LOS EN­FER­MOS QUE NO NOS DUE­LEN

Que Pasa - - CIENCIAS - [ Por Ni­co­lás Alon­so // Ilus­tra­ción: Fa­bián Ri­vas ]

Pa­blo Moya, sub­di­rec­tor del Nú­cleo Mi­le­nio Bio­lo­gía de En­fer­me­da­des Psi­quiá­tri­cas, que­dó es­pan­ta­do es­ta se­ma­na por los in­sul­tos masivos al jo­ven que in­ten­tó sui­ci­dar­se en la jau­la de los leo­nes. Es la prue­ba, di­ce, de una so­cie­dad que no en­tien­de la na­tu­ra­le­za bio­ló­gi­ca de es­tos ma­les, no es ca­paz de sen­tir com­pa­sión, ni brin­dar la ayu­da ne­ce­sa­ria.

La tar­de del do­min­go, el es­pe­cia­lis­ta en ge­né­ti­ca psi­quiá­tri­ca Pa­blo Moya se sin­tió as­quea­do. Lle­va­ba va­rios días, en la ofi­ci­na des­de don­de co­di­ri­ge el Nú­cleo Mi­le­nio Bio­lo­gía de En­fer­me­da­des Psi­quiá­tri­cas (nuMIND), si­guien­do las no­ti­cias so­bre Fran­co Fe­rra­da, el jo­ven de 20 años que la se­ma­na pa­sa­da in­gre­só a la jau­la de los leo­nes en el Zoo­ló­gi­co Me­tro­po­li­tano y obli­gó al per­so­nal a ma­tar a dos ani­ma­les pa­ra evi­tar que ter­mi­na­ran con su vi­da. Le pa­re­cía que la his­to­ria del mu­cha­cho, que ha­bía si­do víc­ti­ma a los diez años del trau­ma de la muer­te de su ma­dre, que ha­bía pa­sa­do lue­go por dis­tin­tos cen­tros del Se­na­me du­ran­te su ado­les­cen­cia, y ha­bía desa­rro­lla­do un pro­ba­ble de­li­rio psi­có­ti­co, cum­plía pa­so a pa­so las con­di­cio­nes pa­ra la apa­ri­ción de una en­fer­me­dad neu­ro­psi­quiá­tri­ca. Pe­ro lo que in­dig­nó al cien­tí­fi­co, de 40 años, fue­ron los cen­te­na­res de co­men­ta­rios de los lec­to­res, des­de que­jas con­tra los guar­dias del zoo­ló­gi­co por no ha­ber­lo de­ja­do mo­rir, has­ta fuer­tes in­sul­tos a Fe­rra­da por su con­di­ción men­tal. La idea, bas­tan­te di­fun­di­da en re­des so­cia­les, de que la vi­da de los leo­nes era más va­lio­sa que la su­ya. En­ton­ces es­cri­bió un es­ta­do en su mu­ro de Fa­ce­book di­cien­do lo que ya pen­sa­ba des­de an­tes, y que es­to ha­bía ter­mi­na­do de con­fir­mar: que a la so­cie­dad chi­le­na no le in­tere­sa ha­cer­se car­go de sus en­fer­mos psi­quiá­tri­cos. Que pre­fie­re ata­car­los. Que los chi­le­nos ya no son ca­pa­ces de sen­tir ni un po­co de em­pa­tía. “Hay días que dan ga­nas de ce­rrar el país por fue­ra”, es­cri­bió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.