Una ex­pli­ca­ción re­bel­de

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Se­bas­tián Cer­da, eco­no­mis­ta ]

EN ME­DIO DEL DE­BA­TE SO­BRE LA VA­LI­DEZ DEL PA­RA­DIG­MA MO­NE­TA­RIO QUE RI­GE A LOS BAN­COS CEN­TRA­LES, JA­MES BULLARD, EL PRE­SI­DEN­TE DE LA RE­SER­VA FEDERAL DE SAINT LOUIS, HA DESAFIADO LA NA­RRA­TI­VA CON­VEN­CIO­NAL Y HA SU­GE­RI­DO QUE NO EXIS­TE TAL CO­SA CO­MO UN “EQUI­LI­BRIO NA­TU­RAL” DE PRO­DUC­CIÓN E IN­FLA­CIÓN.

Un be­ne­fi­cio de ser del pri­mer mundo es te­ner pro­ble­mas de pri­mer mundo. Un buen ejem­plo de es­to es lo que ocu­rre hoy con la in­fla­ción a ni­vel glo­bal. Mien­tras las eco­no­mías emer­gen­tes he­mos pa­sa­do los úl­ti­mos tres años lu­chan­do con­tra pre­cios que cre­cen en ex­ce­so so­bre las me­tas de in­fla­ción, las eco­no­mías desa­rro­lla­das lle­van cer­ca de ocho años cla­man­do por más in­fla­ción. Sí, tal co­mo sue­na, más de al­go que paí­ses po­bres en pro­ble­mas, co­mo Ve­ne­zue­la, sue­ñan con erra­di­car. La me­di­da fa­vo­ri­ta de in­fla­ción de la Re­ser­va Federal (FED) de los EE.UU. ha ape­nas su­pe­ra­do la me­ta anual del 2% só­lo en un tri­mes­tre des­de 2009, y es­to ocu­rrió ha­ce ya más de cua­tro años, al ini­cio de 2012. La in­fla­ción sub­ya­cen­te en Eu­ro­pa se en­cuen­tra hoy ba­jo el 1% y no se acer­ca al 2% des­de 2008. En Ja­pón, tras gran es­fuer­zo por de­pre­ciar su mo­ne­da, la in­fla­ción anual sub­ya­cen­te lo­gró su­pe­rar el 4% du­ran­te al­gún pun­to de 2015, pe­ro hoy es­tá de vuel­ta en ni­ve­les cer­ca­nos a ce­ro, na­da muy dis­tin­to del pro­me­dio de los úl­ti­mos vein­te años. No es que los ban­cos cen­tra­les de es­tos paí­ses no ha­yan tra­ba­ja­do por ge­ne­rar más in­fla- ción, es sim­ple­men­te que, por más que lo in­ten­tan, no pue­den. Ta­sas de in­te­rés de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en ce­ro o ne­ga­ti­vas, pro­gra­mas ma­si­vos de ex­pan­sión de li­qui­dez y pro­me­sas de ili­mi­ta­da ex­pan­si­vi­dad son par­te de un iné­di­to ar­se­nal y, sin em­bar­go, la in­fla­ción en es­tos paí­ses ha de­frau­da­do per­sis­ten­te­men­te a la ba­ja. En es­te sen­ti­do, los ban­cos cen­tra­les de los paí­ses desa­rro­lla­dos pa­re­cen ha­ber fra­ca­sa­do al de­ci­dir ple­gar­se a una or­to­do­xia en la cual han vi­vi­do por dé­ca­das los que ha­cen la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. A pe­sar de la al­ta so­fis­ti­ca­ción téc­ni­ca de mu­chas de las teo­rías tras el pa­ra­dig­ma mo­ne­ta­rio ac­tual, su na­rra­ti­va tie­ne una re­la­ción di­rec­ta con con­cep­tos bas­tan­te más ar­cai­cos y que se vin­cu­lan al an­ti­guo in­ter­ven­cio­nis­mo es­ta­bi­li­za­dor de las ideas key­ne­sia­nas. La idea es que siem­pre que la eco­no­mía fun­cio­na por de­ba­jo de su po­ten­cial, el me­ca­nis­mo cla­ve que res­tau­ra la eco­no­mía a su po­ten­cial es una caí­da en las ta­sas de in­te­rés reales que re­du­ce la ofer­ta de aho­rro y au­men­ta la de­man­da por in­ver­sión, lo que re­sul­ta en un au­men­to del gas­to que de­vuel­ve to­do a su equi­li­brio “na­tu­ral” de pro­duc­ción e in­fla­ción. Esa es la na­rra­ti­va en la que vi­vi­mos y que nor­mal­men­te emer­ge en las in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas de una au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria o de un ana­lis­ta eco­nó­mi­co fi­nan­cie­ro. El pro­ble­ma ob­vio es que, a pe­sar de lo sim­ple y con­for­ta­ble de tal na­rra­ti­va, pa­re­ce que no sir­ve pa­ra ex­pli­car lo que ocu­rre hoy en el mundo desa­rro­lla­do. Por cier­to, si la teo­ría no se ajus­ta a la reali­dad, el pro­ble­ma no es de la reali­dad, y eso ha­ce ne­ce­sa­ria la bús­que­da de una hi­pó­te­sis me­jor; y mu­chos aca­dé­mi­cos se en­cuen­tran ya en esa pes­qui­sa que rom­pa con el pa­ra­dig­ma mo­ne­ta­rio ac­tual. Al­gu­nos, por ejem­plo, han in­si­nua­do que la cau­sa­li­dad de ta­sa de in­te­rés a in­fla­ción es­tá qui­zás erra­da; y otros, sor­pre­si­va­men­te in­si­ders de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria co­mo Ja­mes Bullard, pre­si­den­te de la Re­ser­va Federal de Saint Louis, uno de los ban­cos cen­tra­les re­gio­na­les en los EE.UU., han su­ge­ri­do la idea de que no exis­te tal co­sa co­mo un úni­co es­ta­do de equi­li­brio “na­tu­ral” al cual vuel­ve la eco­no­mía y cu­ya la­bor de sin­to­nía fi­na per­te­ne­ce al Ban­co Cen­tral. En un me­mo­rán­dum re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do, Bullard ha anun­cia­do que, a par­tir de aho­ra, la FED de Saint Louis va a cam­biar por com­ple­to sus pro­yec­cio­nes de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria por­que la for­ma en la que ese or­ga­nis­mo ha ra­zo­na­do du­ran­te los úl­ti­mos ocho años ha es­ta­do equi­vo­ca­da. Su crí­ti­ca cues­tio­na la per­ma­nen­te pro­me­sa de la FED de su­bir su ta­sa de in­te­rés, aun cuan­do és­ta ha mos­tra­do ser im­po­si­ble de cum­plir y que es­to pro­ba­ble­men­te su­gie­re que la eco­no­mía de los EE.UU. ya se en­cuen­tra en uno de mu­chos po­si­bles equi­li­brios, aun­que es­te sea con ba­ja in­fla­ción y ba­ja ta­sa de in­te­rés, fren­te a lo cual la au­to­ri­dad no tie­ne mu­cho más por ha­cer. De al­gu­na for­ma, si Bullard es­tá en lo co­rrec­to, eso equi­va­le al fin de mu­chos de los pa­ra­dig­mas ac­tua­les de to­do ban­co cen­tral me­dia­na­men­te se­rio, ta­les co­mo la exis­ten­cia de bre­chas de ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va o de una ta­sa de in­te­rés neu­tral. Mi im­pre­sión es que, a pe­sar de que es­ta pue­de ser una re­fle­xión un po­co lo­ca y no pro­ba­da, su vir­tud ra­di­ca en la re­bel­día con que en­fren­ta una na­rra­ti­va con­ven­cio­nal muy có­mo­da y, de acuer­do a la evi­den­cia, al­go fra­ca­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.