Esos ex­tra­ños di­fe­ren­tes

Que Pasa - - POSTEOS - [ Por Pa­tri­cio Ja­ra ]

LA MA­TAN­ZA DE CER­CA DE TRES­CIEN­TOS IN­MI­GRAN­TES CHI­NOS AL INI­CIO DE LA RE­VO­LU­CIÓN ME­XI­CA­NA ES EL TE­MA DE “LA CA­SA DEL DO­LOR AJENO”, UNA CRÓNICA DE JU­LIÁN HER­BERT QUE NO SÓ­LO DES­PE­JA AL­GU­NOS MITOS SO­BRE EL EPI­SO­DIO, SINO QUE ADE­MÁS PLAN­TEA RE­FLE­XIO­NES ESCALOFRIANTEMENTE AC­TUA­LES.

La idea ini­cial era ha­cer una no­ve­la his­tó­ri­ca. A par­tir de la ma­tan­za de al­re­de­dor de 300 chi­nos en La La­gu­na, To­rreón, en ma­yo de 1911, el es­cri­tor me­xi­cano Ju­lián Her­bert qui­so reconstruir los he­chos y su con­tex­to, sin em­bar­go a mi­tad de ca­mino lle­gó a una re­fle­xión que le hi­zo pen­sar me­jor las co­sas. “Qué di­fí­cil es ca­mi­nar por una ca­lle sin que te sal­gan al pa­so va­rias ge­ne­ra­cio­nes de es­que­le­tos”, anotó y el pe­so de aque­lla idea re­en­cau­zó una in­ves­ti­ga­ción que, con otras he­rra­mien­tas pe­ro la mis­ma vo­lun­tad de na­rra­ción no­ve­la­da, se trans­for­mó en La ca­sa del do­lor ajeno, una es­ca­lo­frian­te crónica de 300 páginas cu­yo tras­fon­do es­tá com­ple­ta­men­te vi­gen­te en tiem­pos en que la in­mi­gra­ción glo­ba­li­za­da po­ne en aprie­tos a mu­chos paí­ses. La his­to­ria, de se­gu­ro des­co­no­ci­da para mu­chos lectores de es­ta par­te del con­ti­nen­te, ocu­rrió a po­co de ini­cia­da la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, y Her­bert la en­fo­ca tan­to en la bes­tia­li­dad de las tro­pas re­vo­lu­cio­na­rias, que fue­ron ca­pa­ces de ma­tar a fue­go y ma­che­te, para des­pués mu­ti­lar y ro­bar, a la mi­tad de los in­mi­gran­tes can­to­ne­ses de la ciu­dad, co­mo en las ra­zo­nes que tu­vie­ron cuan­do co­rrió el ru­mor de que un chino ha­bía dis­pa­ra­do con­tra la tur­ba revolucionaria mien­tras es­ta sa­quea­ba edi­fi­cios de go­bierno, ban­cos y los al­ma­ce­nes de los más acau­da­la­dos de la ciu­dad. Her­bert echa por tie­rra la creen­cia po­pu­lar de que los chi­nos ha­yan si­do ase­si­na­dos por or­den de Pan­cho Vi­lla, quien en­ton­ces se en­con­tra­ba con su le­gen­da­ria Di­vi­sión del Nor­te a más de mil ki­ló­me­tros, y a su vez in­ter­pe­la a los his­to­ria­do­res con una pre­gun­ta pre­ci­sa: “¿Dón­de es­ta­ban mien­tras tan­to Emi­lio Ma­de­ro, Je­sús Agus­tín Cas­tro y Ores­tes Pe­rey­ra, in­dis­cu­ti­bles ven­ce­do­res del día?... Me te­mo que se les pe­ga­ron las sá­ba­nas. Tam­po­co exis­te in­for­ma­ción so­bre el pa­ra­de­ro de Six­to Ugal­de al mo­men­to en que sus tro­pas ul­ti­ma­ban a los co­lo­nos, aun­que el he­cho de que lo ha­yan in­te­rro­ga­do des­pués su­gie­re que es­ta­ba pre­sen­te ya en To­rreón. Na­die nun­ca acu­sa­ría de ne­gli­gen­cia a es­tos ca­be­ci­llas. Tam­po­co al ge­ne­ral Emi­li­ano Lo­je­ro. To­do fue, di­ce la ver­sión pre­fe­ri­da de los his­to­ria­do­res me­xi­ca­nos, la apli­ca­ción de una ley psi­co­ló­gi­ca, una des­gra­cia per­pe­tra­da por el pu­ro pue­blo me­nes­te­ro­so”. Los chi­nos lle­ga­ron a Amé­ri­ca con los mer­ca­de­res es­pa­ño­les, y el pri­mer contacto en­tre es­tos y los me­xi­ca­nos ocu­rrió en 1565. Des­de ese tiem­po da­tan los pri­me­ros sen­ti­mien­tos an­ti-China que cru­zan par­te de la his­to­ria de Mé­xi­co (el pri­mer ase­si­na­to de un can­to­nés a ma­nos de una tur­ba fue en 1881). Y ese es­pí­ri­tu tam­bién in­clu­yó a Ca­li­for­nia, don­de a par­tir del tes­ti­mo­nio de los ma­ri­ne­ros que lle­ga­ban con no­ti­cias del otro la­do del mun­do, “los odia­ban des­de el es­ca­bro­so te­rri­to­rio de la ima­gi­na­ción”. Asom­bra leer La ca­sa del do­lor ajeno. No só­lo por la con­tun­den­cia de la in­ves­ti­ga­ción, tam­bién por la co­yun­tu­ra en que llega: cuan­do las po­lí­ti­cas de con­trol mi­gra­to­rio son uno de los prin­ci­pa­les desafíos para mu­chos go­bier­nos. Y así co­mo nos en­te­ra­mos de que el co­mien­zo de la in­mi­gra­ción ile­gal en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos no fue de mo­ja­dos me­xi­ca­nos, sino de can­to­ne­ses, que­da la im­pre­sión de que por más glo­ba­li­za­do y pe­que­ño que nos di­gan que hoy es el mun­do, las prin­ci­pa­les fron­te­ras si­guen sien­do más cul­tu­ra­les que de mu­ros de con­cre­to. La gue­rra ci­vil me­xi­ca­na co­bró al me­nos un mi­llón de muer­tos, y que de es­tos 300 ha­yan si­do ase­si­na­dos por ser de­ma­sia­do di­fe­ren­tes pro­du­ce un es­ca­lo­frío que se re­nue­va ca­da vez que lee­mos la pren­sa y los ti­tu­la­res de la sec­ción in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.