El in­fierno del Nue­vo Mun­do

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Pa­tri­cio Ja­ra ]

Tres pin­to­res pro­tes­tan­tes del si­glo XVI en­fren­ta­dos a los pasajes más os­cu­ros de la con­quis­ta de Amé­ri­ca. Tres ar­tis­tas con­ven­ci­dos de que su tra­ba­jo ja­más es­ta­rá com­ple­to si no re­fle­ja las ten­sio­nes so­cia­les del mo­men­to. Y esas ten­sio­nes, des­de lue­go, son re­li­gio­sas. Jac­ques Le Moy­ne, Fra­nçois Du­bois y Théo­do­re de Bry. De ellos se ha­ce car­go el co­lom­biano Pa­blo Mon­to­ya pa­ra ar­ti­cu­lar Tríp­ti­co de la in­fa­mia, vo­lu­men com­pues­to por dos no­ve­las bre­ves in­ter­co­nec­ta­das y un tex­to a me­dio ca­mino en­tre la cró­ni­ca y el diario de in­ves­ti­ga­ción que da cuenta de los tres años que le to­mó el proyecto. El li­bro apun­ta ha­cia la pin­tu­ra (cuan­do no al gra­ba­do y al di­bu­jo) co­mo ins­tru­men­to de re­sis­ten­cia po­lí­ti­ca y cul­tu­ral. Y si es cier­to que no hay ar­te inocen­te, la na­rra­ti­va de Mon­to­ya su­pera el ar­gu­men­to de los pro­pios re­la­tos pa­ra desafiar al lec­tor con pre­gun­tas so­bre la mo­ral ar­tís­ti­ca cru­za­da con el con­cep­to de be­lle­za más allá del pla­cer es­té­ti­co. “Jac­ques ase­gu­ra­ría qui­zás que ca­da obra es­ta­ble­ce su pro­pio ideal y len­gua­je y que su cohe­ren­cia y su continuidad en el tiem­po son lo que la ha­cen per­du­ra­ble”, di­ce Fra­nçois Du­bois, a pro­pó­si­to de que en el ar­te no hay pro­gre­so cro­no­ló­gi­co. “Có­mo me gus­ta­ría pre­gun­tar­le qué sen­ten­cia le sus­ci­ta­ría aque­llo de que es más ati­na­do pin­tar, des­de la pers­pec­ti­va de es­te tiem­po, un in­fierno ur­bano y no un pa­raí­so bu­có­li­co; no un cam­po ver­de y pro­pi­cio a la aven­tu­ra, sino el co­ra­zón de una ciu­dad con­ver­ti­da en tram­pa mor­tal”. De to­das, su his­to­ria es la que tie­ne ma­yor pe­so ideo­ló­gi­co y la que me­jor tes­ti­mo­nia la vio­len­cia re­li­gio­sa. Du­bois es au­tor de la es­pe­luz­nan­te “Ma­sa­cre de San Bar­to­lo­mé” (1572-1584), pin­tu­ra que cru­za to­da la obra y sim­bo­li­za la gue­rra (que tam­bién fue mer­can­til) tras­la­da­da des­de Europa a las Tie­rras Flo­ri­das con con­se­cuen­cias ne­fas­tas, va­rias de ellas re­fle­ja­das en la Bre­ví­si­ma re­la­ción de la des­truc­ción de las In­dias, de Bar­to­lo­mé de las Ca­sas, y que los pro­tes­tan­tes tra­du­je­ron co­mo Ti­ra­nías y cruel­da­des de los es­pa­ño­les, per­pe­tra­das en las In­dias Oc­ci­den­ta­les, lla­ma­das el Nue­vo Mun­do. En cual­quier ca­so, más allá de las es­tri­den­cias en el cam­bio de tí­tu­lo, lo cier­to es que an­tes de los con­quis­ta­do­res en Amé­ri­ca ha­bía ochen­ta mi­llo­nes de per­so­nas. Cin­cuen­ta años des­pués ape­nas que­da­ban diez mi­llo­nes. ¿Has­ta qué pun­to una obra de ar­te de­be ha­cer­se car­go de su épo­ca? ¿Qué po­dría re­pre­sen­tar hoy un cua­dro pin­ta­do en Ca­ra­cas, en al­gu­na re­gión do­mi­na­da por el Es­ta­do Is­lá­mi­co o en la cos­ta del ex­tre­mo sur chi­leno te­ñi­da de ma­rea ro­ja? Así co­mo el fo­to­pe­rio­dis­mo es un gé­ne­ro pre­mia­do y que con­ci­ta in­te­rés por lo in­ne­ga­ble de su ver­dad ( y la op­ción de ha­llar be­lle­za aún en las si­tua­cio­nes más dra­má­ti­cas), la pin­tu­ra de an­ta­ño cum­plió la mis­ma fun­ción: mos­trar los ex­ce­sos de la in­to­le­ran­cia y la co­di­cia de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. “La es­té­ti­ca no exis­te en el va­cío”, di­jo Eric Hobs­bawm y, por lo mis­mo, pre­sen­tar Tríp­ti­co de la in­fa­mia co­mo un li­bro com­pues­to só­lo por re­la­tos his­tó­ri­cos es un po­co in­jus­to. Se­ría ali­near­lo a un gé­ne­ro sos­pe­cho­so, es­pe­cial­men­te cuan­do, por lo ge­ne­ral, hoy su fun­ción es más bien de­co­ra­ti­va o efec­tis­ta. Por­que si al­go hay de­trás de las gran­des re­crea­cio­nes de épo­ca, tan­to en la na­rra­ti­va co­mo en la pin­tu­ra, es vol­ver a de­cir lo que no se sa­be, o lo que se ha ol­vi­da­do, con la mis­ma fuer­za y de­ci­sión de quie­nes vie­nen a con­tar la no­ti­cia con la ur­gen­cia de la pri­me­ra vez.

DOS NO­VE­LAS BRE­VES Y UN TEX­TO A ME­DIO CA­MINO EN­TRE LA CRÓ­NI­CA Y EL DIARIO DE IN­VES­TI­GA­CIÓN COM­PO­NEN EL “TRÍP­TI­CO DE LA IN­FA­MIA”, DEL CO­LOM­BIANO PA­BLO MON­TO­YA. UN VIA­JE A LAS RE­CREA­CIO­NES PICTÓRICAS DE LA CON­QUIS­TA AME­RI­CA­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.