EL SE­CRE­TO DE LOS CHIN­CHO­RROS

Que Pasa - - CIENCIAS - [Por Ni­co­lás Alon­so // Ilustración: Al­fre­do Cá­ce­res]

Du­ran­te las úl­ti­mas tres dé­ca­das, el an­tro­pó­lo­go Bernardo Arria­za ha vi­vi­do ob­se­sio­na­do con una pre­gun­ta: por qué el an­ti­guo pue­blo chin­cho­rro, los ha­bi­tan­tes cos­te­ros del de­sier­to, fue el pri­me­ro en el mun­do en ha­cer mo­mias ar­ti­fi­cia­les. Qué muerte los lle­vó a de­ci­dir trans­fi­gu­rar sus cuer­pos. Mien­tras una cam­pa­ña na­cio­nal bus­ca ha­cer­los Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, él ya tie­ne al­gu­nas res­pues­tas.

para cam­biar los múscu­los por ba­rro, para apli­car la piel, para pin­tar con des­tre­za. Y para que la con­ver­sión du­ra­ra si­glos, mi­le­nios, has­ta lle­gar a sus ma­nos. Ya lo sa­bía él, Bernardo Arria­za, mien­tras las es­tu­dia­ba en el mu­seo de San Mi­guel de Aza­pa, en al­gu­na tar­de de 1983: esas mo­mias chin­cho­rro, las de los pri­me­ros ha­bi­tan­tes de la cos­ta del de­sier­to de Ata­ca­ma, eran las mo­mias crea­das por el hom­bre más an­ti­guas en el mun­do, dos mil años an­tes que las egip­cias, en el 5000 an­tes de Cris­to. Aun­que ya en­ton­ces en Chi­le, co­mo su­ce­de­ría du­ran­te las dé­ca­das pos­te­rio­res, no se les pres­ta­ra mu­cha aten­ción. Ha­bía lle­ga­do a te­ner­las en­tre sus ma­nos más bien por ca­sua­li­dad. Te­nía 24 años, y en me­dio de una cri­sis vo­ca­cio­nal, lue­go de unos años es­tu­dian­do sin ga­nas para ser in­ge­nie­ro, se ha­bía ido a Ari­ca si­guien­do la his­to­ria de su pa­dre, un ex tra­ba­ja­dor sa­li­tre­ro. Lue­go ha­bía con­se-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.