La bro­ma in­fi­ni­ta

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Ni­co­lás Alon­so ]

ES­TE AÑO, AN­DREW WILES RE­CI­BIÓ EL PRE­MIO ABEL, EL NO­BEL DE MA­TE­MÁ­TI­CAS, POR LO­GRAR RE­SOL­VER EL ÚL­TI­MO TEOREMA DE FERMAT, UNA BRAVUCONADA QUE TOR­TU­RÓ A LOS MA­TE­MÁ­TI­COS POR TRES SI­GLOS.

La his­to­ria, que co­men­zó en 1963 cuan­do un ni­ño de diez años to­mó un li­bro en la bi­blio­te­ca de Mil­ton Road, Cam­brid­ge, ha­bía em­pe­za­do tres si­glos an­tes. Esa tar­de, An­drew Wiles, un pre­coz fan de los acer­ti­jos ma­te­má­ti­cos, abrió un vo­lu­men ex­tra­ño que ha­bla­ba de un so­lo acer­ti­jo, que des­de el si­glo XVII las men­tes más bri­llan­tes del mun­do ja­más ha­bían po­di­do re­sol­ver. Y que te­nía un nom­bre que lla­ma­ba al mis­te­rio: el Úl­ti­mo Teorema de Fermat. Se tra­ta­ba, le­yó, de de­mos­trar que pa­ra la ecua­ción xn + yn = zn no ha­bía nin­gún re­sul­ta­do en nú­me­ros en­te­ros si n era ma­yor que 2. Es de­cir, que así se pro­ba- ran to­dos los nú­me­ros en­te­ros has­ta el in­fi­ni­to, nun­ca se en­con­tra­rían tres nú­me­ros que hi­cie­ran esa ecua­ción po­si­ble. El ni­ño mi­ró el pro­ble­ma, y co­mo a mi­les an­tes que él, le pa­re­ció en apa­rien­cia bas­tan­te sim­ple. En­ton­ces ca­yó en la tram­pa. La raíz del pro­ble­ma que frus­tró a tres o

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.