La co­mi­sión de los que sa­ben

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Se­bas­tián Cer­da, eco­no­mis­ta ]

EN­TRE­GAR MÁS PO­DER A LA TECNOCRACIA NO ES LA VER­DA­DE­RA SO­LU­CIÓN AL PRO­BLE­MA DEL MAL DI­SE­ÑO DE LAS RE­FOR­MAS. POR EL CON­TRA­RIO, MA­YOR PO­DER AL MO­NO­PO­LIO DE LOS EX­PER­TOS SÓ­LO NOS ALE­JA MÁS DE LA DIS­CI­PLI­NA QUE IM­PO­NEN LAS SO­LU­CIO­NES DE MER­CA­DO.

Cuan­do en el ám­bi­to de lo pú­bli­co, el aná­li­sis tri­bal —don­de pri­ma la ideo­lo­gía— ven­ce a lo téc­ni­co, el di­se­ño de las po­lí­ti­cas sue­le ser de­fi­cien­te, la po­bla­ción su­fre con­se­cuen­cias y los que go­bier­nan pier­den apo­yo po­pu­lar. Mu­chas ve­ces la res­pues­ta de la cla­se política a es­te ti­po de pro­ble­ma pa­re­ce in­vo­car al es­pí­ri­tu ol­vi­da­do de la tecnocracia, de ma­ne­ra tal que el di­se­ño ex­per­to de los “ex­per­tos” lo­gre salvar a la de­mo­cra­cia de las fau­ces de la de­ma­go­gia. En la prác­ti­ca, es­to equi­va­le al em­po­de­ra­mien­to de co­mi­sio­nes téc­ni­cas y co­mi­tés de hom­bres bue­nos, lle­nos de tec­nó­cra­tas be­ne­vo­len­tes y ra­cio­na­les des­ti­na­dos a va­li­dar lo bueno y pro­po­ner so­lu­cio­nes a lo ma­lo. Más allá de la iro­nía po­pu­lar que afir­ma que ca­da pro­ble­ma trae su co­mi­sión, pe­ro no su so­lu­ción; la ló­gi­ca in­di­ca que siem­pre pa­re­ce una bue­na idea bus­car la opi­nión ex­per­ta en un mun­do ca­da vez más com­ple­jo y es­pe­cia­li­za­do. Esa opi­nión, ade­más, siem­pre cuen­ta con el be­ne­fi­cio adi­cio­nal de ser una gran re­ce­ta con­tra el pe­li­gro del po­pu­lis­mo que con­si­de­ra que el jui­cio de la ma­sa en ca­da uno de los te­mas es siem­pre igual o me­jor al de un pro­fe­sio­nal ca­li­fi­ca­do. Es por esa ra­zón que, por ejem­plo, la so­cie­dad va­lo­ra co­rrec­ta­men­te a mé­di­cos al­ta­men­te en­tre­na­dos pa­ra que atien­dan a pa­cien­tes en­fer­mos o a in­ge­nie­ros que cons­tru­yan puen­tes le­va­di­zos que sí se le­van­ten y no se cai­gan. Sin em­bar­go, el pro­ble­ma con la fe cie­ga a la par­ti­ci­pa­ción de los ex­per­tos en lo pú­bli­co es que ol­vi­da dos di­fi­cul­ta­des fun­da­men­ta­les en es­ta ló­gi­ca de de­le­gar po­der a los que sa­ben. En pri­mer lu­gar, exis­te una ob­via re­la­ción de de­pen­den­cia en­tre los que go­bier­nan y los ex­per­tos que es­tos designan. La re­for­ma tri­bu­ta­ria no fue di­se­ña­da por las re­des so­cia­les; fue­ron ex­per­tos de go­bierno que, pos­te­rior­men­te ne­go­cia­ron con ex­per­tos de la opo­si­ción, los que de­fi­nie­ron una es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria tan com­ple­ja y tan an­ti­in­ver­sión co­mo la fi­nal­men­te im­ple­men­ta­da, cu­yos efec­tos ne­ga­ti­vos nues­tra eco­no­mía aún pa­re­ce es­tar ab­sor­bien­do. Mi im­pre­sión es que una fa­lla aún más im­por­tan­te en es­ta ló­gi­ca ra­di­ca en que mu­chas de las ideas re­for­mis­tas en la agen­da pú­bli­ca, aún en bo­ca de ex­per­tos, no son ne­ce­sa­ria­men­te las me­jo­res por­que ca­re­cen de un fil­tro apro­pia­do de de­ba­te y com­pe­ten­cia. La ca­pa­ci­dad de los cua­dros téc­ni­cos no ga­ran­ti­za, per se, el éxi­to de los pro­yec­tos ni en lo pú­bli­co ni en lo pri­va­do. Sin em­bar­go, en el ca­so de los ex­per­tos que tra­ba­jan en el sec­tor pri­va­do, és­tos tie­nen que apro­bar un test de blan­cu­ra pa­ra sus ideas, de­ter­mi­na­do por el éxi­to o fra­ca­so de és­tas en el mer­ca­do. Uber es una in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca exi­to­sa, no por la opi­nión de las au­to­ri­da­des de trans­por­te, sino por su pro­ba­do su­ce­so co­mer­cial. Es­te no es el ca­so en el di­se­ño de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, cu­ya va­li­dez ema­na de un mo­no­po­lio de las ideas en­tre­ga­do por el go­bierno de turno a los ex­per­tos de su elec­ción, y mu­chas ve­ces ese po­der pue­de ser el ger­men de una mal en­ten­di­da so­ber­bia del co­no­ci­mien­to. Los eco­no­mis­tas sa­be­mos que cuan­do las per­so­nas y em­pre­sas se en­fren­tan a cambios en sus in­cen­ti­vos, co­mo por ejem­plo el pre­cio de los bie­nes o ser­vi­cios que con­su­men o pro­du­cen, los im­pues­tos que se les co­bran o la re­gu­la­ción que en­fren­tan, és­tos tie­nen mu­chos már­ge­nes en los que ajus­tar­se, al­gu­nos muy evi­den­tes, otros me­nos ob­vios y unos fran­ca­men­te des­co­no­ci­dos in­clu­so pa­ra las men­tes más bri­llan­tes de la eco­no­mía. Sin em­bar­go, la arro­gan­cia pro­pia del que sa­be, ba­jo el am­pa­ro del po­der que da el Es­ta­do, ha­ce a ve­ces apa­re­cer co­mo muy sim­ple el iden­ti­fi­car y cuan­ti­fi­car lo que la ma­yor par­te del tiem­po no lo es. En­tre­gar más po­der a la tecnocracia no es la ver­da­de­ra so­lu­ción al pro­ble­ma del mal di­se­ño de las re­for­mas. Por el con­tra­rio, ma­yor po­der al mo­no­po­lio de los ex­per­tos só­lo nos ale­ja más de la dis­ci­pli­na que im­po­nen las so­lu­cio­nes de mer­ca­do. La idea de que, por ejem­plo, un po­ten­cial dé­fi­cit de in­fra­es­truc­tu­ra en nues­tro país se so­lu­cio­na con la crea­ción de un nue­vo fon­do es­ta­tal con un di­rec­to­rio de hom­bres bue­nos y una ad­mi­nis­tra­ción ca­paz, es, en mi opi­nión, una nue­va uto­pía. ¿No es aca­so más efi­cien­te afron­tar los pro­ble­mas de con­ges­tión en ca­rre­te­ras o en los tiem­pos de es­pe­ra pa­ra la car­ga por­tua­ria o de trans­por­te aé­reo de pa­sa­je­ros a tra­vés de una sim­ple política de ta­ri­fi­ca­ción por con­ges­tión? Y, sin em­bar­go, por ra­zo­nes apa­ren­te­men­te des­co­no­ci­das ese ti­po de so­lu­cio­nes es­tán fue­ra del ám­bi­to de lo que se de­ba­te hoy en lo pú­bli­co, don­de las pro­pues­tas pa­re­cen con­cen­trar­se só­lo en de­man­das por más Es­ta­do y más po­der

pa­ra los que “sa­ben”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.