MÁ­XI­MA TEN­SIÓN EN EL PS TRAS PO­LÉ­MI­CA POR PEN­SIÓN DE GEN­DAR­ME­RÍA DE MU­JER DE AN­DRA­DE

Que Pasa - - OJOS DE LA LLAVE -

Fue co­mo un mi­sil di­rec­to a la lí­nea de flo­ta­ción. La re­ve­la­ción de que Miriam Ola­te, ex mu­jer del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Os­val­do An­dra­de (es­tán se­pa­ra­dos de he­cho ha­ce tres años, ex­pli­có en pri­va­do), re­ci­bía una pen­sión de Gen­dar­me­ría de $ 5.215.000 tras ju­bi­lar­se en oc­tu­bre de 2015, fue un gol­pe du­ro para el ex pre­si­den­te del PS. No só­lo tu­vo que en­fren­tar una fuer­te crí­ti­ca pú­bli­ca, sino una com­ple­ja si­tua­ción in­ter­na en el par­ti­do. Sus com­pa­ñe­ros de ban­ca­da fue­ron los pri­me­ros en apo­yar­lo y así se lo hi­cie­ron sa­ber el mar­tes en el al­muer­zo en el Con­gre­so. Pe­ro la ac­ti­tud no fue la mis­ma des­de la me­sa di­rec­ti­va que pre­si­de Isa­bel Allen­de, que re­sol­vió con­de- nar la si­tua­ción y pa­sar a Ola­te al tri­bu­nal su­pre­mo del par­ti­do, de­ci­sión que fue res­pal­da­da por to­dos los se­na­do­res so­cia­lis­tas. Tras es­ta pos­tu­ra es­ta­ba el aná­li­sis de que los cos­tos pú­bli­cos no so­lo afec­ta­ban a An­dra­de, sino que gol­pea­ban la ima­gen de par­ti­do, so­bre to­do en un te­ma tan sen­si­ble co­mo el de las pen­sio­nes. El dipu­tado por Puen­te Alto re­sin­tió la de­ci­sión jus­to cuan­do bus­ca­ba re­cu­pe­rar po­si­cio­na­mien­to pú­bli­co e in­fluen­cia des­de la tes­te­ra de la Cá­ma­ra, con mi­ras a vol­ver a la pre­si­den­cia del PS. Jus­to es­te fin de se­ma­na el PS ce­le­bra­rá un con­se­jo na­cio­nal don­de An­dra­de podría en­tre­gar sus des­car­gos al par­ti­do y ex­pre­sar su mo­les­tia con la me­sa so­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.