EL DES­CON­TROL DE AB­BOTT

Que Pasa - - ACTUALIDAD - [ Por Rodrigo Ver­ga­ra y Da­vid Mu­ñoz ]

Des­en­cuen­tros pú­bli­cos y de­ci­sio­nes errá­ti­cas en las cau­sas de fi­nan­cia­mien­to a la po­lí­ti­ca man­tie­nen al fis­cal na­cio­nal con al­tos ni­ve­les de cues­tio­na­mien­to, tan­to den­tro co­mo fue­ra de la ins­ti­tu­ción. El pro­ta­go­nis­mo de sus su­bor­di­na­dos le ha he­cho per­der el con­trol de los ca­sos que com­pli­can al po­der po­lí­ti­co y hoy se ve le­jos el cie­rre de es­tos pro­ce­sos, que era, pre­ci­sa­men­te, una de las ra­zo­nes por las que lle­gó a su­ce­der a Sa­bas Chahuán.

“Mu­chas ve­ces la ciu­da­da­nía se ge­ne­ra ex­pec­ta­ti­vas que no se­re­mos ca­pa­ces de cum­plir”. La fra­se es del fis­cal na­cio­nal Jor­ge Ab­bott Char­me y fue co­men­ta­rio obli­ga­do en­tre los asis­ten­tes que es­cu­cha­ron su dis­cur­so en el sa­lón de ho­nor de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca el miér­co­les pa­sa­do, en la aper­tu­ra de un se­mi­na­rio an­ti­co­rrup­ción que or­ga­ni­za­ba la Fa­cul­tad de De­re­cho de esa ca­sa de es­tu­dios en con­jun­to con la en­ti­dad que di­ri­ge. Las pa­la­bras del má­xi­mo je­fe del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, trans­mi­ti­das en su ha­bi­tual tono pau­sa­do, bus­ca­ban ha­cer­se car­go de las crí­ti­cas pú­bli­cas por las ba­jas pe­nas que con­lle­van los de­li­tos de co­rrup­ción en Chi­le, de­ba­te que se ha to­ma­do la agen­da a pro­pó­si­to del es­ta­lli­do de los ca­sos de fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca. En su alo­cu­ción, Ab­bott no per­día los es­tri­bos y sol­ta­ba las pa­la­bras con una ca­den­cia pro­pia de su per­fil ce­re­mo­nio­so y re­pu­bli­cano que tan­to se le co­no­ce. El apu­ro vino al fi­nal. Se ter­mi­nó dis­cul­pan­do de la ma­ne­ra más ele­gan­te po­si­ble: de­bía re­ti­rar­se sin es­cu­char el res­to de las po­nen­cias ya que de­bía “en­fo­car­se en ac­ti­vi­da­des pro­pias de su car­go”. Y no era po­co lo que le es­pe­ra­ba. Ab­bott de­bía preo­cu­par­se de afi­nar los de­ta­lles del Con­se­jo Ge­ne­ral de Fis­ca­les Re­gio­na­les que par­ti­ría es­te jue­ves y se ex­ten­de­ría has­ta hoy. Lo que tra­di­cio­nal­men­te es un en­cuen­tro para tra­tar asun­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos y pro­ce­di­men­ta­les, se pro­du­ci­rá ba­jo una no­to­ria ten­sión: las in­ves­ti­ga­cio­nes que gol­pean al co­ra­zón de la po­lí­ti­ca han ge­ne­ra­do des­en­cuen­tros pú­bli­cos en­tre los fis­ca­les re­gio­na­les a car­go de las cau­sas y en­tre és­tos y el pro­pio Ab­bott. El es­ce­na­rio ha ins­ta­la­do la con­fu­sión en círcu­los ju­di­cia­les y po­lí­ti­cos, por las di­fe­ren­cias de cri­te­rios con que se han ma­ne­ja­do cier­tas de­ci­sio­nes, y un des­con­trol res­pec­to del al­can­ce de las mis­mas. Las mi­ra­das apun­tan al ex­pe­ri­men­ta­do fis­cal na­cio­nal,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.