¿DE QUE ES­CRI­BI­MOS CUAN­DO ES­CRI­BI­MOS DE YOUTU­BE?

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Al­ber­to Fu­guet ]

Noah Ci­ce­ro es par­te de lo que aho­ra se lla­ma Alt Lit ( que se­ría un po­co la li­te­ra­tu­ra de los mi­llen­nials; una li­te­ra­tu­ra pu­li­da y ar­ma­da y na­ci­da gra­cias a y den­tro de las re­des so­cia­les; pop y muy frag­men­ta­da). Ci­ce­ro es un au­tor indie que, tal co­mo el ci­ne y la mú­si­ca, ca­paz que ten­ga más lec­to­res fue­ra de su país que aden­tro. Es un áci­do crí­ti­co del con­su­mis­mo y de las cor­po­ra­cio­nes y de to­do lo mal que pue­de es­tar el Ame­ri­can way of li­fe, pe­ro eso no lo ha­ce me­nos es­ta­dou­ni­den­se. Por el con­tra­rio. Se ins­cri­be en una tra­di­ción in­ten­sa­men­te es­ta­dou­ni­den­se y hay tan­to ci­ne y TV y can­cio­nes ( el Springs­teen un­plug­ged, por ejem­plo) y cuen­tos tris­tes ( Car­ver, Car­ver, Car­ver) y pin­tu­ras de­sola­das a lo Hop­per y fo­tos ( ¿ Ins­ta­gram?) a lo Ro­bert Frank que qui­zás su ma­yor apor­te y gra­cia es re­pro­ce­sar la épi­ca del fin- del- im­pe­rio pa­ra aque­llos que leen de ma­ne­ra di­gi­tal. Edi­ta­do y tra­du­ci­do acá en Chi­le por los jó­ve­nes edi­to­res de Los Li­bros de la Mu­jer Ro­ta, Ci­ce­ro co­nec­ta con su com­pa­trio­ta Tao Lin por su fas­ci­na­ción con Asia ( acá Co­rea del Sur re­pre­sen­ta el acia­go fu­tu­ro que ya lle­gó), y ya es un au­tor- de- cul­to en­tre los au­to­res jó­ve­nes lo­ca­les con los que, en apa­rien­cia, tie­ne mu­cho en co­mún. O qui­zás no tan­to, pues­to que en la li­te­ra­tu­ra de los hi­jos las fi­gu­ras de los pa­dres pa­re­cen ser in­sos­la­ya­bles; en Ci­ce­ro sim­ple­men­te no exis­ten. Es­tos hi­jos tie­nen, ade­más, más san­gre en sus ve­nas y sen­ti­do iró­ni­co (“soy una per­so­na pe­li­gro­sa, una per­so­na pe­li­gro­sa que vi­ve una vi­da de pe­li­gro y emo­ción, tex­tean­do mien­tras con­duz­co...”). Es­tos chi­cos de trein­ta se dro­gan, tie­nen se­xo cuan­do es­tán bo­rra­chos, su­fren de an­sie­dad y pro­ble­mas del co­lon y es­tán ro­mán­ti­ca­men­te a la de­ri­va. Cuán pa­ra­noi­co pue­do vol­ver­me es­ta no­che tie­ne mu­cha no­che y mu­cha pa­ra­noia y de­ma­sia­da tris­te­za y es tan del­ga­do y li­ge­ro co­mo un chi­co hips­ter. Pe­ro es más que eso y es­tá es­cri­to des­de una cla­se so­cial ba­ja que po­co y na­da tie­ne que ver con sus pa­res de an­te­ojos sud­ame­ri­ca­nos. Es­to es el mun­do de los no- lu­ga­res de Dou­glas Cou­pland sin los colores bri­llan­tes ( mu­cho Wal­mart, mu­cho Star­bucks). Es una gran ma­ne­ra de in­gre­sar a es­te mun­do al que uno no desea ac­ce­der (“de­be­ría eli­mi­nar mis cuen­tas de Facebook y Twit­ter, ir a las mon­ta­ñas y es­cri­bir co­mo Pyn­chon”). Ci­ce­ro te lle­va a un pá­ra­mo don­de los tu­ris­tas nun­ca in­gre­san ( esos pue­blos chi­cos de Ohio, esos de­par­ta­men­tos co­rea­nos). No me hi­zo fal­ta una fá­bu­la de un vam­pi­ro mo­derno, aun­que su ar­bi­tra­rio poe­ma na­rra­ti­vo (“Poe­ma de Ga­to Gi­gan­te”) es jus­ta­men­te eso: tan ar­bi­tra­rio y de aden­tro que vuela y aprie­ta y des­tro­za (“In­ter­net es­tá tan so­li­ta­rio es­ta no­che/ In­ter­net es­tá tan tran­qui­lo es­ta no­che”) y re­su­me la poé­ti­ca de Ci­ce­ro de una ma­ne­ra eco­nó­mi­ca y pre­ci­sa y per­fec­ta. Pa­ra es­tar aten­to y con ga­nas de se­guir ac­ce­dien­do a tan­to pre­sen­te ca­si

sin des­ti­lar.

“Cuán pa­ra­noi­co pue­do vol­ver­me es­ta no­che”, de Noah Ci­ce­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.