El pa­so ade­lan­te

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Jor­ge Cos­ta­doat, S. J.]

EL FO­SO QUE SE HA CREA­DO EN­TRE LA IGLE­SIA Y EL CO­MÚN DE LOS BAU­TI­ZA­DOS ES DE TAL MAG­NI­TUD, SO­BRE TO­DO EN EL ÁM­BI­TO DE LA MO­RAL SE­XUAL Y FA­MI­LIAR, QUE SI NO ES SU­PE­RA­DO, EL CRIS­TIA­NIS­MO NO SO­BRE­VI­VI­RÁ. ES LO QUE ABOR­DA EL PA­PA FRAN­CIS­CO EN SU FOR­MI­DA­BLE APE­LA­CIÓN EVAN­GÉ­LI­CA “AMO­RIS LAE­TI­TIA”.

El Pa­pa Fran­cis­co ha pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te un do­cu­men­to ti­tu­la­do Amo­ris lae­ti­tia que to­ca un te­ma neu­rál­gi­co pa­ra el fu­tu­ro del ca­to­li­cis­mo. El fo­so que se ha crea­do en­tre la ins­ti­tu­ción ecle­siás­ti­ca y el co­mún de los bau­ti­za­dos es de tal mag­ni­tud, so­bre to­do en el ám­bi­to de la mo­ral se­xual y fa­mi­liar, que si no es su­pe­ra­do, el cris­tia­nis­mo no pa­sa­rá a las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes. A los jó­ve­nes la en­se­ñan­za ecle­siás­ti­ca les es inin­te­li­gi­ble. Mu­chos adul­tos la con­si­de­ran, en al­gu­nos pun­tos, im­prac­ti­ca­ble. A la Igle­sia le ur­ge anun­ciar de nue­vo el Evan­ge­lio con to­da su ra­di­ca­li­dad, pe­ro tam­bién con to­da su sen­sa­tez. Cua­tro cri­te­rios ayu­dan a re­co­no­cer la no­ve­dad de la en­se­ñan­za pa­pal. Un pri­mer cri­te­rio: Amo­ris lae­ti­tia es una for­mi­da­ble ape­la­ción evan­gé­li­ca. Al Pa­pa le in­tere­san to­das las per­so­nas, no im­por­ta la si­tua­ción en que se en­cuen­tren (AL 78). Fran­cis­co se di­ri­ge a los lec­to­res co­mo si el Evan­ge­lio de Je­sús fue­ra lo úni­co de­ci­si­vo (AL 38). La doc­tri­na, las cos­tum­bres, la ins­ti­tu­ción ecle­siás­ti­ca, to­do pa­re­ce que­dar en­tre pa­rén­te­sis an­te la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de anun­ciar a las per­so­nas y fa­mi­lias con­cre­tas una pa­la­bra orien­ta­do­ra y alentadora. La mi­se­ri­cor­dia de Je­sús con las víc­ti­mas de los fa­ri­seos que opri­mían a la gen­te con su mo­ra­lis­mo, de­bie­ra pre­do­mi­nar en la pas­to­ral de la Igle­sia. Lo que im­por­ta es que la gen­te co­noz­ca el amor in­con­di­cio­nal de Dios. No in­tere­san cum­pli­mien­tos re­li­gio­sos inau­tén­ti­cos. En de­pen­den­cia de es­te cri­te­rio, otro muy no­ve­do­so es el vi­ra­je en el acen­to de la en­se­ñan­za de la Igle­sia. Has­ta aho­ra el én­fa­sis de la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca en el plan­tea­mien­to de la mo­ral se­xual y fa­mi­liar ha si­do pues­to en el “ideal”. Des­de aho­ra ha­brá que con­cen­trar­se en la “reali­dad” de lo que vi­ven los ca­tó­li­cos. En es­te des­pla­za­mien­to se ad­vier­te in­clu­so una con­ver­sión de la je­rar­quía. Lo di­ce Fran­cis­co en es­tos tér­mi­nos: “Al mis­mo tiem­po te­ne­mos que ser hu­mil­des y rea­lis­tas, pa­ra re­co­no­cer que a ve­ces nues­tro mo­do de pre­sen­tar las con­vic­cio­nes cris­tia­nas, y la for­ma de tra­tar a las per­so­nas, han ayu­da­do a pro­vo­car lo que hoy la­men­ta­mos, por lo cual nos co­rres­pon­de una sa­lu­da­ble reac­ción de au­to­crí­ti­ca” (AL 36). Un ter­cer cri­te­rio es el de­bi­do res­pe­to a la adul­tez de los ca­tó­li­cos. El do­cu­men­to con­fía en que las per­so­nas pue­den dis­cer­nir y to­mar de­ci­sio­nes en li­ber­tad, si­guien­do sus con­cien­cias. Di­ce el Pa­pa: “Nos cues­ta de­jar es­pa­cio a la con­cien­cia de los fieles, que mu­chas ve­ces res­pon­den lo me­jor po­si­ble al Evan­ge­lio en me­dio de sus lí­mi­tes y pue­den desa­rro­llar su pro­pio dis­cer­ni­mien­to an­te si­tua­cio­nes don­de se rom­pen to­dos los es­que­mas. Es­ta­mos lla­ma­dos a for­mar las con­cien­cias, pe­ro no a pre­ten­der sus­ti­tuir­las” (AL 37). Amo­ris lae­ti­tia en­tre­ga a las pa­re­jas la de­ci­sión so­bre el ti­po de an­ti­con­cep­ti­vos al que han de re­cu­rrir. A los sa­cer­do­tes les pi­de que acom­pa­ñen a las per­so­nas, pe­ro no que les di­ri­jan la vi­da (AL 200). El acom­pa­ña­mien­to es ne­ce­sa­rio por­que el amor cre­ce, se desa­rro­lla, pe­ro tam­bién men­gua; las per­so­nas fra­ca­san, ma­du­ran de a po­co, apren­den a ve­ces, a ve­ces no. Un úl­ti­mo cri­te­rio, lla­mé­mos­lo op­ción por los po­bres. Cla­ra­men­te al Pa­pa le preo­cu­pan las per­so­nas que no tie­nen fa­mi­lia, las fa­mi­lias en las que rei­na la vio­len­cia, los frá­gi­les, los ex­clui­dos, los hi­jos de pa­dres se­pa­ra­dos, los que vi­ven en la mi­se­ria, las per­so­nas ho­mo­se­xua­les, los in­mi­gran­tes, las per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, los an­cia­nos y otras per­so­nas en con­di­cio­nes pa­re­ci­das. Fran­cis­co su­fre con los ma­tri­mo­nios fra­ca­sa­dos y con los di­vor­cia­dos vuel­tos a ca­sar que no pue­den co­mul­gar, y les abre la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.