PE­CA­DOS

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Ál­va­ro Bi­sa­ma ]

Creo que no se­ría ma­la idea leer Tra­ge­dias opor­tu­nas, el li­bro de poe­mas de Ma­tías Ri­vas edi­ta­do por Tá­ci­tas, co­mo una no­ve­la co­ral, aca­so co­mo un li­bro de cuen­tos. La poe­sía de Ri­vas es ca­si siem­pre na­rra­ti­va y se en­car­ga, con un ojo pe­li­gro­so y vi­ru­len­to, de cons­truir una co­lec­ción de vi­ñe­tas so­bre la vi­da fa­mi­liar, a la que lee co­mo un mun­do as­fi­xia­do y te­rri­ble. “Sí, soy la plan­ta de in­te­rior más re­tor­ci­da de la ca­sa”, ano­ta en un poe­ma lla­ma­do “Matrimonio” y con ello con­fir­ma la vo­lun­tad de una es­cri­tu­ra que se fi­ja en los de­ta­lles por­que gra­cias a ellos pue­de ha­blar de vi­das des­tro­za­das, de re­la­cio­nes des­com­pues­tas, de afec­tos he­chos es­com­bros. Así, en el vo­lu­men des­fi­lan las vo­ces de vie­jos y pros­ti­tu­tas, de hom­bres so­los de­vo­ra­dos por el in­som­nio, de pa­re­jas de­ses­pe­ra­das que tie­nen es­car­ceos en pa­si­llos y es­ta­cio­na­mien­tos de su­per­mer­ca­dos. La úl­ti­ma sec­ción del li­bro, lla­ma­da “Un amor ro­mano”, es un poe­ma lar­go don­de la vio­len­cia ver­bal sir­ve tam­bién pa­ra ocu­par­se del de­seo; la voz ahí es la de un clien­te des­afo­ra­do, enamo­ra­do de una es­cla­va/ pros­ti­tu­ta, per­tur­ba­do por la re­ve­la­ción de la carne: “El pla­cer y el do­lor te com­bi­nan per­fec­to/ Son tus to­nos pre­fe­ri­dos/ Te ilu­mi­nan el ros­tro”. Con es­te tex­to, Ri­vas cie­rra el li­bro y per­mi­te com­pren­der sus al­can­ces, pues Tra­ge­dias opor­tu­nas in­da­ga en el fun­cio­na­mien­to de la in­ti­mi­dad de una cla­se al­ta ve­ni­da a me­nos, per­di­da en los ri­tos de la en­fer­me­dad, la ve­jez y el de­seo. No es una poe­sía agra­da­ble y Ri­vas ca­re­ce de com­pa­sión. Su es­cri­tu­ra es­tá he­cha con fan­tas­mas des­hi­la­cha­dos y po­bla­da por ciu­da­da­nos agó­ni­cos y ener­gú­me­nos per­di­dos en una ciu­dad nu­bla­da; to­dos atra­pa­dos en un uni­ver­so nau­sea­bun­do don­de se so­la­zan, de mo­do tan mor­bo­so co­mo ele­gan­te, en su pro­pio te­dio: “Sos­ten­go mis días con la des­tre­za mor­tal de los vie­jos:/ sin re­cuer­dos ní­ti­dos ni un des­tino apro­xi­ma­do./ Vi­vo su­mi­do en arre­ba­tos de lu­ju­ria fren­te al te­le­vi­sor”.

“Tra­ge­dias opor­tu­nas”, de Ma­tías Ri­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.