LA DIO­SA DE

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por Ale­jan­dra Cos­ta­mag­na ]

Hay va­rias ra­zo­nes pa­ra vi­si­tar por es­tos días el nue­vo Es­pa­cio Dia­na. Una, la clá­si­ca, son los jue­gos em­pla­za­dos en San Die­go: un ca­rru­sel de 1935, una rue­da de la for­tu­na, un bar­co pirata, au­ti­tos elec­tró­ni­cos, vi­deo­jue­gos y de­ce­nas de má­qui­nas de es­te par­que te­cha­do que fun­cio­na des­de ha­ce ocho dé­ca­das. Otra ra­zón, más re­cien­te, es la ins­ta­la­ción del ex res­tau­ran­te La Jar­dín, aho­ra lla­ma­do La Dia­na, que ocu­pa una am­plia zo­na que co­nec­ta las dos en­tra­das del re­cin­to: por San Die­go y por Ar­tu­ro Prat. El uso de ob­je­tos re­ci­cla­dos y el ar­ma­do de una suer­te de es­ce­no­gra­fía tea­tral, con es­ca­le­ras de ca­ra­col, plan­tas y pa­sa­re­las la­be­rín­ti­cas, es­tá en to­tal cohe­ren­cia con el edi­fi­cio pa­tri­mo­nial que al­ber­ga al res­tau­ran­te. Por­que es­te lu­gar, de cin­co mil me­tros cua­dra­dos, fue el con­ven­to de los sa­cra­men­ti­nos y hoy es un cen­tro cul­tu­ral mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, cu­ya pro­gra­ma­ción es­tá a car­go del pe­rio­dis­ta y crí­ti­co tea­tral Javier Iba­ca­che. Son jus­ta­men­te las an­ti­guas ha­bi­ta­cio­nes de los mon­jes las que hoy al­ber­gan los ta­lle­res de swing, dan­za y con­fec­ción de ma­rio­ne­tas, ade­más de ser­vir co­mo salas de en­sa­yo pa­ra mú­si­cos co­mo Ana Ti­joux o la Ma­po­cho Or­ques­ta y fun­cio­nar co­mo es­pa­cios no con­ven­cio­na­les de tea­tro. La car­te­le­ra par­tió a co­mien­zos de ju­nio con el mo­nó­lo­go El con­tra­ba­jo, ba­sa­do en la no­ve­la de Pa­trick Süs­kind, que di­ri­ge Tia­go Co­rrea. El pú­bli­co es in­vi­ta­do a com­par­tir la ma­dri­gue­ra del pro­ta­go­nis­ta, usar sus si­llo­nes, to­mar sus cer­ve­zas, es­cu­char su mú­si­ca e in­vo­lu­crar­se con su dra­ma ín­ti­mo. Pe­ro no es el úni­co mon­ta­je dis­po­ni­ble en es­ta tem­po­ra­da. En el sub­sue­lo del edi­fi­cio, que a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do al­ber­gó las re­pre­sen­ta­cio­nes del mis­mo claus­tro, hoy ope­ra la prin­ci­pal sa­la de tea­tro del re­cin­to. Y ahí tie­ne fun­cio­nes has­ta fi­nes de ju­nio Lo­bo, una obra de ma­rio­ne­tas pa­ra adul­tos a car­go de An­drés Amion, quien di­ri­ge ade­más los ta­lle­res y pre­sen­ta el es­pec­tácu­lo pa­ra pú­bli­co fa­mi­liar Pan­chi­to va­que­ro. Los tres mon­ta­jes res­pon­den per­fec­ta­men­te a la idea pro­gra­má­ti­ca de Dia­na: abor­dan te­mas ur­ba­nos e in­te­gran el en­torno en su pues­ta en es­ce­na. Y eso con­du­ce a una ra­zón ex­tra pa­ra vi­si­tar el cen­tro cul­tu­ral: el diá­lo­go flui­do que es­ti­mu­la con el ba­rrio y su his­to­ria. Des­de el Ci­ne Ar­te Nor­man­die has­ta el mall chino. Des­de la li­bre­ría del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca has­ta las li­bre­rías de vie­jos. Des­de los tea­tros Ca­rio­la y Cau­po­li­cán has­ta los clu­bes de bo­xeo o el tra­di­cio­nal bar Las Te­jas. Un po­lo que di­na­mi­za el sec­tor y po­ten­cia la in­te­gra­ción cul­tu­ral.

Es­pa­cio Dia­na. Ar­tu­ro Prat 435. dia­na­cen­tro­cul­tu­ral.cl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.