La gran­de­za del más gran­de

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Fe­li­pe Hur­ta­do H. ]

CON­CEN­TRAR LA FI­GU­RA DE MUHAM­MAD ALI EN LA DEL NO­TA­BLE BO­XEA­DOR QUE ERA, MI­NI­MI­ZA A UN HOM­BRE QUE DE­JÓ DE LA­DO SU CA­RRE­RA PA­RA DAR UNA PE­LEA MU­CHO MÁS IM­POR­TAN­TE Y QUE LO CON­VIR­TIÓ EN EL DE­POR­TIS­TA MÁS GRAN­DE DE LA HIS­TO­RIA.

Pro­me­dian­do el do­cu­men­tal I am Ali, Geor­ge Fo­re­man cuen­ta la res­pues­ta que da ca­da vez que le pre­gun­tan si con­si­de­ra a Muham­mad Ali el me­jor de la his­to­ria. Se tra­ta del mis­mo ti­po que el re­cién fa­lle­ci­do bo­xea­dor des­cri­bió co­mo una mo­mia so­bre el ring en la an­te­sa­la de “The Rum­ble in the Jun­gle”, su mí­ti­co com­ba­te de 1974 por el tí­tu­lo mun­dial en Zai­re; el mis­mo al que, ha­cien­do ga­la de to­da su so­ber­bia, en el sex­to asal­to de ese día le su­su­rró al oí­do “eso es to­do lo que tie­nes, Geor­ge”. Ese mis­mo ti­po, un fer­vien­te ca­tó­li­co en la ac­tua­li­dad, sin atis­bo al­guno del re­sen­ti­mien­to que con ra­zón po­dría aún cul­ti­var, con­tes­ta: “Bo­xear fue só­lo al­go que hi­zo, al­go que no al­can­za a de­fi­nir a Muham­mad Ali, uno de los gran­des hom­bres que ha pi­sa­do la Tie­rra”. A pe­sar de su bra­vu­co­ne­ría y ego­cen­tris- mo, Ali con­si­guió el res­pe­to y la ins­pi­ra­ción in­clu­so en­tre sus más repu­tados ri­va­les, que con el tiem­po en­ten­die­ron que su tras­cen­den­cia su­pe­ra­ba por am­plio mar­gen las cuer­das del cua­dri­lá­te­ro y alcanzaba lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos pa­ra cual­quier de­por­tis­ta, lí­mi­tes a los que na­die más ha po­di­do lle­gar. Por­que Mi­chael Jor­dan po­drá ser —a dis­tan­cia— el me­jor bas­quet­bo­lis­ta de to­dos los tiem­pos; o Pe­lé, el más gran­de en­tre los gran­des fut­bo­lis­tas; o Ro­ger Fe­de­rer, un ta­len­to sin igual en el te­nis, sin em­bar­go, nin­guno al­can­za las al­tu­ras del hom­bre na­ci­do co­mo Cas­sius Mar­ce­llus Clay, el nom­bre de es­cla­vo que de­ja­ría al abra­zar el Is­lam. El ring le que­da de­ma­sia­do pe­que­ño. Su en­ten­di­mien­to acer­ca del con­tex­to so­cial en que le to­có desen­vol­ver­se, con la lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les a pleno en Es­ta­dos Uni­dos y la Gue­rra de Viet­nam, hi­zo lo que nin­gún otro de­por­tis­ta de su la­ya ha in­ten­ta­do re­pe­tir: po­ner su ca­rre­ra a un la­do en sus me­jo­res años y de­jar de re­ci­bir mi­llo­nes de dó­la­res por creer en lo que con­si­de­ra­ba era lo real­men­te im­por­tan­te pa­ra su co­mu­ni­dad. En Viet­nam no es­ta­ba su enemi­go, de­cía; su enemi­go vi­vía en su pro­pio te­rri­to­rio, y lo es­ta­ban obli­gan­do a via­jar don­de no que­ría ir. “¿Por qué ha­brían de pe­dir­me que use un uni­for­me y me va­ya a 10 mil mi­llas de ca­sa y arro­je bom­bas y ba­las a la gen­te mo­re­na en Viet­nam, mien­tras que los lla­ma­dos ne­gros en Louis­vi­lle son tra­ta­dos co­mo pe­rros y se les nie­gan los de­re­chos hu­ma­nos más sim­ples? No, no voy a ir 10 mil mi­llas le­jos de mi ca­sa pa­ra ayu­dar a ase­si­nar y que­mar otra po­bre na­ción sim­ple­men­te pa­ra con­ti­nuar la do­mi­na­ción de los blan­cos es­cla­vis­tas so­bre las per­so­nas más os­cu­ras en el mun­do en­te­ro”, fue par­te del cé­le­bre dis­cur­so que agi­gan­ta­ría su fi­gu­ra. La ne­ga­ti­va lo obli­gó a en­fren­tar­se con su ad­ver­sa­rio ma­yor, el Es­ta­do de su país, que le res­pon­dió qui­tán­do­le su li­cen­cia pa­ra com­pe­tir y su tí­tu­lo mun­dial, ade­más de con­de­nar­lo a cin­co años de pri­sión. Ali asu­mió las con­se­cuen­cias, pe­ro no sin dar pe­lea. Mien­tras re­co­rría uni­ver­si­da­des y es­cue­las dan­do con­fe­ren­cias en las cua­les cre­cía el apo­yo a su cau­sa, li­bra­ba en tri­bu­na­les una ba­ta­lla que ter­mi­na­ría ga­nan­do en 1971 pa­ra vol­ver a ser lo que era des­de que a los 12 años, des­pués de que le ro­ba­ran la bi­ci­cle­ta, en­tra­ra de la mano de un po­li­cía a un gim­na­sio bus­can­do de­fen­der­se de fu­tu­ras even­tua­li­da­des del mis­mo ti­po. Ali siem­pre lle­gó en des­ven­ta­ja a los hi­tos que for­ja­ron su fa­ma. Ocu­rrió con la lar­ga ba­ta­lla ju­di­cial que dio pa­ra re­cu­pe­rar su li­cen­cia de­por­ti­va y tam­bién en el tin­gla­do, por­que las apues­tas no es­ta­ban a su fa­vor cuan­do pe­leó por pri­me­ra vez con­tra Sonny Lis­ton, en 1964, ni tam­po­co cuan­do se en­fren­tó a Fo­re­man, una dé­ca­da des­pués en Zai­re. Par­te im­por­tan­te de su le­ga­do se de­fi­ne a par­tir de los re­sul­ta­dos de esos epi­so­dios, triun­fos re­so­nan­tes que le die­ron la sus­tan­cia que re­que­ría el ape­la­ti­vo que él mis­mo se dio al­gu­na vez: “The Grea­test”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.