CLA­ROS­CU­ROS

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Ma­ri­sol Gar­cía]

Un fan de Bi­llie Ho­li­day (1915-1959) tie­ne una obli­ga­ción in­elu­di­ble más allá de sus gra­ba­cio­nes: la au­to­bio­gra­fía Lady Sings the Blues des­pe­jó ha­ce ya se­sen­ta años, y con ines­pe­ra­da fran­que­za, las tri­bu­la­cio­nes y las con­quis­tas que fue­ron por igual par­te del ta­len­to y el dra­ma de la mu­jer a la que Frank Si­na­tra con­si­de­ró su ma­yor in­fluen­cia vo­cal. En­tre las va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res so­bre la vi­da de la cantante, es­te tra­ba­jo de dos ar­gen­ti­nos (el di­bu­jan­te Jo­sé Mu­ñoz y el es­cri­tor y guio­nis­ta Carlos Sam­pa­yo) ya ha­bía mo­ti­va­do elo­gios en su pu­bli­ca­ción ori­gi­nal, ha­ce 25 años, re­cu­pe­ra­da aho­ra en una edi­ción me­jo­ra­da y con in­tro­duc­ción en­tu­sias­ta, en la que un crí­ti­co de Le Mon­de de­fi­ne a Lady Day co­mo “una ar­tis­ta ex­cep­cio­nal, com­pa­ra­ble a Mo­zart y Stra­vins­ki”. El li­bro va­le co­mo ejer­ci­cio grá­fi­co mu­cho más que co­mo bio­gra­fía. La his­to­ria es una ila­ción li­bre y en par­te fic­ti­cia de mo­men­tos de la vi­da de la cantante trans­cu­rri­dos en­tre el hu­mo y la dro­ga de los clu­bes noc­tur­nos en los que uno se ima­gi­na que el tiem­po se de­te­nía cuan­do ella co­men­za­ba a can­tar. Son ilustraciones pre­ci­sas pa­ra re­crear una cier­ta at­mós­fe­ra —ur­ba­na, do­lien­te, noir— fiel al cla­ros­cu­ro que de­ter­mi­nó su vi­da bre­ve y ator­men­ta­da. Si no se acom­pa­ña de mú­si­ca, no va­le.

“Bi­llie Ho­li­day”, de Mu­ñoz y Sam­pa­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.