La ge­ne­ra­ción fi­nal

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Fe­li­pe Hur­ta­do H. ]

Hu­bo du­das, mon­to­nes de du­das, des­pués de la pri­me­ra fa­se de la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio. Más allá de la es­pe­ra­ble de­rro­ta con­tra Ar­gen­ti­na en el de­but, las di­fi­cul­ta­des que Chi­le en­con­tró pa­ra do­ble­gar a Bo­li­via y la in­cer­ti­dum­bre del ni­vel de Clau­dio Bra­vo — el ca­pi­tán, el ba­luar­te del fon­do— con­tra Panamá co­lo­ca­ron una gran in­te­rro­gan­te so­bre el fu­tu­ro de la Ro­ja en el tor­neo y en el pro­ce­so de Juan An­to­nio Piz­zi, ade­más de sus ca­pa­ci­da­des pa­ra in­ten­tar re­te­ner el ce­tro que con­quis­tó el año pa­sa­do en ca­sa, más allá de que al­gu­nos pue­dan con­si­de­rar es­ta co­mo una de­fen­sa no ofi­cial. La his­tó­ri­ca go­lea­da so­bre Mé­xi­co mo­di­fi­có el pa­no­ra­ma, le en­tre­gó nue­vos bríos a la es­cua­dra del en­tre­na­dor ar­gen­tino-es­pa­ñol, que le bas­tó con no­ta­bles 15 mi­nu­tos ini­cia­les fren­te a Co­lom­bia pa­ra con­fir­mar­los. Cuan­do ca­da vez eran me­nos los que con­fia­ban, el nue­vo ci­clo téc­ni­co de la Se­lec­ción re­cu­pe­ró la cre­di­bi­li­dad del me­dio y tam­bién la con­fian­za pro­pia. Fren­te a Ar­gen­ti­na, el do­min­go en Nue­va Jer­sey, Chi­le cuen­ta con la opor­tu­ni­dad de con­se­guir un se­gun­do tí­tu­lo pa­ra su his­to­ria en me­nos de un año, un hi­to im­pen­sa­do has­ta no ha­ce mu­cho y que ra­ti­fi­ca los per­ga­mi­nos de la me­jor ge­ne­ra­ción de fut­bo­lis­tas lo­ca­les de to­dos los tiem­pos, un ca­li­fi­ca­ti­vo que, a es­ta al­tu­ra, ya no de­be­ría ser ob­je­to de du­das pa­ra na­die. Al fren­te es­ta­rá el ri­val más li­na­ju­do po­si­ble, tal cual co­mo ocu­rrió el 4 de ju­lio pa­sa­do en el Es­ta­dio Na­cio­nal. Un ad­ver­sa­rio que no só­lo lle­ga a la de­fi­ni­ción con una cam­pa­ña per­fec­ta y con el aval de ha­ber de­rro­ta­do ya a Chi­le en el es­treno de am­bos en el cam­peo­na­to; una vic­to­ria, por lo de­más, me­re­ci­da y en la que los trans­an­di­nos pu­die­ron im­po­ner las di­fe- ren­cias que les en­tre­ga un plan­tel más di­ver­so en in­di­vi­dua­li­da­des. Sin que­rer ser ago­re­ro, la po­si­bi­li­dad de una nue­va caí­da no es des­ca­be­lla­da. No obs­tan­te, el al­za de la Ro­ja —in­clu­yen­do los mi­nu­tos que de­bió aguan­tar a Co­lom­bia en el tor­men­to­so miér­co­les de Chica­go— per­mi­te abra­zar ilu­sio­nes. Es cier­to que Lio­nel Mes­si le mete mie­do a cual­quie­ra, so­bre todo cuan­do apa­re­ce re­cu­pe­ra­do de las mo­les­tias fí­si­cas que lo obli­ga­ron a par­tir de a po­co en es­te cer­ta­men. Su pre­sen­te, su ham­bre pa­ra dar por ter­mi­na­da la lar­ga se­quía de 23 años con que car­gan los al­bi­ce­les­tes y el buen ren­di­mien­to de va­rios de sus com­pa­ñe­ros, co­mo Hi­guaín, Mas­che­rano, Ba­ne­ga, Mer­ca­do y Ro­me­ro, les per­mi­te plan­tar­se con la con­fian­za su­fi­cien­te de su­pe­rar las sen­si­bles ba­jas que han su­fri­do du­ran­te el even­to, co­mo las de Di Ma­ría y La­vez­zi. Cla­ro que mien­tras Ar­gen­ti­na pier­de hom­bres, Chi­le los re­cu­pe­ra. El re­gre­so de Ar­tu­ro Vidal y la even­tua­li­dad de te­ner sano a Mar­ce­lo Díaz, ade­lan­ta un es­ce­na­rio más pro­pi­cio del que ya se logró sor­tear con­tra Co­lom­bia. Más allá del re­sul­ta­do y los aná­li­sis pre­vios res­pec­to del úl­ti­mo par­ti­do del tor­neo, lo que que­da cla­ro es que la Ro­ja ha de­ja­do atrás mu­chas de las du­das que arre­cia­ban an­tes de la Co­pa Amé­ri­ca Cen­te­na­rio, con las caí­das en los amis­to­sos, y que au­men­ta­ron en el arran­que de la mis­ma. El pro­ce­so de Piz­zi se ha da­do a sí mis­mo un fuer­te es­pal­da­ra­zo. El téc­ni­co siem­pre ad­vir­tió que su in­ten­ción era dar­le nue­vos ma­ti­ces a un sis­te­ma an­te­rior que le agra­da­ba. Chi­le de­mos­tró que pue­de pre­sio­nar co­mo po­cos equi­pos en el mun­do y que, en los mo­men­tos in­có­mo­dos, co­mo fren­te a Bo­li­via, Panamá y al­gu­nos pa­sa­jes con­tra Co­lom­bia, pue­de po­seer las ar­mas pa­ra sa­lir ade­lan­te. La Se­lec­ción de­mos­tró en Es­ta­dos Uni­dos que no se le ha aca­ba­do el vue­lo y que, in­clu­so, po­see al­gu­nas va­rian­tes nuevas (Ed­son Puch, el epí­to­me de es­to), un as­pec­to en el que de­be con­ti­nuar tra­ba­jan­do de ca­ra a sus pró­xi­mos desafíos, co­mo las Eli­mi­na­to­rias, la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes y el Mun­dial. Que con­si­ga o no el tí­tu­lo, no le pue­de qui­tar na­da de eso.

CHI­LE ES­TÁ EN LA FI­NAL DE LA CO­PA AMÉ­RI­CA CEN­TE­NA­RIO. DES­PUÉS DE UN INI­CIO DU­BI­TA­TI­VO Y CON CRÍ­TI­CAS, LAS ÚL­TI­MAS VIC­TO­RIAS LE PER­MI­TIE­RON DE­MOS­TRAR QUE ES­TA GE­NE­RA­CIÓN TIE­NE FUE­GO PA­RA SUS FU­TU­ROS DESAFÍOS, LE GA­NE O NO EL DO­MIN­GO A AR­GEN­TI­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.