Las bes­tias son otros

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Pa­tri­cio Ja­ra ]

EN SU CO­LEC­CIÓN DE EN­SA­YOS EL ES­CRI­TOR FRANZ-OLI­VIER GIESBERT RE­FLE­XIO­NA SO­BRE NUES­TRA RE­LA­CIÓN CON LOS ANI­MA­LES, RE­PA­SAN­DO LAS IDEAS DE PEN­SA­DO­RES CO­MO DES­CAR­TES, DAR­WIN, KANT Y HEGEL.

Un ani­mal es una per­so­na, Las dos ga­tas que vi­vían en nues­tra ca­sa mu­rie­ron en 2014. Ocu­rrió en un lap­so de ocho me­ses. Eran ga­tas vie­jas y, co­mo ta­les, en­fer­ma­ron irre­ver­si­ble­men­te de la no­che a la ma­ña­na. No hu­bo más opción que ha­cer­las dor­mir. Fue­ron ce­re­mo­nias que nos man­tu­vie­ron con el co­ra­zón apre­ta­do por­que, jun­to con la des­pe­di­da, ha­bía que ex­pli­car a nues­tras hi­jas que las ha­bían ve­ni­do a bus­car en una na­ve es­pa­cial ( a la de cin­co) o se fue­ron arri­ba de una nu­be ( a la de tres). Vol­ve­re­mos a te­ner ga­tos. Cla­ro que sí. Pe­ro se­rá cuan­do las ni­ñas es­tén un po­co más gran­des y pue­dan ter­mi­nar de en­ten­der que los ani­ma­les no son ju­gue­tes ni mas­co­tas, sino otros ha­bi­tan­tes de nues­tra ca­sa y ha­cer­se car­go de su co­mi­da, de su agua y de sus ca­cas son asun­tos muy im­por­tan­tes. Si ellas son ca­pa­ces de ocu­par­se de otro, con­fia­mos, po­drán cui­dar un po­co me­jor de sí mis­mas. De pa­so en­ten­de­rán que si bien no so­mos igua­les que los ani­ma­les, so­mos si­mi­la­res: ve­ni­mos del mis­mo re­vol­ti­jo de cro­mo­so­mas, con la di­fe­ren­cia de que a no­so­tros, los hu­ma­nos, las co­sas nos han sa­li­do un po­co me­jor que a los de­más. Es­ta idea, co­mo la que no des­cen­de­mos del gu­sano, ni del pez, ni del te­trá­po­dos, ni del cer­do, ni del mono por­que “so­mos to­dos ellos”, es el pun­to de par­ti­da del es­cri­tor Fran­zO­li­vier Giesbert pa­ra Un ani­mal es una per­so­na, co­lec­ción de pe­que­ños en­sa­yos que re­pa­san có­mo el hom­bre se ha re­la­cio­na­do con las otras es­pe­cies no só­lo a tra­vés de la his­to­ria, tam­bién des­de el pun­to de vis­ta re­li­gio­so, ideo­ló­gi­co y, des­de lue­go, el eco­nó­mi­co. Todo cru­za­do por la idea de que el ve­ge­ta­ria­nis­mo, el ve­ge­ta­lis­mo y el ve­ga­nis­mo son mo­vi­mien­tos que po­drían mar­car al si­glo XXI co­mo el de la cau­sa ani­mal o, di­cho de otro mo­do, el de la gran re­con­ci­lia­ción. Pe­ro tam­po­co se en­ga­ña: “Abo­rrez­co a esos se­di­cen­tes ami­gos de los ani­ma­les que pa­de­cen una re­gre­sión men­tal o un re­blan­de­ci­mien­to de los se­sos y só­lo se in­tere­san por su chu­cho: ese su­pues­to amor a los ani­ma­les no es sino una pa­to­lo­gía gro­tes­ca que los en­claus­tra y los apar­ta del mun­do de los vi­vos”. Franz- Oli­vier Giesbert es­cri­be sin es­tri­den­cias. Tan con­ven­ci­do co­mo Karl Ove Knaus­gård de que la vi­da sur­ge “des­de un po­zo inago­ta­ble”. Sus tex­tos se ar­ti­cu­lan co­mo re­la­tos en pri­me­ra per­so­na, re­cuen­tos his­to­rio­grá­fi­cos o bien en­tran de lleno al plano de las ideas: des­de Dar­win has­ta Des­car­tes, Kant, Hegel y los prin­ci­pa­les pro­mo­to- res de las re­li­gio­nes mo­no­teís­tas. Aun­que qui­zás los pa­sa­jes más pro­vo­ca­do­res sean aque­llos en que men­cio­na al ani­ma­lis­mo co­mo una po­lí­ti­ca pú­bli­ca en el Ter­cer Reich ( sus je­rar­cas re­co­men­da­ban que las tro­pas dis­mi­nu­ye­ran el con­su­mo de car­ne). A di­fe­ren­cia de Co­mer ani­ma­les, de Jo­nat­han Sa­fran Foer, en que el no­ve­lis­ta se lan­za en pi­ca­da con­tra la in­dus­tria ali­men­ta­ria, Giesbert es me­nos binario: de­di­ca lar­gos pa­sa­jes a la cul­tu­ra del mal­tra­to y la in­dig­ni­dad de los ma­ta­de­ros des­de mu­cho an­tes del na­ci­mien­to de las fac­to­rías. Tal co­mo Da­vid Fos­ter Wa­lla­ce en esa ex­tra­or­di­na­ria cró­ni­ca lla­ma­da Ha­ble­mos de lan­gos­tas, el fran­cés ape­la al buen tra­to y al buen mo­rir, en con­tra­po­si­ción a la bru­ta­li­dad in­ne­ce­sa­ria. Aquel, des­de lue­go, aso­ma co­mo nues­tro prin­ci­pal de­sa­fío pa­ra las dé­ca­das si­guien­tes, pues has­ta cuan­do du­re la vi­da en el pla­ne­ta los ani­ma­les se­gui­rán con no­so­tros. Lle­ga­rá el mi­nu­to en que de una vez por to­das nos pon­ga­mos de acuer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.