PRO­BLE­MA de fon­do

Que Pasa - - EDITORIAL - Fran­cis­co Aravena F. Edi­tor ge­ne­ral fran­cis­co.aravena@que­pa­sa.cl

Si hay tex­tos con vi­da, nin­guno su­pera a las le­yes: ellas tie­nen in­clu­so es­pí­ri­tu. El pro­ble­ma es que el es­pí­ri­tu de las le­yes de­ja más es­pa­cio a la in­ter­pre­ta­ción de sus lec­to­res, y ahí las co­sas se em­pie­zan a com­pli­car. En nues­tro Par­la­men­to, jus­ta­men­te don­de las le­yes se vo­tan, se es­tán en­fren­tan­do a es­te pro­ble­ma de un mo­do cru­da­men­te do­més­ti­co. No es una ley la que es­tá en el cen­tro, sino un es­ta­tu­to. Uno es­cri­to pa­ra nor­mar un “acuer­do de ca­ba­lle­ros” (si las da­mas in­vo­lu­cra­das per­do­nan la ex­pre­sión). El prin­ci­pal pro­ble­ma es que hay di­ne­ro com­pro­me­ti­do, y ya sa­be­mos có­mo se com­por­tan al­gu­nos cuan­do hay pla­ta en jue­go. La acu­sa­ción: que un gru­po de ex dipu­tados —que de­ja­ron de ser­lo por­que fue­ron ele­gi­dos se­na­do­res— re­ti­ra­ron su di­ne­ro de un fon­do so­li­da­rio ori­gi­nal­men­te crea­do con la idea —o el es­pí­ri­tu— de ayu­dar a aque­llos que de­jan la Cá­ma­ra y de­ben re­to­mar su vi­da, mu­chas ve­ces arras­tran­do deu­das. No era la idea, di­cen los acu­sa­do­res, que quie­nes de he­cho pa­san a ga­nar un suel­do ma­yor se lle­va­ran ese di­ne­ro. Po­dría ser un asun­to do­més­ti­co de la Cá­ma­ra, una pe­lea en­tre ca­ba­lle­ros y da­mas que se acu­san de no res­pe­tar sus acuer­dos, si no su­ce­die­ra en me­dio del mo­men­to que vi­ve el país: dis­cu­tien­do el fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca, lle­van­do a la jus­ti­cia a po­lí­ti­cos que han trans­gre­di­do las nor­mas pa­ra fi­nan­ciar su cam­pa­ña, cuan­do no su pro­pia vi­da, po­nién­do­nos de acuer­do en có­mo y cuán­to de­be­mos pa­gar to­dos por te­ner una po­lí­ti­ca más trans­pa­ren­te. Po­drá ser una pe­lea do­més­ti­ca, en la co­ci­na. Pe­ro los gri­tos se es­cu­chan des­de el pa­tio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.