RA­JOY PU­DO MÁS

Que Pasa - - MUNDO - [ Por Bruno Eb­ner, des­de Ma­drid ]

El tu­vo un rol en el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes es­pa­ño­las el do­min­go pa­sa­do: mos­tró a Ma­riano Ra­joy co­mo un lí­der tra­di­cio­nal, más ca­paz de en­fren­tar el in­cier­to es­ce­na­rio en el Vie­jo Con­ti­nen­te, mien­tras le pa­só la cuen­ta a Pa­blo Igle­sias, pre­sa, pa­ra mu­chos, de su pro­pia al­ta­ne­ría.

La no­che del pa­sa­do do­min­go, y tras los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les del 26-J, to­da la pla­na ma­yor de Uni­dos Po­de­mos se tras­la­dó a la Pla­za del Mu­seo Rei­na So­fía, en el cen­tro de Ma­drid. El lu­gar ha si­do el si­tio tra­di­cio­nal de sus mí­ti­nes par­ti­da­rios en la ca­pi­tal es­pa­ño­la, un epi­cen­tro de son­ri­sas; al­go con lo que le gus­ta mu­cho ju­gar al lí­der de la emer­gen­te for­ma­ción, Pa­blo Igle­sias. El es­lo­gan de es­tas se­gun­das elec­cio­nes —tras las del 20 de di­ciem­bre— fue, jus­ta­men­te, “La son­ri­sa de un país”. En sus afi­ches, los má­xi­mos lí­de­res de es­ta con­fluen­cia en­tre Po­de­mos e Iz­quier­da Uni­da apa­re­cen son­rien­do, in­vi­tan­do a la ciu­da­da­nía a vo­tar por el cam­bio. Pe­ro no hu­bo son­ri­sas esa no­che de verano. Sí mu­chas ca­ras lar­gas. Con el trans­cur­so del rá­pi­do es­cru­ti­nio de vo­tos ( ya en dos ho­ras se sa­bía prác­ti­ca­men­te el re­sul­ta­do), las son­ri­sas mu­ta­ron en es­tu­pe­fac­ción. No obs­tan­te el ca­lor, el am­bien­te era po­lar, y tan­to los lí­de­res de la for­ma­ción mo­ra­da co­mo sus par­ti­da­rios no po­dían ex- pli­car­se lo su­ce­di­do. El anun­cia­do sor­pas­so pro­me­ti­do por to­das las en­cues­tas —en el que Uni­dos Po­de­mos (UP) ade­lan­ta­ría y aplas­ta­ría al PSOE, con­vir­tién­do­se en el se­gun­do con­glo­me­ra­do es­pa­ñol— ja­más lle­gó. Re­sul­ta­do: Uni­dos Po­de­mos lo­gró exac­ta­men­te los mis­mos es­ca­ños par­la­men­ta­rios que la su­ma de Po­de­mos (69) e Iz­quier­da Uni­da (2) por se­pa­ra­do, el 20-D. Un to­tal de 71. Sin em­bar­go, y de­bi­do a las par­ti­cu­la­ri­da­des del sis­te­ma elec­to­ral es­pa­ñol —sus­ten­ta­do en es­ca­ños por te­rri­to­rio—, la agru­pa­ción de iz­quier­da per­dió ca­si 1 mi­llón 200 mil vo­tos. El PSOE so­bre­vi­vió muy he­ri­do, con su peor de­rro­ta his­tó­ri­ca (85), pe­ro por so­bre Igle­sias y los su­yos, y Ciu­da­da­nos —la jo­ven fuer­za de cen­tro co­man­da­da por Al­bert Ri­ve­ra—, re­tro­ce­dió va­rios es­ca­ños, de 40 a 32. Só­lo el Par­ti­do Po­pu­lar (PP), en­ca­be­za­do por Ma­riano Ra­joy, ca­pi­ta­li­zó el re­sul­ta­do, su­bien­do de 123 a 137 si­llo­nes. Es­to lo le­gi­ti­ma co­mo el úni­co ga­na­dor de las elec­cio­nes —ya que to­dos los de-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.