ILU­MI­NA­DOS

Que Pasa - - CULTURA - [ Por Yenny Cá­ce­res ]

Fue el pri­mer fo­tó­gra­fo in­dí­ge­na en re­tra­tar a su pro­pio pue­blo. Des­de que se ins­ta­ló en Cusco, Pe­rú, en los años 20, Mar­tín Cham­bi ( 1891-1973) se de­di­có a ha­cer re­tra­tos en su es­tu­dio, y de esas se­sio­nes na­ce una de sus fo­to­gra­fías más co­no­ci­das, la de un gi­gan­te de ros­tro in­dí­ge­na, con sus ro­pas aja­das y unos ojos bri­llan­tes que mi­ran im­per­tur­ba­bles a la cá­ma­ra. Pe­ro Cham­bi tam­bién se de­di­có a via­jar en bu­rro y a re­tra­tar los al­re­de­do­res de Cusco y las rui­nas in­cas, co­mo lo ve­mos en un au­to­rre­tra­to de los años 30 en la mag­ní­fi­ca ex­po­si­ción Mar­tín Cham­bi: La luz de la tie­rra, en el Cen­tro Cul­tu­ral Las Con­des. Son cer­ca de 90 fo­to­gra­fías pa­ra apre­ciar su téc­ni­ca im­pe­ca­ble y su ca­pa­ci­dad má­gi­ca de trans­for­mar to­do fren­te a su len­te. Así, una ima­gen de pos­tal y tan co­no­ci­da co­mo Ma­chu Pic­chu, ba­jo la mi­ra­da de Cham­bi lu­ce ma­jes­tuo­sa, sí, pe­ro tam­bién vir­gen, inex­plo­ra­da, co­mo si es­tu­vié­ra­mos vien­do las rui­nas por pri­me­ra vez. En sus fo­tos gru­pa­les, com­pues­tas muy tea­tral­men­te, re­tra­tó to­dos los mun­dos po­si­bles de Cusco. Ahí des­fi­lan unas im­pen­sa­das pro­fe­so­ras de tenis, unos chi­cos for­ni­dos de un equi­po de bás­quet­bol, cam­pe­si­nos y fe­rro­via­rios de ros­tros du­ros, mú­si­cos y gru­pos de tea­tro, fa­mi­lias, mu­chas fa­mi­lias, un gru­po dis­fra­za­do pa­ra una de­li­ran­te fies­ta de car­na­val y unas señoritas per­fec­ta­men­te arre­gla­das pa­ra un even­to so­cial. En al­gu­nos ca­sos los ros­tros y cuer­pos se agol­pan unos jun­to a otros has­ta que los per­de­mos de vis­ta, en unas imá­ge­nes ba­rro­cas que pa­re­cen una pro­lon­ga­ción de esos re­ta­blos vi­rrei­na­les que de­co­ran las igle­sias de Cusco. Los ros­tros in­dí­ge­nas emer­gen aquí enal­te­ci­dos, do­ta­dos de una dig­ni­dad mi­le­na­ria, sin mie­do a la cá­ma­ra o en­vuel­tos en una arre­ba­ta­do­ra me­lan­co­lía, co­mo ese or­ga­nis­ta sen­ta­do en una mo­des­ta ban­que­ta de ma­de­ra con los pies des­cal­zos, o co­mo esas mu­je­res re­co­lec­to­ras, con sus som­bre­ros blan­cos, co­mo sa­ca­das de una pin­tu­ra, otra mues­tra del uso dra­má­ti­co de la luz en el fo­tó­gra­fo pe­ruano, con esos gri­ses que pa­re­cen ex­plo­tar más allá del blan­co y ne­gro. Cham­bi tam­bién sin­te­ti­za con maes­tría el mes­ti­za­je ame­ri­cano, es­pe­cial­men­te en esa fo­to don­de ve­mos a unos ni­ños y cam­pe­si­nos con ros­tros in­dí­ge­nas car­gan­do una cruz. Es­tos ros­tros, to­dos es­tos ros­tros ba­jo el len­te de Cham­bi pa­re­cen ad­qui­rir un au­ra es­pe­cial. Qui­zá eso ex­pli­ca la fas­ci­na­ción y la be­lle­za inaca­ba­da sus fo­to­gra­fías: esos ros­tros ilu­mi­na­dos, se­re­nos y son­rien­tes, com­par­tien­do al­go pa­re­ci­do a la eter­ni­dad.

“Mar­tín Cham­bi”: has­ta el 5 de ju­nio en el Cen­tro Cul­tu­ral Las Con­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.