To­can­do las puer­tas del cie­lo

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Fe­li­pe Hur­ta­do H. ]

La au­sen­cia de Ro­ger Fe­de­rer a cau­sa de una mo­les­tia en la es­pal­da y el tem­prano re­ti­ro de Ra­fael Na­dal por una le­sión en la mu­ñe­ca iz­quier­da, no le res­ta­ron mé­ri­to al­guno al tí­tu­lo que le­van­tó No­vak Djo­ko­vic en Ro­land Ga­rros, ha­ce un mes. Es muy pro­ba­ble que nin­guno de ellos hu­bie­ra po­di­do in­ter­po­ner­se en­tre el ser­bio y su ob­je­ti­vo de con­quis­tar el úl­ti­mo gran­de que le fal­ta­ba, que le per­mi­tió con­ver­tir­se en el cam­peón vi­gen­te de ca­da uno de ellos. La re­le­van­cia de lo con­se­gui­do no trans­for­mó la ce­le­bra­ción en París en una es­ta­ción fi­nal pa­ra “No­le”, sino que en un nue­vo pun­to de par­ti­da. Es­ta se­ma­na, en Wim­ble­don, el nú­me­ro uno del mundo con­ti­núa con la ca­rre­ra de fondo que lo man­tie­ne en­fo­ca­do. No só­lo se le pre­sen­ta la opor­tu­ni­dad de dar­le aún más fuer­za a su op­ción de ser el pri­me­ro en lo­grar el Grand Slam en una mis­ma tem­po­ra­da ( ga­nar Aus­tra­lia, París, Lon­dres y Nue­va York) des­de que lo hi­cie­ra Rod La­ver en 1969; tam­bién se le pre­sen­ta otra chan­ce pa­ra se­guir me­tien­do su nom­bre en la dis­cu­sión de los me­jo­res te­nis­tas de la his­to­ria. El de­ba­te es­tá abier­to y ya no pa­re­ce tan des­ca­be­lla­do ubi­car­lo en la par­te al­ta del lis­ta­do. Sus 12 co­ro­nas de Grand Slam y 205 se­ma­nas a la ci­ma de la cla­si­fi­ca­ción afir­man su can­di­da­tu­ra, en­va­len­to­na­da por un 2015 sen­sa­cio­nal (11 tí­tu­los, 82 triun­fos y ape­nas seis de­rro­tas) y un 2016 por la mis­ma sen­da (seis y 44-3), con la op­ción de su­mar el oro olím­pi­co in­clui­da. Djo­ko­vic de­bió es­pe­rar por su mo­men­to. Mien­tras la ba­ta­lla en­tre Fe­de­rer y Na­dal aca­pa­ra por­ta­das, el ser­bio vi­vía una per­so­nal con su cuer­po, que no le aguan­ta­ba to­do lo que ne­ce­si­ta­ba pa­ra en­fren­tar­se a dos gi­gan­tes. En 2010 des­cu­brió que el glu­ten afec­ta­ba su aguan­te du­ran­te los par­ti­dos e ini­ció un plan de tra­ba­jo, mez­cla de die­ta es­pe­cial y cam­bios en su es­ti­lo de vi­da, que no de­mo- ró en ha­cer­lo im­ba­ti­ble. Se des­pi­dió del cho­co­la­te pa­ra sa­lu­dar a la ci­ma del te­nis. Al cés­ped del All En­gland lle­gó es­ta se­ma­na con más de 8.000 pun­tos de ven­ta­ja so­bre Andy Mu­rray, su es­col­ta en el ran­king ATP, una de las ma­yo­res di­fe­ren­cias en la his­to­ria. Los dis­tin­tos sis­te­mas de pun­ta­je di­fi­cul­tan la ta­rea de com­pa­rar los már­ge­nes con los de otros tiem­pos, lo mis­mo su­ce­de con las 16.950 uni­da­des que os­ten­ta en la cla­si­fi­ca­ción. Son mu­chos los me­dios del mundo que en el úl­ti­mo tiem­po se han pre­gun­ta­do so­bre el lu­gar de “Djo­ker” en la his­to­ria. ESPN es uno de ellos. In­clu­so, ex­pu­so sus ra­zo­nes pa­ra si­tuar­lo ya en lo más al­to. “Es pro­ba­ble­men­te el me­jor ju­ga­dor que ha ju­ga­do. Es de­cir, si los ju­ga­do­res de épo­cas an­te­rio­res lo en­fren­ta­ran con sus me­jo­res ar­mas, to­dos ellos per­de­rían (…) No tie­ne un gol­pe per­fec­to, co­mo el de­re­cho de Fe­de­rer (…) Lo su­yo es un 8 en to­do. Y hoy na­die tie­ne una res­pues­ta a eso”, pu­bli­có. Des­pués de Ro­land Ga­rros, la pres­ti­gio­sa Sports Illus­tra­ted es­cri­bió: “Aho­ra tie­ne el Grand Slam du­ran­te su ca­rre­ra y cua­tro tí­tu­los gran­des en fi­la (es­to), al­go que ni Fe­de­rer ni Na­dal con­si­guie­ron. Ade­más, só­lo tie­ne 29 años. Es­te tí­tu­lo real­men­te cam­bia la con­ver­sa­ción so­bre el más gran­de de to­dos los tiem­pos”. Den­tro de sus seis ra­zo­nes pa­ra creer que el bal­cá­ni­co es el más gran­de, el dia­rio Me­tro bri­tá­ni­co in­clu­yó su ré­cord a fa­vor con­tra Fe­de­rer y Na­dal. Su edad y sus nú­me­ros son sus prin­ci­pa­les alia­dos. Hoy tie­ne los mis­mos Grand Slam que Roy Emer­son, dos me­nos que Na­dal y Pe­te Sam­pras, y le fal­tan cin­co pa­ra al­can­zar a “Fe­dEx”. Pa­ra acer­car­se a ellos tie­ne la ven­ta­ja de que en la ac­tua­li­dad na­die le ha­ce som­bra, así es que no se­ría ex­tra­ño que en al­gún pun­to de 2017 que­da­ra co­mo so­li­ta­rio per­se­gui­dor del sui­zo. No ha­ce mu­cho “No­le” di­jo que al­gu­na vez la­men­tó ha­ber con­vi­vi­do en la mis­ma épo­ca de Fe­de­rer y Na­dal, pe­ro que con el tiem­po se acos­tum­bró y lo con­vir­tió en un desafío. Aho­ra es par­te de la dis­cu­sión. Qui­zás su sim­pa­tía no le al­can­ce to­da­vía a Djo­ko­vic pa­ra des­tro­nar al hel­vé­ti­co en el ca­ri­ño de la gen­te, pe­ro qui­zás su te­nis pue­da dar­le en no mu­cho tiem­po el trono del más gran­de.

NO­VAK DJO­KO­VIC NO HA EN­CON­TRA­DO RI­VAL EN LOS ÚL­TI­MOS 18 ME­SES. SUS 12 GRAND SLAM —LOS CUA­TRO ÚL­TI­MOS EN FI­LA— Y SUS FA­VO­RA­BLES PERS­PEC­TI­VAS ABREN LA DIS­CU­SIÓN SO­BRE SU LU­GAR EN LA HIS­TO­RIA DEL TE­NIS. AL­GU­NOS YA LO UBI­CAN CO­MO EL ME­JOR DE TO­DOS O, AL ME­NOS, EN CA­MINO DE SER­LO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.