Des­nu­da­dos por los hoo­li­gans

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Die­go Zú­ñi­ga Con­tre­ras, des­de Bonn ]

Ade­más de de­fen­sas ce­rra­das y plan­tea­mien­tos tác­ti­cos mu­chas ve­ces mez­qui­nos con el es­pec­tácu­lo, la Eu­ro­co­pa de Fran­cia se ha ca­rac­te­ri­za­do por un apa­ra­ta­je de se­gu­ri­dad po­cas ve­ces vis­to y la com­pro­ba­ción em­pí­ri­ca de su inuti­li­dad an­te la sor­pre­sa. Po­li­cías y mi­li­ta­res fue­ron des­ple­ga­dos ge­ne­ro­sa­men­te en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país, an­te el ries­go la­ten­te de que se pro­duz­ca al­gún aten­ta­do te­rro­ris­ta vin­cu­la­do a ra­di­ca­les is­la­mis­tas, o sea al Es­ta­do Is­lá­mi­co. Eso es­pe­ra­ban las au­to­ri­da­des y pa­ra eso se pre­pa­ra­ron du­ran­te me­ses. Sin em­bar­go, na­die con­si­de­ró la po­si­bi­li­dad de que, en me­dio de la al­ga­ra­bía por la fies­ta de­por­ti­va, se de­ja­ran caer unos su­je­tos que pa­re­cían erra­di­ca­dos del pa­no­ra­ma fut­bo­lís­ti­co. Unos enemi­gos in­ter­nos, di­ría­se. La pri­me­ra se­ñal se dio la tar­de del sá­ba­do 11 de ju­nio en Mar­se­lla, en cu­yo cen­tro his­tó­ri­co gru­pos de vio­len­tis­tas rusos e in­gle­ses se en­fren­ta­ron con si­llas, fie­rros y lo que hu­bie­ra a la mano. Con los días sal­dría a la luz has­ta un vi­deo gra­ba­do con una GoP­ro. Ade­más de la cá­ma­ra, en­tre la in­du­men­ta­ria de los rusos —ca­li­fi­ca­dos co­mo “bien en­tre­na­dos” por las au­to­ri­da­des— ha­bía tam­bién cu­chi­llos y pro­tec­to­res bu­ca­les, im­ple­men­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad a la ho­ra de ver fút­bol. Las gol­pi­zas de­ja­ron a un in­glés al bor­de de la muer­te, en me­dio del pa­vor de fa­mi­lias y ni­ños que huían de la irra­cio­nal vio­len­cia. Las es­ce­nas se re­pi­tie­ron más tar­de, cuan­do los ul­tras rusos in­va­die­ron las tri­bu­nas de la hin­cha­da in­gle­sa a pun­ta de pa­ta­das y com­bos. En am­bos ca­sos, la reac­ción po­li­cial fue, por de­cir­lo ama­ble­men­te, len­ta. Tar­da­ron va­rios mi­nu­tos en lle­gar al cen­tro de Mar­se­lla pa­ra dis­per­sar el tris­te es­pec­tácu­lo de las bes­tias ma­tán­do­se a pa­los y si­lla­zos. Una reac­ción así de in­efi­cien­te pue­de cos­tar de­ce­nas de vi­das en un even­tual ata­que con fu­si­les de asal­to y bom­bas. ¿Dón­de que­dó el plan de se­gu­ri­dad? ¿O és­te so­la­men­te ac­túa en ca­so de terroristas sui­ci­das y ata­ques con ar­mas lar­gas? ¿Nin­gu­na agen­cia de in­te­li­gen­cia pre­vió es­to? Co­mo si no bas­ta­ra la pri­me­ra mues­tra de in­ca­pa­ci­dad, lo mis­mo se re­pi­tió el do­min­go 12 de ju­nio, cuan­do ul­tra­de­re­chis­tas ale­ma­nes hin­chas del Dy­na­mo Dres­den, famosos en su país por su vin­cu­la­ción con gru­pos neo­na­zis, gol­pea­ron a fa­ná­ti­cos ucra­nia­nos en Li­lle. Las au­to­ri­da­des ale­ma­nas se to­ma­ron en se­rio la si­tua­ción, y la Ofi­ci­na Fe­de­ral en lo Cri­mi­nal (BKA) pi­dió a la ciu­da­da­nía que en­tre­ga­ra fo­tos y vi­deos de los in­ci­den­tes, “pa­ra acla­rar lo ocu­rri­do”. Eso, a pe­sar de que la po­li­cía ger­ma­na rá­pi­da­men­te con­fir­mó que se tra­ta­ba de ra­di­ca­les del Dy­na­mo. Las me­di­das adop­ta­das en Fran­cia son al­ti­so­nan­tes: de­ten­ción de los ra­di­ca­les rusos y su rá­pi­da sa­li­da del país. Las que plan­tea la UEFA son, ade­más, du­ras: ex­pul­sión del tor­neo de los equi­pos cu­ya hin­cha­da pro­vo­que des­ma­nes. Pe­ro más allá de eso, acá tam­bién lla­ma la aten­ción el fuer­te re­sur­gi­mien­to de gru­pos de ma­to­nes que, con la ex­cu­sa del fút­bol, bus­can en­cau­zar un men­sa­je po­co cla­ro de vio­len­cia y odio, ul­tra­na­cio­na­lis­ta y xe­nó­fo­bo. Na­da de ra­ro en un con­ti­nen­te don­de la cri­sis de los re­fu­gia­dos ha fo­men­ta­do el flo­re­ci­mien­to de par­ti­dos de ul­tra­de­re­cha, que mu­chas ve­ces in­clu­so al­can­zan acuer­dos con mo­vi­mien­tos ra­di­ca­les, co­mo ya su­ce­dió en Ale­ma­nia con los po­pu­lis­tas de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia ( AfD) y los is­la­mó­fo­bos de Pe­gi­da. Al fi­nal to­do es­to es un círcu­lo: unos ul­tras se pa­tean con ul­tras de otros paí­ses por­que to­dos son na­cio­na­lis­tas que no quie­ren ex­tran­je­ros ni re­fu­gia­dos ni a na­die que se es­ca­pe de su nor­ma de lo que es “na­cio­nal”, mien­tras los hoo­li­gans in­gle­ses gri­tan “ISIS, ISIS, ¿dón­de es­tás?” y la Po­li­cía tra­ba­ja pa­ra que, pre­ci­sa­men­te, no ten­ga­mos que en­te­rar­nos de dón­de es­tán los miem­bros del ISIS, pe­ro pa­sa por al­to a los hin­chas ul­tras, que se pa­tean con otros... En re­su­men, la fal­ta de pre­vi­sión y la len­ta reac­ción ha­cen que uno se pre­gun­te si real­men­te la Eu­ro­co­pa de Fran­cia pue­de ga­ran­ti­zar al­go más que de­fen­sas ce­rra­das y plan­tea­mien­tos tác­ti­cos mez­qui­nos con el es­pec­tácu­lo.

LOS CHO­QUES EN­TRE UL­TRAS IN­GLE­SES, RUSOS Y ALE­MA­NES ENCIENDEN LAS ALAR­MAS SO­BRE CUÁN EFI­CIEN­TE ES EL SIS­TE­MA DE SE­GU­RI­DAD AN­TI­TE­RRO­RIS­TA IM­PLE­MEN­TA­DO EN LA EU­RO­CO­PA DE FRAN­CIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.