Des­em­pleo tec­no­ló­gi­co re­loa­ded

Que Pasa - - POSTEOS - [Por Ig­na­cio Brio­nes, de­cano Es­cue­la de Go­bierno UAI]

LA PRO­BA­BI­LI­DAD DE QUE UN RO­BOT REEMPLACE VA­RIAS OCU­PA­CIO­NES ES UNA REALI­DAD, AUN­QUE DE­BE­MOS SER OP­TI­MIS­TAS: EL FO­CO DE­BE ES­TAR EN ASE­GU­RAR CA­PA­CI­DA­DES ADAP­TA­TI­VAS PARA UNA RE­CON­VER­SIÓN IN­TE­LI­GEN­TE HA­CIA NUE­VOS -Y DES­CO­NO­CI­DOS- EM­PLEOS.

¿Cuál es la pro­ba­bi­li­dad de que un compu­tador ha­ga su tra­ba­jo en 20 años más? Esa es la pre­gun­ta que res­pon­den C.B. Frey y M. Os­bor­ne de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford. Aquí, al­gu­nas de sus apues­tas para más de 700 ocu­pa­cio­nes: ana­lis­ta de cré­di­to, 98%; co­rre­dor de pro­pie­da­des, 97%; con­ta­dor, 96%; ope­ra­rio de má­qui­nas, 97%; ac­tua­rio, 94%; téc­ni­co de la­bo­ra­to­rio, 90%; ta­xis­ta, 89%; obre­ro de la cons­truc­ción, 88%. Con el avan­ce de la compu­tación, la ro­bó­ti­ca y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es­tas pre­dic­cio­nes, aun­que dis­cu­ti­bles, no son me­ra cien­cia fic­ción. La ame­na­za de eso que Key­nes lla­mó “des­em­pleo tec­no­ló­gi­co” lu­ce real. A ello se su­ma una eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va que, de la mano de la tec­no­lo­gía, desafía in­dus­trias tra­di­cio­na­les. Un ejem­plo: en 2012 Goo­gle pa­gó US$ 1.000 mi­llo­nes por Instagram, em­pre­sa con só­lo 13 em­plea­dos. Ese mis­mo año Ko­dak, que lle­gó a te­ner más de 140 mil tra­ba­ja­do­res, se de­cla­ra­ba en quie­bra. To­do es­to ha ali- men­ta­do el te­mor y los au­gu­rios fa­ta­lis­tas. No se tra­ta de al­go nue­vo. Si los ar­te­sa­nos tex­ti­les vie­ron su in­fierno en la má­qui­na a va­por, lo mis­mo ocu­rrió con el tay­lo­ris­mo a ini­cios del si­glo XX. Es lo pro­pio del ca­pi­ta­lis­mo y la mo­der­ni­dad. Es­te pe­si­mis­mo no se con­di­ce con la his­to­ria eco­nó­mi­ca: la mo­der­ni­dad ha crea­do más pues­tos de tra­ba­jo de los que des­pla­zó y ha ele­va­do el in­gre­so per cá­pi­ta: só­lo en el si­glo XX es­te se ex­pan­dió sie­te ve­ces más que to­do lo acu­mu­la­do an­tes en la his­to­ria. Hay un fo­co erró­neo en eso de que un tra­ba­ja­dor re­em­pla­za­do es uno que des­apa­re­ce. Pri­me­ro, por­que el tra­ba­jo no se es­fu­ma, se reasig­na. Se­gun­do, por­que si bien el cam­bio tec­no­ló­gi­co pro­du­ce me­nor de­man­da por cier­tos ofi­cios, ge­ne­ra más por otros, mu­chos de los cua­les des­co­no­ce­mos. Bue­na par­te de los tra­ba­jos ac­tua­les eran inima­gi­na­bles ha­ce unas dé­ca­das. ¿Podría al­guien 50 años atrás ha­ber pre­di­cho que su nie­to pro­du­ci­ría vi­deo­jue­gos glo­ba­les? En el lar­go pla­zo los be­ne­fi­cios pa­re­cen cla­ros, aun­que es in­ne­ga­ble que en la tran­si­ción ha­brá per­de­do­res. Y cuan­do es­ta di­ná­mi­ca se ace­le­ra y hay más in­cer­ti­dum­bre la­bo­ral, el fo­co de preo­cu­pa­ción de­bie­ra es­tar en ase­gu­rar ca­pa­ci­da­des adap­ta­ti­vas para una re­con­ver­sión in­te­li­gen­te ha­cia nue­vos em­pleos que no co­no­ce­mos. ¿Im­pli­can­cias? Pri­me­ro, que es im­pe­ra­ti­vo que la es­cue­la ase­gu­re ca­pa­ci­da­des exi­gen­tes en com­pren­sión lectora, nu­mé­ri­ca y di­gi­tal. A ni­vel uni­ver­si­ta­rio, pier­de sen­ti­do la en­se­ñan­za de técnicas específicas, que arries­gan que­dar ob­so­le­tas. Co­bra ma­yor va­lor el pen­sa­mien­to crí­ti­co y ana­lí­ti­co, con­di­ción ne­ce­sa­ria para in­ter­na­li­zar nue­vos sa­be­res y re­sol­ver pro­ble­mas que no co­no­ce­mos. Se­gun­do, que la ca­pa­ci­ta­ción la­bo­ral de­be ser con­ti­nua y fle­xi­ble. Ter­ce­ro, que adap­tar­se a los cam­bios exi­ge más fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral. Pe­ro que, por lo mis­mo, re­quie­re de un es­que­ma de se­gu­ros que pro­mue­van la mo­vi­li­dad e in­cen­ti­ven la re­con­ver­sión. Cuan­do Key­nes acu­ñó el tér­mino “des­em­pleo tec­no­ló­gi­co” en 1930, tam­bién pre­di­jo que el ni­vel de vi­da en el pró­xi­mo si­glo se in­cre­men­ta­ría “en­tre cua­tro y ocho ve­ces”. Y hay ra­zo­nes para se­guir sien­do op­ti­mis­tas, pe­se a la pro­ba­bi­li­dad de que una má­qui­na tam­bién reemplace las pre­dic­cio­nes de los eco­no­mis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.