Una ac­ción in­dig­nan­te

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Pe­dro Ort­hus­te­guy, abo­ga­do Fun­da­ción Ciu­da­dano In­te­li­gen­te ]

¿SIG­NI­FI­CA­RÁ LA QUE­RE­LLA DE LA PRE­SI­DEN­TA CON­TRA RE­VIS­TA QUE LA PO­SI­CIÓN OFI­CIAL DEL ES­TA­DO DE CHI­LE AN­TE OR­GA­NIS­MOS IN­TER­NA­CIO­NA­LES SE­RÁ AVA­LAR LAS PE­NAS DE CÁR­CEL POR ABUSOS CON­TRA LA LI­BER­TAD DE EX­PRE­SIÓN? ES MUY PREO­CU­PAN­TE.

La in­ter­po­si­ción de una ac­ción pe­nal por la má­xi­ma au­to­ri­dad del país, na­da me­nos que la pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, por la pu­bli­ca­ción de ex­pre­sio­nes ver­ti­das por un ter­ce­ro y que se en­cuen­tran den­tro de los re­gis­tros de una in­ves­ti­ga­ción pe­nal en cur­so, no pue­de mi­rar­se con bue­nos ojos de nin­gu­na ma­ne­ra. De­be cau­sar indignación na­cio­nal que en ple­na de­mo­cra­cia se acu­da a normas in­ter­nas que aten­tan con­tra los de­re­chos hu­ma­nos y que no se han de­ro­ga­do por de­sidia de las pro­pias au­to­ri­da­des que aho­ra las in­vo­can. Es inen­ten­di­ble que la mis­ma pre­si­den­ta que im­pul­só la des­pe­na­li­za­ción del abor­to en tres cau­sa­les re­cu­rra aho­ra al or­de­na­mien­to pe­nal “an­ces­tral” pa­ra re­pri­mir con cár­cel una po­si­ble in­frac­ción a la li­ber­tad de ex­pre­sión. La li­ber­tad de ex­pre­sión pue­de ser iden­ti­fi­ca­da den­tro de nues­tro sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal por la con­jun­ción, en la prác­ti­ca de dos de­re­chos, los que se en­cuen­tran con­sa­gra­dos de for­ma ex­pre­sa en el nú­me­ro 12 del ar­tícu­lo 19 de la Cons­ti­tu­ción; la li­ber­tad de opi­nión y de in­for­ma­ción. Am­bos son de­re­chos in­di­vi­dua­les que tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias y di­fe­ren­cia­do­ras, pe­ro la pri­me­ra re­quie­re de la se­gun­da pa­ra lo­grar ex­te­rio­ri­zar­se y lo­grar su fin úl­ti­mo con­sis­ten­te en te­ner una in­je­ren­cia so­cial, sien­do de es­ta for­ma par­te fun­da­men­tal pa­ra el fun­cio­na­mien­to am­plio y con­cre­to de la de­mo­cra­cia en un país. La pren­sa tie­ne to­do el de­re­cho de pu­bli­car in­for­ma­ción en la que se men­cio­na a una per­so­na que ejer­ce un car­go pú­bli­co y ha­ya ve­ri­fi­ca­do que su fuen­te efec­ti­va­men­te exis­ta (no es fal­sa); bas­ta la exi­gen­cia de co­rro­bo­rar la fuen­te, más no ne­ce­sa­ria­men­te la ve­ra­ci­dad de la in­for­ma­ción, que po­drá ser un es­tán­dar edi­to­rial pa­ra que naz­ca su de­re­cho a di­fun­dir­la. En es­te ca­so la fuen­te es de pri­me­rí­si­mo or­den: se tra­ta de los re­gis­tros de una in­ves­ti­ga­ción pe­nal, cu­ya adul­te­ra­ción es­tá in­clu­so pe­na­da por ley, por lo que na­da im­pe­día su pu­bli­ca­ción ni que la re­vis­ta Qué Pa­sa se au­to­cen­su­ra­ra. Sin co­no­cer el detalle de la que­re­lla anun­cia­da por el vo­ce­ro de go­bierno con­tra la re­vis­ta Qué Pa­sa, se ha se­ña­la­do que és­ta es por “in­ju­rias gra­ves”, por lo que ca­be ra­zo­na­ble­men­te con­cluir que la figura tí­pi­ca se­ría el de­li­to de In­ju­rias gra­ves, efec­tua­das por es­cri­to y con pu­bli­ci­dad; pre­vis­to y san­cio­na­do en el ar­tícu­lo 417 Nº 3 y Nº 5 del Có­di­go Pe­nal, en re­la­ción a los ar­tícu­los 416 y 418 del mis­mo Có­di­go y, a los ar­tícu­los 29 y 39 de la Ley Nº 19.733 so­bre li­ber­ta­des de opi­nión e in­for­ma­ción y ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo. Re­cor­de­mos que el ar­tícu­lo 39 de la ley 19.733, más co­no­ci­da co­mo ley de pren­sa, es­ta­ble­ce que “Se con­si­de­ra­rá tam­bién au­tor, tra­tán­do­se de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­cial, al di­rec­tor o a quien le­gal­men­te lo re­em­pla­ce al efec­tuar­se la pu­bli­ca­ción o difusión, sal­vo que se acre­di­te que no hu­bo ne­gli­gen­cia de su par­te”. Di­chas normas pe­na­les atá­vi­cas aten­tan con­tra la li­ber­tad de ex­pre­sión cas­ti­gan­do con cár­cel los abusos a la mis­ma, pe­ro ade­más aten­ta con­tra otros de­re­chos hu­ma­nos y prin­ci­pios fun­da­men­ta­les del nue­vo pro­ce­di­mien­to pe­nal co­mo es la pre­sun­ción de inocen­cia del impu­tado, in­vir­tien­do la car­ga de la prue­ba en per­jui­cio del impu­tado, y con­tra el prin­ci­pio de cul­pa­bi­li­dad pe­nal, cas­ti­gan­do co­mo do­lo­sa una con­duc­ta sim­ple­men­te ne­gli­gen­te, en con­se­cuen­cia por el la­do que quie­ra mi­rar­se la de­ci­sión pre­si­den­cial es un error his­tó­ri­co. La pre­si­den­ta de­be es­tar ple­na­men­te in­for­ma­da por el mi­nis­tro de RR.EE. que du­ran­te el año pa­sa­do se in­gre­só una cau­sa con­tra el Es­ta­do de Chi­le en la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH), pre­ci­sa­men­te por la uti­li­za­ción con­cre­ta de es­tas normas por los tribunales chi­le­nos con­tra di­rec­to­res y pe­rio­dis­tas de un me­dio de co­mu­ni­ca­ción so­cial. Su de­ci­sión personal de re­cu­rrir al or­de­na­mien­to pe­nal ¿sig­ni­fi­ca­rá que la po­si­ción ofi­cial del Es­ta­do de Chi­le an­te or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les se­rá ava­lar las pe­nas de cár­cel por abusos con­tra la li­ber­tad de ex­pre­sión? Muy preo­cu­pan­te. El res­to del mun­do des­pe­na­li­za es­tas con­duc­tas, sa­ca a las per­so­nas y me­dios de co­mu­ni­ca­ción del sis­te­ma car­ce­la­rio y los de­ja en el ámbito que co­rres­pon­de, el ci­vil, con pa­go de in­dem­ni­za­cio­nes cuan­do efec­ti­va­men­te se com­prue­ban los abusos. Ten­go al­go de fe, aún exis­te la opor­tu­ni­dad de que la pre­si­den­ta re­ca­pa­ci­te su de­ci­sión, que sus prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos la guíen y se desis­ta de su que­re­lla; más va­le po­ner­se co­lo­ra­do una vez que cien ve­ces ama­ri­llo. Ca­val le se­gui­rá pe­nan­do has­ta el fin de su man­da­to, y la pren­sa no tie­ne la cul­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.