La cien­cia del mi­nis­te­rio

Que Pasa - - POSTEOS -

[ Por Ig­na­cio Sán­chez, rec­tor de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le ]

En su re­cien­te cuenta a la na­ción del 21 de ma­yo, la pre­si­den­ta ha ra­ti­fi­ca­do su vo­lun­tad de avan­zar y en­viar en el se­gun­do se­mes­tre de es­te año un proyecto de ley pa­ra crear el Mi­nis­te­rio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía. Jun­to con com­par­tir la ne­ce­si­dad de avan­zar en es­ta pro­pues­ta, qui­sie­ra plan­tear que es­te Mi­nis­te­rio de Cien­cia de­bie­ra te­ner una mi­ra­da y un tra­ba­jo más am­plios. El co­no­ci­mien­to y su in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo es más am­plio que só­lo la cien­cia y tec­no­lo­gía. In­clu­ye por su­pues­to a las cien­cias so­cia­les, a las hu­ma­ni­da­des, al ar­te y a to­das las dis­ci­pli­nas que im­pac­tan di­rec­ta­men­te en el bie­nes­tar de la per­so­na, es de­cir en su desa­rro­llo y fe­li­ci­dad. Por es­to, si só­lo pen­sá­ra­mos en la ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­to en un área del sa­ber co­men­za­ría­mos ses­ga­dos, con li­mi­ta­cio­nes en un proyecto de re­le­van­cia país, que de­be orien­tar es­te cre­ci­mien­to en los pró­xi­mos años. Des­de ha­ce va­rios me­ses, en la UC se cons­ti­tu­yó una co­mi­sión de tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­ria pa­ra apor­tar y en­viar pro­pues­tas a las au­to­ri­da­des en es­te pe­río­do pre­le­gis­la­ti­vo, con el áni­mo de

en­tre­gar in­su­mos e ideas a la ge­ne­ra­ción de es­ta nue­va ley. La co­mi­sión ha tra­ba­ja­do en los prin­ci­pios ins­pi­ra­do­res de es­ta nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad, en la pro­pues­ta de sus ejes de ac­ción y en des­ta­car el fo­men­to de la re­la­ción vir­tuo­sa que de­be exis­tir en­tre cien­cias bá­si­cas, apli­ca­das y en la trans­fe­ren­cia del co­no­ci­mien­to a la so­cie­dad. Jun­to con man­te­ner un diá­lo­go flui­do con las otras uni­ver­si­da­des del país se ha in­vi­ta­do a va­rias au­to­ri­da­des na­cio­na­les en el área de las cien­cias, lo que ha si­do un apor­te sus­tan­ti­vo al de­ba­te e in­ter­cam­bio de ideas. En es­ta ma­ra­vi­llo­sa ex­pe­rien­cia he­mos po­di­do cons­ta­tar la ri­que­za del tra­ba­jo fe­cun­do y com­ple­men­ta­rio pro­pio de la in­ter­dis­ci­pli­na. El apor­te del ar­te y de las hu­ma­ni­da­des a la ge­ne­ra­ción de una pro­pues­ta de in­ves­ti­ga­ción es de real mag­ni­tud e im­por­tan­cia. Se cons­ta­ta que el nue­vo co­no­ci­mien­to con fre­cuen­cia es­tá en los bor­des de las dis­ci­pli­nas, por lo que su mi­ra­da con­jun­ta es de ex­tre­mo va­lor, orien­ta­do al ob­je­ti­vo co­mún de la in­ves­ti­ga­ción: avan­zar en la bús­que­da de la ver­dad, del bien y de la be­lle­za. Por es­to, cree­mos que es­te mi­nis­te­rio de­be orien­tar­se a la in­ves­ti­ga­ción y al desa­rro­llo, pa­ra un avan­ce en el co­no­ci­mien­to de ma­ne­ra am­plia e in­te­gral. Los prin­ci­pa­les li­nea­mien­tos a abor­dar plan­tean al­gu­nos desafíos vi­ta­les: in­cluir un po­de­ro­so es­tí­mu­lo y dar la im­por­tan­cia real a la in­ves­ti­ga­ción con una fuerte in­ver­sión en las uni­ver­si­da­des; la for­ma­ción de pro­gra­mas doc­to­ra­les de re­le­van­cia in­ter­na­cio­nal; un programa de re­in­ser­ción de alumnos pos­doc­to­ra­dos que per­mi­ta la pro­yec­ción y sus­ten­ta­bi­li­dad de la in­ves­ti­ga­ción en el país; fi­nan­cia­mien­to a los pro­yec­tos, a los in­ves­ti­ga­do­res y a las ins­ti­tu­cio­nes que de­mues­tre la im­por­tan­cia que el país le apor­ta a es­te te­ma; di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca en la so­cie­dad que per­mi­ta ver la im­por­tan­cia pa­ra las per­so­nas y el país del avan­ce en un co­no­ci­mien­to de fu­tu­ro y sus­ten­ta­ble; y qui­zás una de las ac­cio­nes más im­por­tan­tes, edu­car a los ni­ños y a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes con cri­te­rios de ex­plo­rar y pre­gun­tar, te­ner in­quie­tud por las maravillas de la cien­cia, del ar­te y de las hu­ma­ni­da­des. Así, el aná­li­sis crí­ti­co, cues­tio­nar lo que exis­te, mi­rar con di­fe­ren­tes án­gu­los las nue­vas reali­da­des son as­pec­tos cla­ves pa­ra avan­zar a un fu­tu­ro que nues­tra so­cie­dad es­tá por co­no­cer. Exis­te la opor­tu­ni­dad úni­ca a ni­vel del país pa­ra so­ñar el ti­po de fu­tu­ro que que­re­mos. Uno que se ba­se en la ge­ne­ra­ción de nue­vo co­no­ci­mien­to pensando en la dig­ni­dad de la per­so­na y en su desa­rro­llo in­te­gral. Pa­ra es­to, la mi­ra­da de­be ser am­plia e in­clu­si­va de to­das las dis­ci­pli­nas que ha­cen de la vi­da un proyecto in­te­gral. De una mi­ra­da y vi­sión de las cien­cias y tec­no­lo­gía, de las cien­cias so­cia­les, del ar­te y las hu­ma­ni­da­des. Só­lo así po­dre­mos al­can­zar un desa­rro­llo que es­té al ser­vi­cio de las per­so­nas, en don­de ca­da uno val­ga por lo que es, y en don­de es­te avan­ce de la so­cie­dad en to­das las dis­ci­pli­nas le per­mi­ta a la per­so­na po­der desa­rro­llar­se de ma­ne­ra in­te­gral. Por su­pues­to con el ob­je­ti­vo de al­can­zar su rea­li­za­ción personal y la an­he­la­da fe­li­ci­dad, que de­pen­de­rá de al­can­zar nue­vas eta­pas en el co­no­ci­mien­to de la ver­dad, del bien y de la be­lle­za. To­do un desafío que hay que abor­dar de ma­ne­ra in­ter­dis­ci­pli­na­ria, con el apor­te de to­das las áreas del sa­ber.

UN MI­NIS­TE­RIO DE CIEN­CIAS PA­RA LA IN­VES­TI­GA­CIÓN Y EL DESA­RRO­LLO DE­BIE­RA TE­NER UNA MI­RA­DA Y UN TRA­BA­JO MÁS AM­PLIOS QUE SÓ­LO LA CIEN­CIA Y LA TEC­NO­LO­GÍA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.