MAL­DI­CIÓN ETER­NA A QUIEN HA­BLA DOS IDIO­MAS

Que Pasa - - CULTURA - [ Por Al­ber­to Fu­guet, es­cri­tor y ci­neas­ta ]

el nue­vo li­bro de la es­cri­to­ra ar­gen­ti­na Syl­via Mo­lloy, es un en­sa­yo bio­grá­fi­co que no in­ten­ta en­sa­yar; son frag­men­tos, me­di­ta­cio­nes, re­cuer­dos, vi­ven­cias acer­ca de ser bilingüe, ha­blar dos idio­mas, es­tar en­tre dos mun­dos.

Ha­ce unos años atrás es­cri­bí en es­tas mis­mas pá­gi­nas acer­ca de un bre­ve li­bro de Syl­via Mo­lloy lla­ma­do De­sar­ti­cu­la­cio­nes. El ar­tícu­lo apa­re­ció con una no­ta­ble foto de ella, el pe­lo cor­to ca­no­so, ca­si punk, jun­to a uno de sus ga­tos. Fue es­cri­to lue­go de leer su li­bro en un avión rum­bo a la Uni­ver­si­dad Brown, don­de qui­zás me la iba a to­par en un se­mi­na­rio. Le te­mía, me ha­bían di­cho que era an­ti-na­rra­ti­va, den­sa, odiaba todo lo an­glo, lo ame­ri­cano, lo im­pe­ria­lis­ta, lo pop. O sea, me sen­tí en la mi­ra, aco­sa­do. Me pa­re­cía que era al­go así co­mo la enemi­ga y que no te­nía­mos na­da en co­mún. Nun­ca la ha­bía leí­do. Só­lo le te­mía y es­ta­ba lleno de pre­jui­cios. Al fi­nal, no me la to­pé ni la co­no­cí ni asis­tí a su con­fe­ren­cia. Lue­go leí (de cu­rio­so, co­mo lec­tor, aca­so co­mo ca­si fan) su pri­me­ra no­ve­la: En bre­ve cár­cel, una suer­te de me­lo­dra­ma lés­bi­co que tu­vo ma­la suer­te editorial y que yo pen­sé que te­nía que ver con que era críp­ti­ca, den­sa, in­tra­ga­ble, al­go así co­mo una no­ve­la pa­ra in­te­lec­tua­les que con­de­nan a aque­llos que sien­ten. Pa­ra na­da. Syl­via Mo­lloy no es Dia­me­la El­tit. Esa pri­me­ra no­ve­la es in­te­li­gen­te, con­tro­la­da, per­so­nal, in­clu­so emo­ti­va, y no es pa­ra na­da inac­ce­si­ble, sino po­ten­te y desoladora. Ahí me fi­jé en la pa­la­bra bre­ve. Co­mo gran au­to­ra que es, Mo­lloy no só­lo re­pi­te ideas, te­mas, mi­ra­das sino que lo bre­ve es aca­so la for­ma de ar­mar y or­ga­ni­zar su obra. ¿Pue­de una in­te­lec­tual ser bre­ve? ¿Pue­de ha­blar en voz ba­ja y no an­dar por el mun­do in­ten­tan­do ser críp­ti­ca? Los imi­ta­do­res de Mo­lloy que han pa­sa­do por sus cla­ses y ta­lle­res en NYU no en­tien­den que, en el ca­so de la ar­gen­ti­na, si es­cri­be bre­ve es por­que es ca­paz de re­su­mir, de se­lec­cio­nar, de de­jar al­go fue­ra. La obra de Mo­lloy no es bre­ve; al­gu­nos de sus li­bros sí lo son. En bre­ve cár­cel tu­vo un na­ci­mien­to editorial cu­rio­so; no fue to­ma­da en cuen­ta, só­lo apa­re­ció por una editorial pe­que­ña en Bue­nos Ai­res, pe­ro fue res­ca­ta­da (¿reapro­pia­da?) por Ri­car­do Pi­glia en una co­lec­ción del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca que tie­ne por fin fi­jar­se en aque­llo que na­die vio o qui­so ver o que se ade­lan­tó a su épo­ca. Pi­glia, tam­bién

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.