El hom­bre que fue el si­glo XX

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Die­go Zú­ñi­ga ]

La vi­da de Allen Ginsberg (1926-1997) es la vi­da de un si­glo, el si­glo XX, las gue­rras, la poe­sía, las dro­gas, el amor, la mú­si­ca, los via­jes, la In­dia, La­ti­noa­mé­ri­ca, el de­sen­freno y los li­bros, las lec­tu­ras, las mu­chas lec­tu­ras que mar­ca­ron la vi­da de uno de los poe­tas más leí­dos de Nor­tea­mé­ri­ca. De­ci­mos Allen Ginsberg y pen­sa­mos, de in­me­dia­to, en su poe­sía; pen­sa­mos, so­bre to­do, en có­mo su obra re­sul­ta in­se­pa­ra­ble de esa vi­da que fue un si­glo, una obra vi­ta­lis­ta que pa­re­ce aje­na a cual­quier atis­bo in­te­lec­tual, aun­que aque­lla apre­cia­ción sea in­du­da­ble­men­te erra­da. Si se la lee con aten­ción, la poe­sía de Ginsberg es una poe­sía que dia­lo­gó en to­do mo­men­to con su pro­pia tra­di­ción —la an­glo­sa­jo­na—, pe­ro que tam­bién su­po aprehen­der, ade­más, lo que ha­cían sus com­pa­ñe­ros de ru­ta con la pro­sa —Ke­rouac, Bu­rroughs—, y lle­var aque­llas bús­que­das a su pro­pia es- cri­tu­ra. Por­que ese de­li­rio y ese de­sen­freno que ca­rac­te­ri­za a una bue­na par­te de su obra poé­ti­ca no nació só­lo de la in­tui­ción, sino que hu­bo mu­chí­si­mas lec­tu­ras que de­li­mi­ta­ron los ca­mi­nos por los cua­les tran­si­ta­ría su tra­ba­jo. Y esas lec­tu­ras Ginsberg nun­ca las es­con­dió, co­mo po­de­mos apre­ciar hoy cuan­do lee­mos Pro­sa de­li­be­ra­da. Li­te­ra­tu­ra, dro­gas, po­lí­ti­ca, pro­fe­cías (Edi­cio­nes UDP), re­co­pi­la­ción de en­sa­yos, re­la­tos autobiográficos y ar­tícu­los que es­cri­bió Ginsberg a lo lar­go de su vi­da y que aho­ra se pu­bli­can por pri­me­ra vez en cas­te­llano, en una tra­duc­ción im­pe­ca­ble de Ro­dri­go Ola­va­rría, quien ya ha­bía tra­du­ci­do pa­ra Anagra­ma dos de sus li­bros más im­por­tan­tes: Au­lli­do y Kad­dish. En Pro­sa de­li­be­ra­da, en­ton­ces, nos en­con­tra­mos con un Ginsberg sor­pren­den­te, más pau­sa­do, lú­ci­do: ese que pue­de es­cri- bir un en­sa­yo lu­mi­no­so acer­ca de la poe­sía de Wi­lliam Car­los Wi­lliams —uno de sus ma­yo­res re­fe­ren­tes— o na­rrar una lec­tu­ra epi­fá­ni­ca que le to­có pre­sen­ciar de Ro­bert Cree­ley en el ve­rano de 1976, o plan­tar­se fren­te al Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos y ar­gu­men­tar de for­ma con­tun­den­te con­tra las le­yes an­ti­dro­gas, y rea­li­zar to­do aque­llo con la mis­ma na­tu­ra­li­dad con que es­cri­bía sus poe­mas. El ejer­ci­cio de la lec­tu­ra y de la re­fle­xión en­ten­di­das co­mo una par­te más de la vi­da, com­pren­der el gé­ne­ro del en­sa­yo co­mo un te­rri­to­rio de ba­ta­llas y tam­bién co­mo un es­pa­cio en el que inevi­ta­ble­men­te las ideas se cru­zan con lo au­to­bio­grá­fi­co, y en­ton­ces a par­tir de la lec­tu­ra de Pro­sa de­li­be­ra­da no só­lo va­mos co­no­cien­do las re­fle­xio­nes po­lí­ti­cas y es­té­ti­cas de Ginsberg —y sus du­das y cer­te­zas—, sino que tam­bién va­mos cons­tru­yen­do su bio­gra­fía: el des­lum­bra­mien­to que le cau­sa­ron Dos­toievs­ki y Rim­baud; el ori­gen de la ge­ne­ra­ción beat; el ori­gen de sus li­bros más im­por­tan­tes; la tem­po­ra­da que pa­só en­ce­rra­do en un psi­quiá­tri­co; la tem­po­ra­da en que se dis­fra­zó de agen­te li­te­ra­rio y se pa­seó por editoriales con los ma­nus­cri­tos de En el ca­mino y Yon­qui; sus intensos y su­fri­dos amo­res; las dro­gas y la es­cri­tu­ra ba­jo el efec­to de las dro­gas; sus via­jes por Pa­rís y la In­dia; sus en­cuen­tros con Cé­li­ne, Mi­chaux y Ge­net; el día que es­cu­chó por pri­me­ra vez “I Want to Hold Your Hand” y su­po que los Beatles cam­bia­rían la mú­si­ca pa­ra siem­pre; su amis­tad con Ro­bert Frank; el ori­gen del pro­yec­to que ter­mi­nó con Phi­lip Glass com­po­nien­do una ópe­ra ba­sa­da en sus poe­mas; y ese día me­mo­ra­ble, lue­go de re­gre­sar de la In­dia, en que fue a vi­si­tar al dis­tin­gui­do W. H. Au­den, se sen­tó fren­te a él con un ar­mo­nio y co­men­zó a can­tar va­rios man­tras sin que Au­den en­ten­die­ra na­da, in­co­mo­dí­si­mo, per­tur­ba­do, en una de las me­jo­res es­ce­nas que en­con­tra­mos en es­ta Pro­sa de­li­be­ra­da, don­de no só­lo hay en­sa­yos, sino tam­bién car­tas de re­co­men­da­ción, obi­tua­rios y tex­tos que nos pre­sen­tan a Ginsberg co­mo un tes­ti­go pri­vi­le­gia­do del si­glo XX, un hom­bre que nun­ca per­dió la ge­ne­ro­si­dad y el en­tu­sias­mo a la ho­ra de es­cri­bir so­bre aque­llo que lo in­ter­pe­ló.

ACA­BA DE LLE­GAR A LI­BRE­RÍAS “PRO­SA DE­LI­BE­RA­DA”, DE ALLEN GINSBERG, UNA SE­LEC­CIÓN DE RE­LA­TOS AUTOBIOGRÁFICOS Y EN­SA­YOS LI­TE­RA­RIOS EN LOS QUE EN­CON­TRA­RE­MOS LAS RE­FLE­XIO­NES DE UN POE­TA QUE MAR­CÓ LA LI­TE­RA­TU­RA CON­TEM­PO­RÁ­NEA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.