LA CAN­NA­BIS QUE LLE­VA­MOS DEN­TRO

Que Pasa - - CIENCIAS - [ Por Nicolás Alon­so // Ilus­tra­ción: Vi­cen­te Rei­na­mon­tes ]

Lue­go de cre­cer ob­ser­van­do los efec­tos que las dro­gas ha­cían en los mu­cha­chos de su po­bla­ción, An­drés Chá­vez se trans­for­mó en neu­ro­cien­tí­fi­co, y en un re­fe­ren­te mun­dial de un te­ma de van­guar­dia: el sis­te­ma en­do­can­na­bi­noi­de, la can­na­bis bio­ló­gi­ca que co­rre por el ce­re­bro y el cuer­po hu­mano, y que pa­re­ce te­ner mu­cho que de­cir so­bre la for­ma en que pen­sa­mos, sen­ti­mos y ob­ser­va­mos el mun­do.

¿Qué de­be ha­cer es­te mu­cha­cho de on­ce años, An­drés Chá­vez, que aho­ra es­tá mi­ran­do a otros dos un po­co más gran­des que él, to­tal­men­te idos, es­ta tar­de de 1989 en la po­bla­ción San­ta Ol­ga, pa­ra trans­for­mar­se en quien se va a trans­for­mar? ¿Qué pa­sos de­be se­guir, él que an­tes los ha mi­ra­do con­su­mir neo­prén o pas­ta ba­se y que por pri­me­ra vez los ve fu­mar ma­rihua­na, pa­ra trans­for­mar­se en un cien­tí­fi­co de van­guar­dia mun­dial, un re­fe­ren­te en el sis­te­ma en­do­can­na­bi­noi­de, la in­trin­ca­da red neu­ro­nal que dis­tri­bu­ye la anan­da­mi­da, una mo­lé­cu­la prác­ti­ca­men­te idén­ti­ca al THC de la ma­rihua­na, que co­rre por nues­tro ce­re­bro y cuer­po y aún es un enor­me mis­te­rio? En pri­mer lu­gar, abu­rrir­se. Abu­rrir­se mu­cho. Ma­tar las lar­gas tar­des so­lo en su ca­sa des­ar­man­do todo ti­po de ob­je­tos —ju­gue­tes, ra­dios—, mien­tras su pa­dre tra­ba­ja su ta­xi y su ma­dre co­se bol­si­llos en una fá­bri­ca. Ar­mar­los de nue­vo, y es­con­der las pie­zas que so­bran. Abu­rrir­se, tam­bién, en su li­ceo, el D-585, pa­sar ca­da año siem­pre a pun­to de re­pro­bar, pe­ro apro­ve­char las tar­des jun­to a sus com­pa­ñe­ros pa­ra ju­gar en la ca­lle, pa­ra crear co­sas —ca­rros de ca­rre­ra, una má­qui­na pa­ra ha­cer hi­lo cu­ra­do—. Co­rre­tear por las ca­lles, su­bir­se a un ár­bol pa­ra es­ca­par de al­gún bo­rra­cho y al sal­tar que­brar­se un pie. Ju­gar al fút­bol y que­brar­se un bra­zo, más de una vez. Que­brar­se, tam­bién, los de­dos. So­ñar con ser trau­ma­tó­lo­go y crear una clí­ni­ca, una bue­na clí­ni­ca, pa­ra aten­der a su po­bla­ción. Lle­gar así, arras­trán­do­se, has­ta cuar­to me­dio, y sa­ber que no le van a al­can­zar el pun­ta­je ni las no­tas pa­ra es­tu­diar Me­di­ci­na. No sa­ber qué de­cir­les a sus pa­dres, que quie­ren que es­tu­die al­go a co­mo dé lu­gar. Es­cri­bir en la pa­pe­le­ta, fi­nal­men­te, Pe­da­go­gía en Bio­lo­gía, con la va­ga idea de que po­dría ir­le bien ha­cien­do ex­pe­ri­men­tos, pe­se a que su co-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.