“Zuck” ha cam­bia­do su es­ta­tus

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Die­go Gra­glia, des­de San­ta Cruz, Ca­li­for­nia ]

A SU FA­MA DE GE­NIO, VI­SIO­NA­RIO Y FI­LÁN­TRO­PO, MARK ZUC­KER­BERG AGRE­GÓ UN NUE­VO PER­FIL: PO­LÍ­TI­CO. ASÍ LO DE­MOS­TRÓ AL MA­NIO­BRAR CON LÍ­DE­RES CON­SER­VA­DO­RES DES­PUÉS DEL ES­CÁN­DA­LO DESATA­DO POR LA DE­NUN­CIA DE LA SU­PUES­TA MA­NI­PU­LA­CIÓN IDEO­LÓ­GI­CA TRAS LOS “TREN­DING TOPICS” DE FA­CE­BOOK.

Cuan­do Mark Zuc­ker­berg ha­ce sus dis­cur­sos de pre­sen­ta­ción de pro­duc­tos de Fa­ce­book, o cuan­do gra­ba vi­deos pa­ra sus posts de Fa­ce­book, siem­pre da la im­pre­sión de que es­tá de­ma­sia­do “coachea­do”. Co­mo que su na­tu­ra­li­dad no pa­re­ce na­tu­ral, que ca­da co­sa que di­ce fue es­cri­ta por un guio­nis­ta de su equi­po de mar­ke­ting. Pe­ro, al pa­re­cer, el hom­bre al que le gus­ta ha­cer­se lla­mar “Zuck” se es­tá convirtiendo en un co­mu­ni­ca­dor ex­tre­ma­da­men­te efi­caz y, aun­que us­ted no lo crea, un lí­der po­lí­ti­co. El mun­do adul­to siem­pre lo mi­ró un po­co de cos­ta­do, des­de que aban­do­nó la uni­ver­si­dad pa­ra lan­zar una em­pre­sa de in­ter­net pa­ra jó­ve­nes. Pe­ro el fun­da­dor de Fa­ce­book ya es uno de los diez hom­bres más ricos del mun­do, due­ño y di­rec­tor de una de las em­pre­sas del ran­king For­tu­ne 500 y un fi­lán­tro­po muy de­di­ca­do des­de que anun­ció ha­ce po­co que do­na­rá 99% de sus ac­cio­nes de la com­pa­ñía. Y aho­ra tie­ne un rol pú­bli­co ca­da vez más im­por­tan­te, que es­tá apren­dien­do a usar pa­ra be­ne­fi­cio pro­pio. Ha­ce unos días, el si­tio de no­ti­cias tecno Giz­mo­do pu­bli­có una de­nun­cia ba­sa­da en dos fuen­tes anó­ni­mas que has­ta aho­ra na­die in­de­pen­dien­te con­fir­ma: que los cu­ra­do­res de la pe­que­ña sec­ción de tren­ding topics en la pá­gi­na de Fa­ce­book ha­bían cen­su­ra­do no­ti­cias de de­re­cha e “in­fla­do” te­mas pro­gre­sis­tas. Más de uno se en­te­ró re­cién en­ton­ces que los tren­ding topics exis­tían en Fa­ce­book, ya que ocu­pan un lu­gar no cen­tral y no son par­te del río de pu­bli­ca­cio­nes al que el usua­rio le da “Me gus­ta” y le po­ne co­men­ta­rios. Pe­ro era una opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra que los me­dios con­ser­va­do­res con­fir­ma­ran a su au­dien­cia lo que siem­pre le han di­cho: que en va­rios sec­to­res de po­der de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se, en es­te ca­so en Si­li­con Va­lley, hay una cons­pi­ra­ción pa­ra ig­no­rar las cau­sas que a ellos les im­por­tan. Se ar­mó un revuelo im­por­tan­te, que du­ró dos se­ma­nas —una eter­ni­dad en la épo­ca del ci­clo no­ti­cio­so per­ma­nen­te—. Y con­clu­yó con una reu­nión de “Zuck” con lí­de­res con­ser­va­do­res y, es­te lu­nes, con una car­ta en que Fa­ce­book in­for­mó a un se­na­dor re­pu­bli­cano que no en­con­tró evi­den­cia de que la de­nun­cia hu­bie­ra si­do cier­ta (aun­que igual anun­ció cam­bios a la ma­ne­ra de se­lec­cio­nar los tren­ding topics). Y qui­zás lo más lla­ma­ti­vo de to­do el af­fai­re fue el ar­tícu­lo que Glenn Beck, el con­duc­tor ul­tra­con­ser­va­dor más po­pu­lar y me­nos ecuá­ni­me del país, es­cri­bió tras la reu­nión en el cam­pus mul­ti­co­lor de la red so­cial en Men­lo Park. “Mark Zuc­ker­berg real­men­te me im­pre­sio­nó con su ai­re, su ca­pa­ci­dad de con­tro­lar la reu­nión, su pro­fun­di­dad, su for­ma de ser di­rec­to, y lo que pa­re­ció ser un de­seo sin­ce­ro de ‘co­nec­tar­se con el mun­do’”, es­cri­bió Beck, ca­si en una en­so­ña­ción. Agre­gó des­pués: “Cuan­do lo mi­ré a los ojos y mi­ré a su equi­po a los ojos, le creí a él y les creí a ellos. Es­pe­ro que no de­mues­tren que me equi­vo­qué”. Es­to ve­nía de un ti­po que se desa­yu­na a Ba­rack Oba­ma to­das las ma­ña­nas en su pro­gra­ma de ra­dio y que no de­ja tí­te­re con ca­be­za a la ho­ra de ha­blar de las “éli­tes pro­gre­sis­tas” que quie­ren co­rrom­per a la na­ción con el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo gé­ne­ro y los ba­ños sin se­xo y el abor­to y otras pla­gas bí­bli­cas. Pe­ro “Zuck” lo se­du­jo y lo con­ven­ció, pa­re­ce. Tam­bién Zuc­ker­berg posteó en su cuen­ta de Fa­ce­book tras el en­cuen­tro. Re­co­no­ció que Si­li­con Va­lley tie­ne repu­tación de ser pro­gre­sis­ta, pe­ro re­cor­dó que Do­nald Trump y el canal Fox News son dos de los prin­ci­pa­les ge­ne­ra­do­res de au­dien­cia e in­ter­ac­ción en la red. “Sé que mu­chos con­ser­va­do­res no con­fían en que nues­tra pla­ta­for­ma mues­tre con­te­ni­dos sin un ses­go po­lí­ti­co —di­jo—. Que­ría es­cu­char sus preo­cu­pa­cio­nes en per­so­na y te­ner una con­ver­sa­ción abier­ta so­bre có­mo po­de­mos ge­ne­rar con­fian­za”. Co­mo buen po­lí­ti­co, no di­jo mu­cho más ni res­pon­dió di­rec­ta­men­te a la pre­gun­ta de si la cen­su­ra exis­tió. Y con el tea­tro po­lí­ti­co de la reu­nión —sin me­dios pre­sen­tes— y el in­for­me de es­ta se­ma­na, Zuc­ker­berg mos­tró que su mu­ñe­ca po­lí­ti­ca es­tá ca­da vez más ágil: en nin­gún mo­men­to Fa­ce­book ad­mi­tió ha­ber he­cho na­da mal, pe­ro al mis­mo tiem­po pro­me­tió no vol­ver­lo a ha­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.