SER O per­te­ne­cer

Que Pasa - - EDITORIAL -

Des­de que el gru­po an­tes co­no­ci­do co­mo Con­cer­ta­ción de Par­ti­dos por la De­mo­cra­cia —hoy Nue­va Ma­yo­ría— se hi­zo car­go del go­bierno, ha pro­cu­ra­do, en ge­ne­ral, man­te­ner un cal­cu­la­do equi­li­brio de mi­li­tan­cias en la dis­tri­bu­ción de los car­gos de ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad. En es­te or­den in­terno, la pre­si­den­ta Ba­che­let ha se­gui­do en am­bos go­bier­nos una re­gla só­lo vul­ne­ra­da en el ini­cio de es­te pe­río­do: la mi­li­tan­cia de­mo­cra­ta­cris­tia­na de su mi­nis­tro del In­te­rior (el PPD Ro­dri­go Pe­ñai­li­llo fue la ex­cep­ción). Es­ta se­ma­na, tras la re­nun­cia de Jor­ge Bur­gos, la pre­si­den­ta con­ti­nuó el li­bre­to y con­vo­có a otro DC: Ma­rio Fer­nán­dez. Pe­ro da­da la ex­pe­rien­cia del pri­me­ro, la pre­gun­ta se ins­ta­ló pa­ra el se­gun­do: ¿qué tan­to im­por­ta que la DC man­ten­ga el car­go de je­fe de ga­bi­ne­te? O bien, ¿cuán­to pe­sa un je­fe de ga­bi­ne­te cuan­do no es par­te de su círcu­lo cer­cano? Es lo que plan­tea, des­de una ve­re­da bas­tan­te crí­ti­ca, Ma­ria­na Ayl­win. A ca­si dos me­ses de la muer­te de su pa­dre, la ex mi­nis­tra de Edu­ca­ción pa­re­ce ha­ber re­no­va­do sus cre­den­cia­les par­ti­da­rias, re­for­za­da por el re­co­no­ci­mien­to y la reivin­di­ca­ción de la fi­gu­ra de Pa­tri­cio Ayl­win du­ran­te sus fu­ne­ra­les. Su pos­tu­ra crí­ti­ca fren­te al go­bierno no es nue­va; ha­cia dón­de lle­va esa ener­gía —aho­ra en­fo­ca­da con ma­yor fuer­za ha­cia las de­ci­sio­nes de su pro­pio par­ti­do— sí re­sul­ta má s in­tere­san­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.