El odio y la ma­tan­za de to­dos los días

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Emi­lio Mal­do­na­do, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fun­da­ción Igua­les ]

TRAS LA MA­TAN­ZA EN OR­LAN­DO TO­DO GI­RÓ EN TORNO AL TE­RRO­RIS­MO, Y LA HO­MO­FO­BIA QUE­DÓ CO­MO UNA SE­GUN­DA O TER­CE­RA MO­TI­VA­CIÓN. SÓ­LO DES­PUÉS LA REAL INCITACIÓN FUE GA­NAN­DO TE­RRENO. ESA ES LA INVISIBILIDAD A LA QUE NOS EN­FREN­TA­MOS.

Soy una par­te in­tere­sa­da y en pos de la trans­pa­ren­cia quie­ro de­jar­lo es­ta­ble­ci­do. Di­ri­jo una fun­da­ción que lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les de las per­so­nas de la di­ver­si­dad se­xual. Tam­bién soy gay y la no­che del ata- que en el club Pul­se es­tu­ve, jun­to a va­rios ami­gos, en una fies­ta pa­ra pú­bli­co LGBT en el ba­rrio Be­lla­vis­ta. Ese día no fui­mos los úni­cos. Co­mo ca­da no­che de fin de se­ma­na, va­rios lo­ca­les del sec­tor fi­gu­ra­ban con sus pis­tas de bai­le aba­rro­ta­das de jó­ve­nes gays, les­bia­nas y trans­gé­ne­ros mo­vién­do­se al rit­mo de la mú­si­ca. To­dos ale­gres, to­dos dis­fru­tan­do de lo que en apa­rien­cia era una fies­ta más. Pe­ro no lo fue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.