Las tram­pas de Trump

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Se­bas­tián Ri­vas, des­de Chica­go ]

La ima­gen pa­re­cía su­rrea­lis­ta, pe­ro ahí es­ta­ba: Do­nald Trump, jus­to en la ma­ña­na del bre­xit que re­me­ció a los mer­ca­dos, ate­rri­zan­do en Es­co­cia y dis­pues­to a res­pon­der pre­gun­tas de la pren­sa. Pe­ro lo su­rrea­lis­ta no era só­lo el bre­xit: si ha­ce ocho años Ba­rack Oba­ma ha­bía via­ja­do has­ta la Puer­ta de Bran­de­bur­go ber­li­ne­sa pa­ra dar­se un ba­ño de ma­sas y con­fir­mar su po­pu­la­ri­dad mun­dial, el mag­na­te es­ta vez lo ha­cía pa­ra inau­gu­rar las re­mo­de­la­cio­nes de una de sus tan­tas can­chas de golf, ha­cien­do co­men­ta­rios li­te­ral­men­te mien­tras iban de ho­yo en ho­yo. Los en­via­dos es­pe­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses pu­bli­ca­ban fre­né­ti­ca­men­te las reac­cio­nes de Trump: mien­tras los mer­ca­dos mun­dia­les se des­plo­ma­ban, el no­mi­na­do re­pu­bli­cano de­cía que el bre­xit era una bue­na no­ti­cia por­que, en­tre otras co­sas, ha­ría que más gen­te vi­si­ta­ra sus cam­pos de golf gra­cias al des­plo­me de la li­bra. Y, sin de­jar pa­sar el asom­bro, aña­día que ma­ne­jar un cam­po de golf era muy pa­re­ci­do a ma­ne­jar un país. “Se sor­pren­de­rían”, de­cía, sin acla­rar có­mo ni cuán­do ha­bía da­do con esa com­pa­ra­ción. Epi­so­dios co­mo ése han he­cho que, aun cuan­do fal­tan cua­tro me­ses pa­ra la elec­ción pre­si­den­cial, los es­tra­te­gas re­pu­bli­ca­nos es­tén con los ner­vios de pun­ta. No se tra­ta só­lo de si Trump se­rá ca­paz o no de ga­nar­le a Hi­llary Clin­ton: eso pa­re­ce has­ta un de­ta­lle me­nor con los otros ele­men­tos que es­tán en jue­go. El pre­mio más im­por­tan­te es el Se­na­do, la cá­ma­ra que con­fir­ma los nom­bra­mien­tos de los al­tos car­gos co­mo los jue­ces de la Corte Su­pre­ma. En un pa­no­ra­ma que ya apa­re­ce fa­vo­ra­ble pa­ra los can­di­da­tos de­mó­cra­tas, te­ner un pos­tu­lan­te dé­bil po­dría ser fa­tal pa­ra las as­pi­ra­cio­nes re­pu­bli­ca­nas. Y las se­ña­les no han si­do bue­nas. No es no­ve­dad que a Trump se le cri­ti­que por te­ner un ca­si nu­lo equi­po de cam­pa­ña, des­pre­ciar el tra­ba­jo en te­rreno y ro­dear­se só­lo de ase­so­res lea­les a él, pe­ro sin nin­gu­na ex­pe­rien­cia en po­lí­ti­ca. Du­ran­te las pri­ma­rias, sor­teó esa des­ven­ta­ja apo­yán­do­se en el im­pac­to de su fi­gu­ra y en la in­ce­san­te co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca. Pe­ro ha­ce unos días, sus ci­fras de re­cau­da­ción de fon­dos im­pac­ta­ron ne­ga­ti­va­men­te: Trump, el mag­na­te exi­to­so, te­nía ape­nas un mi­llón de dó­la­res en ca­ja pa­ra gas­tar; Hi­llary Clin­ton con­ta­ba con más de 40 mi­llo­nes. La es­pe­ran­za de los re­pu­bli­ca­nos era —y es— que Trump com­pren­da que la elec­ción ge­ne­ral es dis­tin­ta de las pri­ma­rias y que cam­bie su com­por­ta­mien­to. Pe­ro si los he­chos son al­gu­na cla­se de res­pues­ta, su reac­ción an­te epi­so­dios co­mo la ma­sa­cre de Or­lan­do, ca­si fes­te­jan­do su ca­pa­ci­dad de “pre­de­cir” ata­ques y cul­pan­do di­rec­ta­men­te a Ba­rack Oba­ma por los muer­tos, ha de­ja­do mu­cho que desear. Pre­ci­sa­men­te ese epi­so­dio es el que mar­có el co­mien­zo de su úl­ti­mo de­cli­ve en las en­cues­tas: hoy, to­dos los son­deos lo mues­tran en­tre a 7 y 12 pun­tos de Hi­llary, lo cual es una enor­mi­dad pa­ra re­pun­tar. El pro­ble­ma, en to­do ca­so, es pa­ra los re­pu­bli­ca­nos, que en ape­nas dos se­ma­nas más tie­nen agen­da­da la con­ven­ción que pro­cla­ma­rá a Trump co­mo su can­di­da­to. Si has­ta aho­ra han lo­gra­do evi­tar en cier­to mar­gen que se les aso­cie di­rec­ta­men­te a las ideas de Trump, el even­to, que du­ra cua­tro días y es te­le­vi­sa­do por to­das las gran­des ca­de­nas de no­ti­cias, ha­rá que la unión sea inevi­ta­ble. De na­da va­le que va­rias fi­gu­ras y con­gre­sis­tas del par­ti­do ya ha­yan anun­cia­do que no van a asis­tir, o que el más pro­mi­nen­te de los nom­bres fil­tra­dos pa­ra ha­blar a fa­vor del mag­na­te sea el ex cam­peón de bo­xeo Mi­ke Ty­son. Por eso, son los lí­de­res re­pu­bli­ca­nos los que en es­tos días de­be­rán ha­cer las mo­vi­das per­ti­nen­tes, y por eso mis­mo es que aún se ha­bla de una muy po­co pro­ba­ble “re­vuel­ta” en la con­ven­ción que no­mi­ne a otro can­di­da­to. La es­pe­ran­za que les que­da, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es la mis­ma que hi­zo ga­nar al bre­xit: que las en­cues­tas sub­es­ti­men el apo­yo a Trump.

EN LAS ÚL­TI­MAS SE­MA­NAS, DO­NALD TRUMP HA VIS­TO CÓ­MO SU APO­YO EN LAS EN­CUES­TAS BA­JA EN ME­DIO DE UNA SE­RIE DE PO­LÉ­MI­CAS. PE­RO LOS VER­DA­DE­ROS PREO­CU­PA­DOS CON EL ES­CE­NA­RIO SON LOS RE­PU­BLI­CA­NOS, QUE SE EN­FREN­TAN A LA REALI­DAD DE PRO­CLA­MAR EN UNOS DÍAS A UN CAN­DI­DA­TO IN­CON­TRO­LA­BLE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.