El puer­to y la ca­la­mi­dad

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Iván Po­du­je, arquitecto, so­cio de Atis­ba]

La des­truc­ción que vi­mos es­te 21 de ma­yo en Val­pa­raí­so no es un he­cho ais­la­do. To­do el año la ciu­dad su­fre de ac­tos van­dá­li­cos si­mi­la­res que —sin lle­gar a los ni­ve­les de vio­len­cia de ese día— tie­nen muy da­ña­do su cas­co his­tó­ri­co y la dig­ni­dad de sus ha­bi­tan­tes. A ello se su­ma la fal­ta de man­ten­ción de in­mue­bles, el aban­dono de es­pa­cios pú­bli­cos, la exis­ten­cia de un mu­ni­ci­pio que­bra­do y sin car­ta de na­ve­ga­ción y una com­ple­ja si­tua­ción de mar­gi­na­li­dad en los ce­rros del an­fi­tea­tro que han si­do afec­ta­dos por seis in­cen­dios en só­lo dos años, uno de ellos de de­vas­ta­do­ras con­se­cuen­cias. Es­te com­ple­jo pa­no­ra­ma que­dó re­fle­ja­do en el ín­di­ce de ca­li­dad de vi­da ur­ba­na que pu­bli­có la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca es­te año, y que ubi­có a Val­pa­raí­so co­mo la ter­ce­ra ca­pi­tal re­gio­nal peor eva­lua­da del país, 56 pues­tos más aba­jo que su ve­ci­na Vi­ña del Mar, en­cum­bra­da en­tre los 10 me­jo­res lu­ga­res pa­ra vi­vir. La úl­ti­ma aler­ta vino de Juan Luis Isa­za, un experto co­lom­biano en pa­tri­mo­nio con­tra­ta­do por la em­pre­sa por­tua­ria pa­ra eva­luar un pro­yec­to de am­plia­ción de los si­tios de atra­que del Ter­mi­nal 2, co­no­ci­do co­mo “T2”. Sus con­clu­sio­nes fue­ron la­pi­da­rias. Jun­to con afir­mar que el im­pac­to del T2 se­ría muy ne­ga­ti­vo e im­po­si­ble de mi­ti­gar, Isa­za ad­vir­tió so­bre el ca­la­mi­to­so es­ta­do de Val­pa­raí­so co­mo ciu­dad, se­ña­lan­do que, de no me­diar cam­bios de fon­do, po­dría per­der su con­di­ción de Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. La­men­ta­ble­men­te, mu­chos se quedaron só­lo con la con­clu­sión re­fe­ri­da al pro­yec­to T2, afir­man­do que su cons­truc­ción se­rá la rui­na de­fi­ni­ti­va de Val­pa­raí­so y su pa­ra­li­za­ción, la an­sia­da opor­tu­ni­dad pa­ra sa­car a flo­te a la ciu­dad. Es­ta sim­pli­fi­ca­ción es equi­vo­ca­da y pe­li­gro­sa. Pri­me­ro por­que des­vía la aten­ción so­bre las cau­sas reales del pro­ble­ma de Val­pa­raí­so, que co­mo to­da ur­be, tie­ne va­rias aris­tas, que en es­te ca­so se re­mon­tan a tres hi­tos cla­ves: el te­rre­mo­to de 1906, la aper­tu­ra del ca­nal de Pa­na­má en 1914 y al cie­rre de in­dus­trias a me­dia­dos de los 80. Es­tos tres gol­pes fa­ta­les se agra­va­ron por ma­las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, es­cán­da­los de co­rrup­ción y la ac­ción de una eli­te que ha trans­for­ma­do a Val­pa­raí­so en un ob­je­to de cul­to y ex­pe­ri­men­ta­ción. Una es­pe­cie de es­ce­no­gra­fía don­de la po­bre­za ad­quie­re ri­be­tes pa- tri­mo­nia­les, el vandalismo es vis­to co­mo ar­te ur­bano, el es­pa­cio pú­bli­co co­mo ba­ño o ne­go­cio in­for­mal, y cual­quier in­ver­sión, in­de­pen­dien­te­men­te de su mé­ri­to o ca­li­dad, co­mo el re­sul­ta­do de os­cu­ras cons­pi­ra­cio­nes. La se­gun­da com­pli­ca­ción de re­du­cir el pro­ble­ma al des­tino del T2 es ge­ne­rar fal­sas ex­pec­ta­ti­vas, ya que in­clu­so pa­ra­li­zan­do es­ta obra y cons­tru­yen­do en su lu­gar un mag­ní­fi­co pa­seo, el efec­to po­dría ser nu­lo si el cas­co his­tó­ri­co se si­gue de­te­rio­ran­do, la ba­su­ra se si­gue acu­mu­lan­do, los ván­da­los con­ti­núan ac­tuan­do con im­pu­ni­dad y el ca­pi­tal hu­mano se des­pla­za a lu­ga­res que ofre­cen una me­jor ca­li­dad de vi­da. Es­to no quie­re de­cir que ha­ya que cons­truir el T2 o que su im­pac­to no sea el pre­vis­to por Isa­za. Mi pun­to es que no exis­ten ca­mi­nos cor­tos ni ba­las de pla­ta, y eso Val­pa­raí­so lo sa­be me­jor que na­die. De he­cho tie­ne un mo­nu­men­to al res­pec­to en el edi­fi­cio del Con­gre­so, que se su­po­ne se­ría el de­to­nan­te pa­ra la des­cen­tra­li­za­ción de Chi­le, pe­ro que no pro­du­jo nin­gún efec­to re­le­van­te, ni si­quie­ra en su en­torno in­me­dia­to. Cam­biar la ten­den­cia de una ciu­dad to­ma tiem­po y re­quie­re de un plan que ata­que los dis­tin­tos fac­to­res que ex­pli­can el pro­ble­ma. Que mi­re to­do el bor­de cos­te­ro co­mo opor­tu­ni­dad, que in­te­gre los ce­rros em­po­bre­ci­dos, re­cu­pe­re edi­fi­cios y es­pa­cios pú­bli­cos y pro­mue­va ac­ti­vi­da­des que ge­ne­ren in­gre­sos mu­ni­ci­pa­les, em­pleos y dig­ni­dad pa­ra sus ha­bi­tan­tes. El res­to es mú­si­ca, y ma­la, aun­que se es­cu­che des­de el Cin­zano.

PA­RA ABOR­DAR EL PRO­FUN­DO PRO­BLE­MA DE VAL­PA­RAÍ­SO NO EXIS­TEN SO­LU­CIO­NES MÁ­GI­CAS. MIEN­TRAS NO SE IN­TE­GRE A TO­DOS LOS CE­RROS, NO SE RE­CU­PE­REN EDI­FI­CIOS Y ES­PA­CIOS PÚ­BLI­COS, NO SE VEA EL BOR­DE COS­TE­RO CO­MO OPOR­TU­NI­DAD Y NO SE RE­CU­PE­RE LA DIG­NI­DAD PA­RA SUS HA­BI­TAN­TES, LA POS­TAL SE­GUI­RÁ SIEN­DO LA MIS­MA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.