Ne­ru­da sin al­tu­ras

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Evelyn Er­lij, des­de Can­nes ]

En­tre Pa­blo La­rraín y Ale­jan­dro Jo­do­rowsky se dio una sin­cro­nía cu­rio­sa. Mien­tras el pri­me­ro fil­ma­ba Ne­ru­da el año pa­sa­do, en el cen­tro de San­tia­go, el se­gun­do, en pa­ra­le­lo, in­ten­ta­ba que las lo­ca­cio­nes de su pe­lí­cu­la Poe­sía sin fin no se cru­za­ran con las del ci­neas­ta de No. “Fue una coin­ci­den­cia fan­tás­ti­ca, por­que yo me bur­lo de Ne­ru­da en mi pe­lí­cu­la”, di­ce el di­rec­tor de El To­po en el Fes­ti­val de Can­nes. Cor­te di­rec­to a Poe­sía sin fin: un jo­ven Ale­jan­dro y su ami­go En­ri­que Lihn ven­dan los ojos de una es­ta­tua de Ne­ru­da y la pin­tan de ne­gro. “Le lla­má­ba­mos ‘Ner­bu­da’, por­que lo veía­mos co­mo a un Bu­da, de­ma­sia­do gran­de, de­ma­sia­do po­lí­ti­co, de­ma­sia­do im­por­tan­te”, re­cuer­da Jo­do­rowsky, quien re­su­me en esa es­ce­na su ti­rria ha­cia el poe­ta to­do­po­de­ro­so. Dis­tin­tas de mil y una for­mas, las dos pe­lí­cu­las chi­le­nas en Can­nes sa­cu­den los lau­re­les de la ca­be­za de Ne­ru­da y lo ba­jan des­de el Olim­po ha­cia una reali­dad en la que di­vi­de, apa­sio­na y vio­len­ta. Si el Ne­ru­da de Jo­do­rowsky es el “poe­ta rey”, el ge­nio sa­gra­do con­tra el que los es­cri­to­res jó­ve­nes se al­za­ban enar­bo­lan­do la an­ti­poe­sía de Ni­ca­nor Pa­rra, el Ne­ru­da de La­rraín es el es­cri­tor pe­li­gro­so, el se­na­dor que hi­zo de la poe­sía un ar­ma po­lí­ti­ca, el in­te­lec­tual con­tra­dic­to­rio que pen­sa­ba co­mo un co­mu­nis­ta y vi­vía co­mo un bur­gués. Cor­te di­rec­to a la pe­lí­cu­la Ne­ru­da: una sir­vien­ta hu­mil­de se acer­ca al poe­ta en una fies­ta pa­ra pre­gun­tar­le có­mo se­rá el pue­blo cuan­do el co­mu­nis­mo lle­gue al po­der: “¿To­dos va­mos a ser igua­les a mí o igua­les a us­ted?”. En Can­nes, un pe­rio­dis­ta pre­gun­ta a La­rraín si eso es una de­nun­cia ha­cia la iz­quier­da más hi­pó­cri­ta: “No quie­ro ha­cer nin­gu­na de­nun­cia. La con­tra­dic­ción ideo­ló­gi­ca en­tre una per­so­na que re­pre­sen­ta un sec­tor y vi­ve de otra ma­ne­ra te­nía que es­tar en la pe­lí­cu­la, por­que es una pa­ra­do­ja muy in­tere­san­te. Si Ne­ru­da no la tu­vie­ra, qui­zás no ha­bría es­cri­to los poe­mas que es­cri­bió”, res­pon­de el ci­neas­ta, quien ase­gu­ra que es­to no es un ejer­ci­cio ni pa­ra le­gi­ti­mar ni pa­ra po­ner en du­da al poe­ta, sino pa­ra hu­ma­ni­zar­lo. Aun­que Ne­ru­da no apa­re­ce en car­ne y hue­so en Poe­sía sin fin, su som­bra en el San­tia­go bohe­mio de Jo­do­rowsky es gran­de. Ca­da nue­vo poe­ta se de­fi­ne a sí mis­mo a par­tir de él: “Pa­rra hi­zo la an­ti­poe­sía pen­san­do en Ne­ru­da, y con­tra­rio a él, era un hom­bre real, mo­des­to, que de­cía ‘ los dio­ses ba­ja­ron del Olim­po’. Y no­so­tros éra­mos de Pa­rra”, re­cuer­da el di­rec­tor. El Ne­ru­da del fil­me ho­mó­ni­mo no só­lo es­tá cons­cien­te de esa gran­de­za, sino que él mis­mo se en­car­ga de es­cri­bir­la y ha­cer­la cre­cer. “No me voy a es­con­der de­ba­jo de la ca­ma. Es­to tie­ne que ser una ca­ce­ría sal­va­je, co­mo si fue­ra la con­quis­ta de Egip­to”, di­ce el va­te en la bo­ca de Luis Gnec­co, cuan­do sa­be que 300 po­li­cías lo per­si­guen mien­tras sus ca­ma­ra­das caen víc­ti­mas de la Ley Mal­di­ta. Gi­gan­te, egó­la­tra, in­to­ca­ble, inal­can­za­ble: el ci­ne chi­leno en Can­nes ha­bla de un país que tie­ne cuen­tas pen­dien­tes con su Pre­mio No­bel, de un Chi­le que to­da­vía no sa­be dón­de ins­ta­lar la fi­gu­ra de Ne­ru­da en el al­tar de sus gran­des per­so­na­jes. Fue Roberto Bo­la­ño quien ha­bló de las “va­cas sa­gra­das” de la li­te­ra­tu­ra, esos es­cri­to­res mí­ti­cos y to­do­po­de­ro­sos que tan­to de­tes­ta­ba: “Ne­ru­da, en al­gún mo­men­to de su vi­da, pen­só que él era el pa­ra­dig­ma del poe­ta, y se equi­vo­có. Pe­ro la ver­dad es que to­dos los poe­tas, en al­gún mo­men­to de sus vi­das, se creen la muer­te”, di­jo en 2001 el au­tor, quien con­si­de­ra­ba a la li­te­ra­tu­ra chi­le­na co­mo “un pla­ne­ta va­cío que gi­ra en torno de un sol muer­to lla­ma­do Ne­ru­da”. Sol vi­vo o sol muer­to, las pe­lí­cu­las de La­rraín y Jo­do­rowsky dan una res­pues­ta: la fi­gu­ra de Ne­ru­da to­da­vía que­ma.

LOS CI­NEAS­TAS PA­BLO LA­RRAÍN Y ALE­JAN­DRO JO­DO­ROWSKY BA­JA­RON A NE­RU­DA DEL PE­DES­TAL: CON­TRA­DIC­TO­RIO, HU­MANO Y CON­TES­TA­DO, EL POE­TA QUE SE VIO EN LAS PAN­TA­LLAS DE CAN­NES ES­TÁ LE­JOS DE SER EL COLOSO IN­TO­CA­BLE DE AN­TA­ÑO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.