MI VE­CI­NA

Que Pasa - - GUÍA DEL OCIO - [ Por An­to­nio Díaz Oli­va ]

De­cía Al­dous Hux­ley —el gru­ñón Hux­ley— que los me­jo­res ve­ci­nos son los que uno nun­ca se to­pa al sa­lir de ca­sa. Y lo más pro­ba­ble es que Hux­ley nun­ca tu­vie­ra una ve­ci­na co­mo Ro­se Byr­ne, la ac­triz aus­tra­lia­na que re­cien­te­men­te he­mos po­di­do ver por par­ti­da tri­ple: en The Medd­ler ac­túa co­mo la hi­ja de la siem­pre gua­pí­si­ma Su­san Sa­ran­don, en la nue­va X-Men re­gre­sa co­mo la agen­te Moira Ma­cTag­gert, y en Bue­nos Ve­ci­nos 2 uno la ve en todo su es­plen­dor. Y, por su­pues­to, Bue­nos Ve­ci­nos 2 no es una gran pe­lí­cu­la, pe­ro co­mo to­da co­me­dia pa­sa­je­ra di­ce más de los tiem­pos y an­sie­da­des con­tem­po­rá­neas que esos es­tu­dios que se pu­bli­can en los su­ple­men­tos de ten­den­cias. Así las co­sas, en es­ta se­cue­la se­gui­mos a una pa­re­ja que —pe­se a es­tar a la es­pe­ra de su se­gun­do hi­jo— aún se pa­sea por el limbo de la in­ma­du­rez. Eso has­ta que, a pun­to de ven­der su ca­sa, una vez más lle­ga un gru­po de es­tu­dian­tes (es­ta vez mu­je­res) que ce­le­bra fies­tas to­dos los días, y ahí co­mien­za la gue­rra ve­ci­nal. Al la­do del en­tra­ña­ble gor­do que es Seth Ro­gen, Byr­ne ac­túa co­mo la ma­má-jo­ven-gua­pa-per­fec­ta; em­po­de­ra­da, afi­la­da y siem­pre flir­tea­do­ra (es­pe­cial­men­te con Zac Efron). En otras pa­la­bras, la ve­ci­na que uno siem­pre es­pe­ra to­par­se al sa­lir de ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.