Ga­me of Th­ro­nes nun­ca fue una se­rie de su­ti­le­zas. Cues­ta re­cor­dar gran­des diá­lo­gos o es­ce­nas cons­trui­das con pa­cien­cia. Pe­ro siem­pre tu­vo una co­sa: co­jo­nes. A con­tra­co­rrien­te de la ma­yo­ría de las fic­cio­nes me­die­va­les, arran­có con una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes: rey bueno, rey muer­to. O rey in­ge­nuo, rey muer­to. Lo di­jo Geor­ge Mar­tin al­gu­na vez: lo que le mo­les­ta­ba de El Se­ñor de los Ani­llos, su ma­yor re­fe­ren­cia, era esa mo­ral bí­bli­ca y ca­si in­fan­til en la que bas­ta­ba que un rey fue­ra bon­da­do­so pa­ra que el reino pro­gre­sa­ra y fue­ra fe­liz. Una mo­ral de ejér­ci­tos blan­cos con­tra hor­das ne­gras, en la que los hé­roes nun­ca mue­ren. Pue­den es­tar a pun­to, pe­ro no. Aun­que las pi­rue­tas dra­má­ti­cas en el camino lle­guen al ab­sur­do pa­ra ge­ne­rar ten­sión sin ma­tar­los. La sa­ga de Mar­tin en­te­rró esa idea ase- si­nan­do con cruel­dad a sus per­so­na­jes más que­ri­dos, y eso la vol­vió tre­men­da­men­te di­ver­ti­da. Sin as­co al cliff­han­ger, pe­ro con una at­mós­fe­ra ne­gra y una tra­ma im­pre­de­ci­ble, no po­días apos­tar a que al­guien tu­vie­ra su ca­be­za de­ma­sia­do pe­ga­da al cuer­po, so­bre to­do si te­nía bue­nas in­ten­cio­nes. Pe­ro co­mo una his­to­ria no pue­de sos­te­ner­se pa­ra siem­pre so­bre esa di­ná­mi­ca —no al me­nos seis tem­po­ra­das—, en es­tos pri­me­ros ca­pí­tu­los de su nuevo ci­clo la se­rie em­pie­za a mos­trar sus cos­tu­ras: sin más per­so­na­jes que desechar, a la sa­ga le que­da su pu­ña­do de pro­ta­go­nis­tas reales, que has­ta aho­ra man­tu­vo al mar­gen de las dispu­tas cen­tra­les, y se em­pie­za a trai­cio­nar pa­ra man­te­ner­los vi­vos. Co­mien­zan los gi­ros pre­de­ci­bles y las sal­va­cio­nes de úl­ti­mo se­gun­do. De pron­to, una pro­ta­go­nis­ta cae a un abis­mo de diez me­tros pe­ro sa­le ca­mi­nan­do ile­sa, otra es apre­sa­da por un ejér­ci­to de mi­les de hom­bres y se li­be­ra, pro­vo­can­do un in­cen­dio, y otro, el más cán­di­do de to­dos, mue­re a fin de tem­po­ra­da —y da pa­so a un año de pis­tas fal­sas, ex­plo­tan­do el si­mu­la­cro has­ta el har­taz­go— pa­ra re­su­ci­tar dos ca­pí­tu­los después, en una es­ce­na de dra­ma­tis­mo ba­ra­to. To­do ro­da­do con la ten­sión ar­ti­fi­cial de una muer­te que sa­be­mos no pa­sa­rá. El al­ma de la se­rie, en tan­to, la pre­ser­va el me­jor vi­llano que ha te­ni­do: Ram­say Bol­ton, ese bas­tar­do psi­có­ti­co ca­paz de en­tre­gar a su ma­dras­tra y su her­mano a los pe­rros pa­ra ob­te­ner po­der. Allí es­tá la esen­cia de Ga­me of Th­ro­nes. Pe­ro ya sa­be­mos que pron­to se cru­za­rá en el camino del hé­roe el bo­na­chón y re­su­ci­ta­do Jon Snow, y no ha­brá for­ma de que pue­da ma­tar­lo. Y así el chis­te no tie­ne tan­ta gracia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.