Pro­duc­ti­vi­dad y el pun­to cie­go

Que Pasa - - POSTEOS -

[ Por Ma­ría de los Án­ge­les Fer­nán­dez, aca­dé­mi­ca U. de Tal­ca y crea­do­ra de Hay Mu­je­res ]

Jun­to con el tér­mino con­fian­za, pro­duc­ti­vi­dad es­tá cer­ca de ser la pa­la­bra más re­cu­rren­te en el de­ba­te pú­bli­co de un tiem­po a es­ta par­te. A ello co­la­bo­ra el he­cho de las me­no­res ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to pa­ra Chi­le, en un con­tex­to mun­dial que an­ti­ci­pa un “es­tan­ca­mien­to se­cu­lar”. Ello vie­ne a coin­ci­dir, ade­más, con el fin del su­per­ci­clo del co­bre, aun­que ha­ce años se vie­ne aler­tan­do acer­ca de la ne­ce­si­dad de po­ner aten­ción al ca­pi­tal hu­mano, la ma­triz ener­gé­ti­ca y la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca pa­ra dar un vuel­co en una ma­gra pro­duc­ti­vi­dad que, en 2014, com­ple­tó 25 años con un al­za in­fe­rior al 1%. El go­bierno ha in­ten­ta­do re­im­pul­sar­la va­rias ve­ces, al pun­to de de­cla­rar 2016 co­mo su año. A su pro­pia agen­da se su­man las ela­bo­ra­das por la Co­mi­sión Na­cio­nal de Pro­duc­ti­vi­dad (CNP) y la de la Con­fe­de­ra­ción de la Pro­duc­ción y el Co­mer­cio (CPC), lo­gran­do acu­mu­lar más de cien­to cin­cuen­ta me­di­das. Lo an­te­rior coin­ci­de con una ava­lan­cha de da­tos que re­ve­lan el apor­te a la eco­no­mía que su­pon­dría una ma­yor par-

ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en sus dis­tin­tos ni­ve­les, acom­pa­ña­da de una re­tó­ri­ca acer­ca de la ne­ce­si­dad de apro­ve­char to­dos los ta­len­tos. De es­ta for­ma, un es­tu­dio de Mac­kin­sey se­ña­la que el avan­ce de las mu­je­res po­dría su­po­ner US$ 12 bi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el cre­ci­mien­to global. Pa­ra el ca­so de Chi­le, Sebastián Ed­wards pos­tu­la que ello su­pon­dría un au­men­to del 15 al 20% del in­gre­so. Un re­cien­te es­tu­dio de la Sub­se­cre­ta­ría de Eco­no­mía con­clu­ye que, por ca­da 100.000 mu­je­res adi­cio­na­les que se in­te­gren al mer­ca­do de tra­ba­jo, el PIB se in­cre­men­ta en pro­me­dio 0,65 pun­tos por­cen­tua­les. El in­di­ca­dor pue­de ser en­ga­ño­so ya que un al­to PIB pue­de es­con­der de­sigual­dad de gé­ne­ro. Por otro, por­que no in­cor­po­ra el va­lor de la lla­ma­da “eco­no­mía del cui­da­do” y sin la cual no se sos­ten­dría todo aque­llo que el PIB mi­de. Paí­ses co­mo Co­lom­bia, por ejem­plo, la es­ti­man equi­va­len­te al mon­to de sus ex­por­ta­cio­nes. Las me­di­das que he­mos co­no­ci­do con­si­de­ran a las mu­je­res, sí, pe­ro co­mo un sec­tor más de la po­bla­ción cu­ya si­tua­ción me­jo­ra­rá con una que otra po­lí­ti­ca es­pe­cí­fi­ca. Un en­fo­que al­ter­na­ti­vo, sin ses­go an­dro­cén­tri­co, su­po­ne apro­xi­mar­se a la pro­duc­ti­vi­dad co­mo un fe­nó­meno de­ter­mi­na­do por di­ver­sos fac­to­res en­tre los cua­les la de­sigual­dad de gé­ne­ro ocu­pa un lu­gar re­le­van­te. Pa­ra que el apor­te de las mu­je­res a la eco­no­mía pue­da ex­pre­sar­se en todo su po­ten­cial se re­quie­re to­mar en se­rio nues­tro lu­gar 123 (en­tre 145 paí­ses) en par­ti­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca en el ran­king de igual­dad de gé­ne­ro del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial. A nues­tro jui­cio, ello par­te por rea­li­zar una en­cues­ta de uso del tiem­po co­mo Dios man­da, na­da de ini­cia­ti­vas pi­lo­to. ¿Có­mo no van a ser pro­duc­ti­vos los hom­bres si las mu­je­res son las que so­lu­cio­nan los mal lla­ma­dos pro­ble­mas lla­ma­dos “pri­va­dos”? En­se­gui­da, un plan de re­vi­sión y co­rrec­ción de una le­gis­la­ción to­da­vía ata­da al mo­de­lo “hom­bre pro­vee­dor, mu­jer cui­da­do­ra”. En ter­cer lu­gar, aten­der la ne­ce­si­dad de im­pul­sar po­lí­ti­cas ar­ti­cu­la­das de per­mi­sos pa­ren­ta­les, cui­da­do in­fan­til y jor­na­das la­bo­ra­les y, last but not least, así co­mo la Co­mi­sión Ra­mos re­co­mien­da que ca­da ley con­tem­ple su im­pac­to en la pro­duc­ti­vi­dad, to­das las me­di­das pro­pues­tas pa­ra im­pul­sar­la de­bie­ran ser so­me­ti­das a un aná­li­sis de gé­ne­ro en pers­pec­ti­va trans­ver­sal. Chi­le en­fren­ta el de­sa­fío de au­men­tar su pro­duc­ti­vi­dad. Di­fí­cil­men­te lo lo­gra­rá si se si­gue sub­es­ti­man­do el rol y el apor­te que el tra­ba­jo del cui­da­do sig­ni­fi­ca pa­ra el sis­te­ma eco­nó­mi­co en su con­jun­to.

EL GO­BIERNO HA DE­CLA­RA­DO SU IN­TEN­CIÓN DE REIMPULSAR LA PRO­DUC­TI­VI­DAD VA­RIAS VE­CES, Y LOS GRE­MIOS HAN PLAN­TEA­DO SUS PLA­NES. PE­RO, DA­DA LA ENOR­ME EVI­DEN­CIA SO­BRE EL GRAN IM­PAC­TO QUE TEN­DRÍA LA IN­COR­PO­RA­CIÓN DE UNA MA­YOR FUER­ZA FE­ME­NI­NA AL TRA­BA­JO, SE ECHAN DE ME­NOS PO­LÍ­TI­CAS ES­PE­CÍ­FI­CAS PA­RA FO­MEN­TAR­LA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.